• Tienda
  • Cultura Fnac
Blog

Break in

Mikel Aristregi
Por Mikel Aristregi
El 27/01/2016
11
Break in

 

break in: (loc verb) forzar la entrada.

 

Apreciada señora M,

El motivo de esta carta no es otro que el de informarle sobre la finalización, por fin, del cortometraje documental BREAK IN, un proyecto para el que, como ya sabe, he empleado más de 2 años de trabajo. Confío en que el resultado final no la decepcionará. Personalmente, me siento muy satisfecho de cómo ha quedado y, en este sentido, no puedo menos que agradecer al señor Bautista su incorporación al proyecto y, sobre todo, su implicación en el mismo hasta el punto de acceder a codirigirlo, aportando, además de una hermosa -e inquietante- banda sonora y sus conocimientos técnicos de edición y post producción, elementos conceptuales que conectan de forma precisa con la esencia de aquellas ideas que me empujaron a querer contar la historia que hemos acabado explicando en BREAK IN.

En estos momentos nos encontramos inmersos en la promoción y difusión del documental, una tarea, otra más, que realizo por primera vez en mi vida y que, debo reconocer, está resultando bastante divertida; ver cómo el trabajo de uno viaja a festivales de lugares tan remotos como Nueva Caledonia, Argentina, China o Etiopía, por mencionar unos pocos, no deja de causarme cierta perplejidad. Como neófito en este mundo, desconocía los diferentes canales y plataformas existentes para la divulgación de este tipo de proyectos y, en este sentido, me ha congratulado la diversidad y buen funcionamiento de la oferta; al menos, así me lo parece. Contamos para ello con los amigos de Promofest, a los que me gustaría agradecer desde aquí también su labor. ¡Ya podrían existir estructuras de este tipo para la promoción de los proyectos puramente fotográficos! Casualmente, mientras le escribo estas líneas, hemos recibido la notificación de que BREAK IN ha sido seleccionado para el festival SIMA de Los Ángeles, lo que, de entrada, nos ha aportado los primeros laureles que poder lucir en la carátula. Como todo lo que acontece por primera vez, la noticia me ha causado una gran ilusión. No dejo de interpretarlo como un buen augurio, aunque, he de reconocerlo, también los hay que nos han rechazado.

 


Break In

 


A continuación le detallo brevemente la sinopsis del documental y algunos datos del contexto social bajo los cuales se desarrollan los hechos que explicamos en el mismo:

Sinopsis: En 2004 el fotógrafo Mikel Aristregi viaja a Camboya para documentar la vida cotidiana de los niños y niñas de la calle que viven en la capital. Allí conoce a Pich, un niño de 11 años adicto al pegamento y la metanfetamina que acaba ingresando en un centro de rehabilitación de la ONG Our Home, del que acabará fugándose un año después. En 2013 Aristregi regresa a Phnom Penh con la intención de buscar a Pich y saber qué ha sido de él. Su búsqueda a través de los testimonios de familiares y amigos acaba convirtiéndose en la desgarradora historia de toda una generación perdida, consumida por las drogas.

Contexto (según diversos informes de la Liga Camboyana por la Promoción y la Defensa de los Derechos Humanos, LICADHO): El 20 por ciento de la población camboyana (más de 3 millones de personas) tiene entre 15 y 24 años, de los cuales el 10 por ciento tiene algún tipo de adicción a las drogas. En la actualidad este país cuenta con 8 centros de rehabilitación gubernamentales para jóvenes drogodependientes donde más del 45 por ciento de los internos (más de 1000 individuos incluidos niños menores de 15 años) son chicos de la calle retenidos contra su voluntad, sin el consentimiento de sus padres o el de un juez. El centro más conocido es el de Ongkar Khnom de Phnom Penh, donde se violan sistemáticamente los derechos fundamentales de estos jóvenes. En las prisiones civiles, por otro lado, la media de ocupación supera el 150 por ciento, donde en el mejor de los casos cada preso es alimentado con 0,70 USD al día.

 
Break In

 

En su misiva me preguntaba por Pich, el muchacho protagonista de la historia. Déjeme empezar informándole de que no tengo buenas noticias al respecto, aunque tampoco malas. Simplemente, hemos vuelto a perderle la pista. Tras su salida de prisión acudió, tal como habíamos previsto, al director de la ONG Our Home, el señor Hang Vibol, quien estaba dispuesto a encargarse de él, al menos hasta que se adaptara a su nueva situación en libertad. Mi idea, que aun no he desechado, era hacer un crowdfunding para conseguir recursos económicos con los que poder abastecer a Pich y facilitarle así su incursión en la vida civil y, sobre todo, evitar su regreso a los ambientes marginales en los que se ha desarrollado prácticamente toda su existencia. Incluso llegó a solicitarme 1.500 euros para comprarse una motocicleta y poner en marcha un negocio de moto-taxi, pero, como entenderá, el señor Vibol y yo convenimos en que era prematuro dotar de un bien tan valioso a una persona que, más allá de manifestar su buena voluntad de cambiar de hábitos de forma verbal, aun no lo había demostrado con actos.

 


Break In


Desgraciadamente, al poco tiempo de la liberación de Pich, el señor Vibol se vio envuelto en una trama de abusos sexuales que lo han llevado a la cárcel de Phnom Penh el pasado mes de marzo, donde permanece a la espera de juicio. Al parecer, su antiguo socio de la ONG APLE -paradójicamente una organización nacida con la finalidad de combatir la pedofilia-, Thierry Darnaudet, acusado  a su vez con anterioridad por el propio señor Vibol de varios casos de abusos sexuales a menores, se ha servido la revancha consiguiendo que varios de los niños y adolescentes bajo la tutela del señor Vibol lo acusen de los crímenes que se le imputan. Si me pregunta por mi opinión, le diré que, aun desconociendo los pormenores, el señor Vibol cuenta con toda mi confianza y estoy convencido de que el juez fallará a su favor; una opinión que se ve fortalecida tras la lectura de las últimas noticias publicadas en el The Cambodia Daily referentes a este caso. En cualquier caso, parece poco probable que el señor Hang Vibol pueda encargarse de la tutela de Pich, de quien, dinamitado el puente, he dejado de tener noticias. Confío en encontrar la manera de restablecer la conexión por otras vías.

 


Break In

 


Sin querer abusar de su paciencia, no me alargaré más, aunque no quisiera despedirme sin emplazarla a que me transmita su opinión tan pronto haya tenido la oportunidad de visionar el documento, del cual le adjunto un resumen, a la espera de que pueda remitírselo en su totalidad. Son muchas las personas que han participado en su elaboración (intérpretes, traductores, músicos, instituciones…) y a ellas dedico, además de para usted, mi último agradecimiento.

Con cariño, etc.

 

BREAK IN TRAILER from José Bautista on Vimeo.



Cartel del documental Break In

Tu valoración : Je détesteJe n'aime pasCa vaJ'aimeJ'adore