• Tienda
  • Cultura Fnac
Blog

Brancusi, Berger

Julián Rodríguez
Por Julián Rodríguez
El 27/12/2017
88
Brancusi, Berger

 

Queridos X y X:
He recibido vuestro mensaje mientras paseaba con Zama... En realidad, mientras ella se purgaba comiendo un poco de hierba en un prado. Os agradezco vuestros buenos deseos y espero que todos estéis bien. Si hay suerte, lloverá por aquí a partir del lunes y el pozo se llenará y los caminos se olvidarán del polvo al fin (...) En ocasiones, cuando en una carta, una tarjeta postal, un email o un whatsapp escribo "Un beso" pienso en Brancusi. Fue más que un "innovador", lo sabéis de sobra, e incluso quienes lo detestan han imitado algo muy suyo. Aunque muchas de sus obras no aluden "a nada" concreto, en apariencia, otras pocas sí. Se pasó más de treinta años esculpiendo besos, casi la primera mitad del siglo XX. "Es el tema más recurrente de su obra, junto con los pájaros", escribió Berger. "Todos sus 'besos' están ejecutados en piedra sin pulimentar. Ninguno está pulido y ninguno es platónico." "La piedra ya no tiene que trascender su naturaleza material. Permanece ligada a la tierra; sigue formando parte del mismo mundo que los líquenes y el musgo y las plumas. Y aunque se reconozca en ellas la mano del artista, estas piezas aspiran a algo muy distinto del resto de su obra. Ante ellas uno cree descubrir lo que vino después de la Caída, y no antes. Estos toscos amantes están a este lado, en nuestro lado, con toda nuestra confusión, nuestro desconcierto habitual. No buscan la perfección, simplemente desean 'ser' un poco más completos. De vez en cuando, Brancusi infundía cierto dolor en la piedra: el dolor del deseo de la unidad perdida."
La pareja de adolescentes (ataviados con trajes regionales por la fiesta local) que se besaba detrás de la ermita campestre, se abrazaba como si fuera la última vez. O la primera. No nos han visto al pasar a pocos metros de ellos. Zama, a toda carrera, y yo, silbando una canción de hace mucho tiempo. (...)
Ahora sopla ese viento que en estas tierras anuncia las tormentas.
Un beso.

Tu valoración : Je détesteJe n'aime pasCa vaJ'aimeJ'adore
Atención Ha ocurrido un error, por favor inténtalo de nuevo más tarde.