• Tienda
  • Cultura Fnac
Blog

Algunas lecturas de 2015 (y II)

Sergi Puyol
Por Sergi Puyol
El 22/02/2016
11
Algunas lecturas de 2015 (y II)

 

Continuando con la anterior entrada, aquí va es la segunda entrega de esas lecturas de 2015 que más me han gustado. Un dato curioso del que me he dado cuenta al buscar información sobre cada obra y autor es que entre estas lecturas seleccionadas (teniendo en cuenta este post y el anterior) hay tres escritores que fueron Premio Nobel de Literatura: Vargas Llosa, Gide y Shólojov. En realidad no es que esto me importe tanto, aunque me ha sorprendido un poco y me ha hecho pensar que muchas veces leo un libro y lo hago sin interesarme en todo lo que hay detrás. Aunque es verdad que me atrae bastante leer los prólogos, que a veces disfruto incluso más que con la obra en cuestión, y siempre me interesa mucho la vida del autor, el típico texto que puede aparecer en la solapa o al final del libro e, incluso, esas listas de otros títulos de la colección de la editorial. Pero el hecho es que a la vez me doy cuenta de que, buscando un poco de información extra, enseguida entiendo mejor el porqué de cada obra. Y después de este rollo de obvia reflexión, entro en materia:

 


Los cachorros de Mario Vargas LLosa

Los cachorros, de Mario Vargas Llosa. Hay tantos autores de renombre que es imposible abarcarlos todos y prestarles la atención que se merecen. La verdad es que nunca había leído nada de Vargas Llosa y, como con Shólojov (véase post anterior), me pareció también buena idea empezar por algo corto. Pues bien, debo decir que para mí ha sido otro increíble descubrimiento de 2015. Me desconcertó esa narración que experimenta con formas de un lenguaje muy propio, donde se mezclan acciones y pensamientos, obviando palabras e incluyendo argot y onomatopeyas. Un lenguaje definitivamente nada habitual, que habla desde una especie de narrador colectivo, con recursos tan locos como el cambio del pronombre, y por tanto de sujeto, en una misma acción y en una misma frase, sin que eso sea un problema para seguir la lectura. Al contrario, es como una manera de comunicar más personal y directa, como si se adaptara mejor a lo que quiere explicar. Y así es como describe la adolescencia en los años 50 en el barrio peruano de Miraflores, algo que el lector acaba sintiendo lejano y próximo al mismo tiempo, a la vez que describe esa reacción tan humana de alguien que no encaja en una sociedad determinada.

 

Pantaleón y las visitadoras

Pantaleón y las visitadoras, de Mario Vargas Llosa. Como decía, me gusta empezar por obras cortas para ver en qué onda se mueve un autor, pero lo cierto es que Los cachorros es una narración ultra corta, así que, como siempre había tenido Pantaleón y las visitadoras por casa, me pareció el momento ideal de leerlo. De nuevo, la originalidad en la narración me volvió a sorprender gratamente. En este caso se basa en o bien solo diálogos, cartas y noticias de diario o bien transcripciones de un programa de radio. Y, aunque parezca tarea difícil, con estos tipos de narración uno puede seguir perfectamente la desternillante y disparatada trama. Es más, cuando uno piensa en el libro, piensa en la historia como algo lineal, como si se hubiese leído una narración más corriente, pero en realidad todo se ha asimilado a partir de estos diferentes tipos de texto. 

 

Crónicas de la verdad oculta

Crónicas de la verdad oculta, de Pere Calders. Junto a algún tomo de Peanuts, nunca falta algún libro de cuentos de Calders en la mesita de noche. Creo que no me equivoco al afirmar que Calders fue un genio de la narración breve, directa y de esa sencillez a la que solo pueden llegar los más talentosos. Siempre me ha atraído ese aire cercano, hospitalario, que me permite adentrarme en cada uno de sus cuentos como si fuera un trozo de una veraz anécdota vivida. A veces el tema, los toques de fantasía o un final asombroso me parece que sea lo de menos en sus textos y disfruto tanto o más de esta parte tan cercana que para mí nunca es un mal momento para coger una de sus compilaciones y leer o releer cualquier de estas entrañables narraciones. El año pasado leí esta compilación publicada en 1955, su tercer libro de narraciones, que escribió desde su exilio en México. Sin duda, un autor que siempre recomiendo.


Ronda Naval bajo la niebla

Ronda Naval bajo la niebla, de Pere Calders. Como fan de sus narraciones cortas, tal y como os comentaba, el año pasado me decidí a probar con una de sus novelas, atraído sobre todo por el tema marino. Siempre en tono un tanto humorístico y, por lo que he leído, incomprendida en su época, Ronda Naval bajo la niebla narra las desventuras de un hombre un tanto desgraciado y su experiencia en el hundimiento de un transatlántico, a través de su diario. De nuevo están presentes un aire costumbrista, ese humor tan personal, los elementos fantásticos y el absurdo mezclado en perfecta armonía. Pero, aunque no puedo decir que me haya decepcionado porque, como decía antes, me gusta como me hace sentir su escritura, e incluso me parece que este tomo incluye momentos de su mejor prosa, si tuviera que escoger no dudaría en quedarme con sus narraciones más breves.

Etiquetas: comic sergi puyol
Tu valoración : Je détesteJe n'aime pasCa vaJ'aimeJ'adore