Alan Moore

Alan Moore ( 18 de noviembre de 1953, Northampton) es probablemente el guionista más importante de la historia del cómic occidental. La alta valoración de críticos y lectores de las obras de Moore han tenido una importancia decisiva a la hora de...
Leer Biografía
Alan Moore

Alan Moore ( 18 de noviembre de 1953, Northampton) es probablemente el guionista más importante de la historia del cómic occidental.

La alta valoración de críticos y lectores de las obras de Moore han tenido una importancia decisiva a la hora de considerar el cómic como un medio artístico de primer nivel.

Moore nació en una familia de clase trabajadora en la ciudad de Northampton, donde ha pasado la mayor parte de su vida. Su padre trabajaba en una cervecería y su madre era impresora. Tiene un hermano menor. Vivían en un barrio económicamente deprimido, The Borroughs. Desde su niñez, Moore fue un ávido lector, tanto de literatura general como de cómics, gracias a las bibliotecas locales. No fue un buen estudiante, a pesar de ello. Como comentaría más tarde, vería el sistema educativo como un medio para adoctrinar en “puntualidad, la obediencia y la aceptación de la monotonía”. De hecho, fue expulsado de la escuela por tomar (y distribuir entre sus compañeros) LSD.

Finalmente, cuando tuvo la oportunidad, dejó sus estudios reglados y empezó a realizar diversos trabajos, como ayudante de fontanero, revisor de gas o en una curtiduría. En paralelo, empezó a publicar en fanzines locales y llegó a publicar uno propio, Embryo. En 1973, se mudó con su novia a un pequeño apartamento. En esa época se asoció con un amigo de su infancia, Steve Moore (que a pesar de compartir apellido, no es pariente suyo) y crearon un cócmic de ciencia-ficción, Axel Pressbutton, que se publicó en Dark Star, una revista especializada en rock. Poco a poco, Moore se hizo un nombre publicando tiras cómicas, que él mismo ilustraba, en medios alternativos y contraculturales. No obstante sus ingresos eran muy reducidos, vivían al borde la pobreza y, además, acababa de ser padre de su hija Leah. Así que decidió enviar un guion a la legendaria editorial de cómics 2000AD. Estaba protagonizado por su personaje estrella, el Juez Dredd.

El guionista y editor de Dredd, Alan Grant,, aconsejó, tras leerlo, que contrataran inmediatamente a Moore. Grant también ejerció como su mentor y le aconsejó sobre sus primeros trabajos como profesional. A principios de los ochenta, Moore escribía para varias editoriales importantes en Gran Bretaña: Warrior, 2000AD y Marvel UK, la filial británica de la Marvel norteamericana. De esa época proceden sus primeras obras importantes, la ciencia-ficción humanista de La balada de Halo Jones; Marvelman (más conocida como Miracleman), que tendría una importancia crucial en la evolución del género superheoico, por su enfoque adulto, pesimista y filosófico; y, sobre todo, V de Vendetta, una distopía que representaba la oposición de Moore al gobierno conservador de Margaret Thatcher, imaginando a Gran Bretaña convertida en un estado fascista tras una nueva guerra mundial. V de Vendetta, en particular, se convertiría en un cómic de culto

Estas obras de la etapa británica de Moore llamaron la atención al otro lado del Atlántico. El editor y guionista de DC, Len Wein, le ofreció escribir uno de sus personajes, La cosa del pantano. Moore lo deconstruyó y reconstruyó en una obra de terror y fantasía de una complejidad pocas veces vista en el cómic norteamericano. Moore también inventó en esa cabecera al personaje del mago e investigador sobrenatural John Constantine, que pasaría a protagonizar su propia serie: Hellblazer. El enorme éxito de La cosa del pantano hizo que DC empezara a reclutar guionistas británicos –Grant Morrison, Jamie Delano, Peter Milligan y Neil Gaiman serían los más destacados- para renovar sus personajes y crear historias originales, lo que acabó dando lugar a su propio sello editorial: Vertigo. Convertido ya en el escritor estrella del género superheroico, Moore escribió cómics de los principales iconos de DC,, así Superman, (El hombre que lo tenía todo y ¿Qué pasó con el hombre del mañana?), Green Lanten (Tigres y En la noche más oscura) o Batman (Barro mortal y La broma asesina), todos los cuales resultaron sumamente innovadores e inspiraron una nueva visión de los personajes que trataban.

