• Tiendas Fnac
Recomendaciones | Cine

La favorita: Chicas malas

Culturafnac
Por Culturafnac
El 11/06/2019
53
La favorita: Chicas malas

El marciano Yorgos Lanthimos se viste de época, pero no pierde ni un ápice de su crítica, ni de su humor en ‘La favorita’.

Ana y Sarah llevan siendo amigas desde hace mil años. S es la única persona capaz de apaciguar las pataletas de A y S es el único amor puro que ha sentido A en toda su vida. Tampoco es que sea una relación de igual a igual, sino que hay cierta sumisión por parte de S a A, pero ambas disfrutan y sacan partido de ese rollo Ama-Sirvienta. Ellas son para siempre y eso no va a cambiar nunca... o puede que sí. Yorgos Lanthimos, creador de pesadillas como ‘Canino’ o ‘El sacrificio de un ciervo sagrado’, da un pequeño salto en el tiempo para volver a trastocar nuestras conciencias con ‘La favorita, su nuevo comecocos junto a Olivia Colman, Rachel Weisz y Emma Stone.

En los albores del siglo XVIII, los juegos de tronos europeos parecen cosa de niños. Borbónicos y austracistas pelean por la Corona Española y tanto Francia como la pérfida Albión intentan sacar tajada. Pero, ¿qué pintan dos amigas como A y S en todo esto? Simplemente porque A no es otra que Ana de Gran Bretaña, monarca de las islas británicas, y S es Sarah Churchill, Duquesa de Marlborough, una de las mentes políticas más privilegiadas de su tiempo y pariente de Winston Churchill y Lady Di. A es la reina y S su favorita. Todas las decisiones políticas de la época pasaban por S, aunque en más de una ocasión A terminaba haciendo lo que le apetecía, que para eso era el tejón más poderoso de Inglaterra.

Todo era felicidad y podofilia hasta que otra mujer apareció en la corte: otra A. Abigail Masham llegó a la corte con un supuesto parentesco con S por bandera y un vestido cubierto de mierda y barro para entrar a trabajar como sirvienta. De todos es sabido que por la caridad entra la peste... y de buenas a primeras la otra A comienza a ocupar un papel mucho más importante en la vida de la monarca.

 


‘La favorita’ es una sesuda disección sobre las artes políticas y la erótica del poder, disfrazada de sofisticada comedia alocada y absurda. Lanthimos construye sus amistades peligrosas en clave de sororidad con el santo surrealismo de Luis Buñuel por bandera. Pocos cineastas actuales son capaces de llevar a cabo este tipo de locuras sin parecer ridículos y él es uno de ellos. El cineasta griego acierta al acercarse a esta historia desde lo burdo y lo estúpido, porque justamente es el tono más acertado y necesario para retratar el disparate que eran (son) las monarquías de rancio abolengo del viejo continente. Todo en ‘La favorita’ provoca carcajadas, pero también escalofríos, especialmente cuando recordamos que hay miles de vidas en juego.

La labor interpretativa de Olivia Colman (‘Langosta’) como la pueril monarca es extremadamente valiente. Suyos son los mejores gags cómicos y sus aires de Reina de Corazones son tan ridículos como aterradores. Su Ana de Bretaña es uno de esos papeles por lo que una actriz hace historia, no obstante, se hizo con el Oscar a mejor actriz protagonista. Tampoco se quedan cortas Emma Stone (igualmente galardonada con el Oscar por ‘La La Land’) con su Abigail, con la que vuelve a demostrar que es una maestra en el arte de la comedia física, y Rachel Weisz (otra premiada con un Oscar por ‘El jardinero fiel’) con su Sarah, un descomunal trabajo interpretativo, no tan vistoso como el de sus compañeras de reparto, pero igualmente loable.

 

Texto: David Lastra (Fnac Callao).

Tu valoración : Je détesteJe n'aime pasCa vaJ'aimeJ'adore