Denis Villeneuve

El canadiense (francófono) Denis Villeneuve se ha convertido en uno de los directores más destacados en el actual panorama de Hollywood, hasta el punto de ser elegido para dirigir un proyecto tan ambicioso y con tantos riesgos como la secuela de la...
Leer Biografía
Denis Villeneuve

El canadiense (francófono) Denis Villeneuve se ha convertido en uno de los directores más destacados en el actual panorama de Hollywood, hasta el punto de ser elegido para dirigir un proyecto tan ambicioso y con tantos riesgos como la secuela de la legendaria Blade Runner

 Sin embargo, Villeneuve es cualquier cosa excepto un recién llegado al mundo del cine: es un avezado profesional que ha alcanzado la cúspide de su trayectoria. Nacido en Trois-Rivières, Quebec, en 1967, estudió en la Universidad de Montreal y, antes del saltar al cine norteamericano, tenía ya a sus espaldas una dilatada carrera en su país natal. Después de varios cortometrajes y un documental (EW-FFWD, 1994) sobre la cultura y la música jamaicana, su debut se produjo con 32nd Day of August on Earth, un drama de tono existencial, sobre una mujer que, tras un accidente, decide replantear su vida. La película obtuvo excelentes críticas cuando se estrenó en la sección de Una cierta mirada en el Festival de Cannes de 1998. Un éxito que se repitió con Maelström (2001), Premio FIPRESCI de la Berlinale, en la que de nuevo un hecho fortuito –un atropello en el que la conductora se deja llevar por el pánico y huye- se transforma en el pretexto para un auténtico descenso a los infiernos.

A continuación llegaría dos películas muy complejas, dos auténticas tragedias contemporáneas, que definitivamente lo lanzarían a nivel internacional. Primero Polytechnique (2009), en la que reconstruye la matanza que acontenció en la Escuela politécnica de Montreal el 6 de diciembre de 1989, cuando un perturbado armado con un rifle asesinó a catorce alumnas e hirió a otras muchas, y a continuación Incendies (2010), ambientada durante la Guerra del Líbano y basada en la famosísima obra de obra de teatro de Wajdi Mouawad, nominada al Oscar a la Mejor película de habla no inglesa.

Reclamado para el cine estadounidense, en 2013, estrenó Enemy, una versión libre, surrealista y angustiosa de El hombre duplicado de José Saramago, y un durísimo drama de venganza, Prisioneros. La recepción, sobre todo de la segunda, no pudo ser más positiva. En 2015, sería el turno de Sicario, un violento thriller de acción situado en la convulsa frontera entre Estados Unidos y México. Pero probablemente, la cinta que convenció a Ridley Scott para confiarle un proyecto de la envergadura de Blade Runner 2049 fue La Llegada, una magnífica adaptación de un relato del maestro de la ciencia-ficción Ted Chiang, con una gran interpretación de Amy Adams.

Tras su incursión en el universo cyberpunk de Blade Runner, se ha asociado a Villeneuve a multitud de proyectos, incluyendo un nuevo biopic de la Reina del Nilo, Cleopatra, o una nueva versión del clásico de la Space Opera: Dune. En cualquier caso, es más que evidente que el nombre de Denis Villeneuve seguirá sonando con fuerza en la cartelera mundial.