Pero su obra maestra de este periodo sería la serie limitada Watchmen (1986-87), en la que, a través de un sinfín de recursos visuales y literarios, presentaba un universo realista, bajo la amenaza de una inminente guerra nuclear, en el que los superhéroes, con la excepción del inquietante Doctor Manhattan, son seres humanos normales con todo tipo de problemas psicológicos. Watchmen ha sido el único cómic que ha ganado el premio Hugo y fue elegido por la revista Time como una de las 100 mejores novelas del siglo XX. La inmensa popularidad que alcanzó Watchmen hizo que Moore fuera perseguido por los medios de comunicación y los fans, hasta el punto que decidió no volver a asistir a convenciones del medio. En 1987, en la cima de su fama, Moore planteó a DC una historia aún más ambiciosa que Watchmen, una especie de Juicio Final del Universo DC que se titularía El crepúsculo de los superhéroes. Pero no llegaría a realizarse, ya que la relación de Moore con DC empeoró debido a una disputa por los derechos de autor de Watchmen.

Se embarcó a partir de ese momento en varios proyectos independientes como Un pequeño asesinato, (1991). También planteó un cómic experimental sobre la Gran Bretaña contemporánea, Big Numbers , que iba a dibujar el prestigioso Bill Sienkiewicz. Sin embargo, la excesiva complejidad de esa obra acabó afectando a Sienkiewicz, por lo que nunca llegó a completarse. Lo siguiente obra maestra de Moore sería From Hell, una visión de la historia de Jack el destripador como el mito fundacional del siglo XX. Otra de las creacionesmás brillantes de Moore de esa época fue Lost Girls , un refinado cómic pornográfico protagonizado por tres personajes de ficción femeninos (Alicia de Alicia en el país de las maravillas, Dorothy de El mago de Oz y Wendy de Peter Pan). Estaba ilustrado por la dibujante Melinda Gebbie, que era la pareja de Moore.

Entre sus obras en el campo de los cómics, habría que señalar Promethea,, La Liga de los Caballeros extraordinarios,Top 10, o Providence (una impactante revisión de las creaciones de H. P. Lovecraft). También ha ejercido como editor de la antología Cinema Purgatorio,. Moore, al mismo tiempo, ha comenzado a escribir directamente en prosa, publicando las novelas La voz de fuego, (1996), El lagarto hipotético (2008) y Jerusalén, (2018), esta última un monumental y multidimensional revisión de la historia de su Northampton natal del medievo hasta el presente.

Las obras de Moore han inspirado varias producciones de Hollywood, como la película y serie de Watchmen, (2009 y 2019), From Hell (2001), La Liga de los Hombres Extraordinarios, (2003) y V de Vendetta, (2005). No obstante, Moore se ha manifestado siempre en contra de todos esos proyectos, y se ha negado a cobrar derechos de autor por ello.

A lo largo de su carrera Moore ha ganado todos los premios importantes de la industria del cómic en repetidas ocasiones, como el Harvey, el Kirby y el Eisner, el gran premio del Festival de Angoulême, el Premio World Fantasy, el Premio Bram Stoker y el Premio Max & Moritz en Alemania. Moore se ha declarado a sí mismo como ocultista y anarquista. En 2003 se lanzó un documental sobre Moore, muy útil para conocer su visión de la realidad y el mundo contemporáneo, titulado de The Mindscape of Alan Moore.