• Tiendas Fnac
Blog

El ladrón de imágenes

Rodrigo Cortés
Por Rodrigo Cortés
El 04/12/2017
1326
El ladrón de imágenes

 

Tarantino, de nombre Quentin, es quizá el autor más radicalmente original de cuanto copión hay en el planeta. No ha emborronado una sola línea sobre pergamino vacío —todo en él es palimpsesto—, ni inventado ningún tablero. No ha abierto camino a nadie, los ha cerrado todos, mejorándolos; dejándolos bruñidos y con olor a nuevo. Como a pan con sangre (la sangre, recién derramada; el pan, recién hecho). Juega, en cierto modo, sobre seguro: deja que otros suden las reglas —deja que crucen décadas de pruebas, de éxito y escarnio, de acierto y ridículo— para, ya levantado el castillo, robar los mejores sillares y derribar con un soplo el resto. O de una patada. Lo que sólo puede hacerse una vez, claro: cuando él lo hace. Hacen falta mil orfebres para que Tarantino cree. Rompiendo. Quien vaya detrás de él es quien pasa por copión. Por copiar al copión. El último pecado.


Pero nada en Tarantino está gastado. Todo lo procesa con su estómago omnívoro y lo regurgita al mundo, caliente y con otra luz. Aunque llene su escritorio de recortes y dé vida —con los miembros de mil seres— a un monstruo nuevo. La cinta adhesiva no basta. Su cerebro refulgente entierra la imagen en diálogos que nunca han sonado así y los diálogos en una orgía precisa de cine saqueador y purificado. Que lleva a sus actores —reinventados también— a otra verdad. Que se escribe con miradas atónitas. Y con mil verbos. Tarantino (de nombre Quentin) manda la cámara a pegarse con el público y sobrevuela con él las vidas frenéticas y cortas de sus personajes. Resquebraja la realidad y crea una nueva con sus propias leyes físicas, sus propias leyes morales, sus leyes. Una biología nueva, todo músculo. Y fluidos. Y algún hueso roto. Y una música que es la de siempre y que no ha sonado nunca como cuando él la silba.


Tarantino —decía— es el más original de los copiones. También el más copiado. Tarantino, de nombre Quentin, toca lo viejo con sus manos de enredar. Y lo hace nuevo.

 


(Artículo originalmente publicado en el diario ABC el domingo 26 de noviembre de 2017).


Tu valoración : Je détesteJe n'aime pasCa vaJ'aimeJ'adore