Anthony Hopkins

Sir Philip Anthony Hopkins (31 de diciembre de 1937, Port Talbot , Glamorgan) es uno de los más prestigiosos actores del cine contemporáneo.Hopkins nació en la víspera de Año Nuevo en 1937, en Gales, en el seno de una típica familia de clase...
Leer Biografía
Anthony Hopkins

Sir Philip Anthony Hopkins (31 de diciembre de 1937, Port Talbot , Glamorgan) es uno de los más prestigiosos actores del cine contemporáneo.

Hopkins nació en la víspera de Año Nuevo en 1937, en Gales, en el seno de una típica familia de clase trabajadora. El actor siempre ha destacado la ética del trabajo que le inculcaron sus progenitores. No obstante, fue un mal estudiante, que prefería actividades “prácticas” como pintar o tocar el piano a hincar los codos, por lo que sus calificaciones eran muy malas y le costó superar la educación obligatoria.

A los quince años se inscribió en el Royal Welsh College of Music & Drama en Cardiff y, más tarde, tras cumplir su servicio militar en el ejército británico, en la Real Academia de Arte Dramático de Londres. Allí conocería a quien se convertiría en su mentor, el famosísimo actor y director Laurence Olivier, que ya era una auténtica leyenda del teatro británico. Olivier lo invitó a unirse al Royal National Theatre y lo eligió para que fuera su propio suplente. Como curioso homenaje a quien fue su maestro, en 1991, cuando se restauró una de sus películas más importantes en las que había actuado Olivier, Espartaco de Stanley Kubrick, se ofreció a imitar su voz en ciertas escenas que se añadieron al montaje definitivo.

Poco a poco, la buena fama que adquirió como actor teatral, hizo que fuera reclamado por el cine y la televisión. Accedió a su primer papel relevante en 1968, con El león en invierno, donde tuvo como compañeros de reparto a grandes estrellas de la época como Katharine Hepburn y Peter O'Toole, y en la que interpretó a un joven Ricardo Corazón de León.

Durante la década siguiente, aparecería, normalmente como secundario, en numerosas producciones, entre las que cabe destacar la impactante cinta de acción El enigma se llama Juggernaut (1974), y la épica bélica Un puente lejano (1977). En esa época, los problemas con la bebida que el actor llevaba arrastrando desde su juventud se agravaron y le impulsaron a unirse a Alcóholicos Anónimos para superarlos.

Hasta 1980 no se le confió un papel protagonista importante: en El hombre elefantede David Lynch, como el médico inglés Sir Frederick Treves, el cuidador de Joseph Merrick, un hombre terriblemente deforme en el Londres decimonónico. Ese mismo año, también actuó en Sólo para adultos, cuyo rodaje ha descrito como un calvario, debido a la pésima relación que tuvo con su compañera de reparto, Shirley MacLaine, lo que quizás explique un actor tan notable fuera nominado a un razzie. Al año siguiente, no obstante, le llovieron las alabanzas por su impactante representación de los últimos días de Hitler en la miniserie The Bunker. Su siguiente gran película sería Motín a bordo (1984), junto a Mel Gibson. En 1987 encabezaría la magnífica comedia dramática La carta final.

No obstante, la película que consagraría a Hopkins como uno de los grandes actores de nuestro tiempo sería El silencio de los corderos , por la que ganaría el Premio Oscar de la Academia al Mejor Actor en 1991. La coprotagonista, Jodie Foster, también ganaría el premio a mejor actriz; y la película sería considerada un clásico instantáneo y uno de los mejores thrillers de los noventa. Hopkins volvió a interpretar al refinado psiquiatra asesino y caníbal Hannibal Lecter creado por el novelista Thomas Harris en Hannibal (2001) y El dragón rojo (2002).

Convertido en un uno de los intérpretes más apreciados del cine actual, Hopkins siguió ofreciendo grandes actuaciones en películas como Regreso a Howards End (1992) de James Ivory, Drácula de Bram Stoker (1992) de Francis Ford Coppola, Tierras de penumbra (1993) de Richard Attenborough o la conmovedora Lo que queda del día (1993), de nuevo con James Ivory.

Hopkins ha demostrado a menudo su espectacular versatilidad poniéndose en la piel de personajes reales, así en El balneario de Battle Creek (1994), en la que fue excéntrico doctor John Harvey Kellog. Nixon (1995) o Sobrevivir a Picasso (1996). En 1998 llegó a ser el actor británico mejor pagado de la historia, por su papel en La máscara del zorro, junto a Antonio Banderas y Catherine Z. Jones.

A lo largo del nuevo siglo, Hopkins ha alternado las superproducciones de Hollywood (como la Trilogía de Thor o Transformers: El último caballero) con papeles más complejos, como su estupenda recreación del Mago del Suspense en Hitchcock (2012). En 2016, también apareció en la serie de ciencia ficción de la HBO Westworld .

La gran afición de Hopkins ha sido siempre la música, y ha compuesto varias canciones y piezas orquestales. También ha dirigido tres películas: Dylan Thomas: Return Journey, un biopic del poeta Dylan Thomas. La adaptación de Chejov August (1995) y Slipstream (2007). Asimismo, hay que destacar su actividad como filántropo, centrada en su Gales natal. Gracias a su donaciones, se creó el Parque Nacional de Snowdonia en el norte de Gales. También aportó fondos para la renovación de un ala de su alma mater, el Royal Welsh College of Music & Drama de Cardiff, que se bautizó en su honor como Anthony Hopkins Center. También es miembro de Greenpeace y ha aparecido en muchas de sus campañas de protección del medio ambiente.

Anthony Hopkins se ha casado en tres ocasiones y tiene una hija. Hopkins pertenece a la Orden del Imperio Británico desde 1987 y fue nombrado caballero por la Reina en 1993. A lo largo de su ya dilatada carrera, ha ganado además del Óscar, el Emmy, el Premio Cecil B. DeMille, el Bafta y el Premio Donostia del Festival Internacional de Cine de San Sebastián. En 2019 recibió una nueva nominación a los Premios Óscar a Mejor Actor por su representación de Papa Benedicto XVI en Los dos Papas.