• Tienda
  • Cultura Fnac
Recomendaciones | Cine

El quimérico inquilino

Culturafnac
Por Culturafnac
El 02/09/2016
36
El quimérico inquilino

 

O la demostración de que una simple comunidad de vecinos no es sino la representación de esa exhibición de atrocidades que es el ser humano.

 

highrise_port2_new

 

El ser humano es un ser social por naturaleza. Dicho axioma aristotélico reconforta y horroriza a partes iguales. Reconforta ya que la vida en sociedad nos asegura que nunca estaremos solos (o que por lo menos tendremos la opción de no estarlo), pero también horroriza porque la convivencia solo trae problemas y dolores de cabeza, ya que el mayor enemigo del ser humano no es uno mismo como decían Cicerón o Hume, sino su vecino. Roman Polanski es (o era, para ser más precisos) un maestro a la hora de captar y mostrar la perfidia de la vida en comunidad, especialmente en cintas como ‘La semilla del diablo’ o ‘El quimérico inquilino’. Seres de infinitas edades, el trajín de las bolsas de la compra, portazos a todas horas, niños gritones, perros que arrasan en su descenso por las escaleras y, los más peligrosos de todos, hombres y mujeres de aspecto normal. Fauna de escalera, un horror en la realidad, un filón para el cine. Ben Wheatley (‘Turistas’) se acerca al mundo vecinal desde una óptica más metafísica que terrenal en ‘High-Rise’, no obstante está trasladando al lenguaje cinematográfico la imposible novela homónima del inadaptable J.G. Ballard (‘Crash’, ‘El imperio del sol’).

 

 

 

 

La comunidad de ‘High-Rise’ da la bienvenida a su nuevo inquilino: el Doctor Robert Laing. Un soltero de oro de los de manual, interpretado por Tom Hiddleston (‘Solo los amantes sobreviven’, ‘La cumbre escarlata’… y el mismísimo Loki del Universo Cinematográfico Marvel). Gracias a su carisma, sus buenas maneras y, por qué no decirlo, su físico, Laing consigue un status de intocable en el edificio, encandilando a féminas y machos, y llegando a ser recibido por el mismísimo Dios, o lo que es lo mismo en este universo, el arquitecto del rascacielos, Anthony Royal, al que da vida el icónico Jeremy Irons (‘Inseparables’, ‘El misterio von Bülow’).

 

highrise_int1

 

‘High-Rise’ toma como modelo un edificio para representar de manera acertada la separación por estratos existente en la sociedad actual, centrándose especialmente en las pautas de conducta del ser humano burgués, leitomotiv de la obra de Ballard. El choque entre los primeros pisos, habitados por familias obreras que han comprado su nacionalidad burguesa, y los gerifaltes de los áticos, no se hace esperar mucho. La idílica cotidianeidad se ve sustituida por acciones violentas de marcado cariz anárquico. Una explosión que podría remitirnos a la revolución sobre raíles que vivimos hace un par de años en ‘Snowpiercer’ de Bong Joon-ho, pero que realmente no es sino una celebración de la obra de J.G. Ballard. Otra nueva muestra del absurdo de nuestra sociedad, de esa modernidad que avanza para atrás.

 

highrise_int2

 

‘High-Rise’ es una sesuda disección del alma (burguesa) humana y sus demonios (también burgueses) con un envoltorio tan envenenado como su interior. Es difícil estar a la altura de Ballard y Wheatley lo logra con creces… y encima nos regala la primera grabación de Portishead en seis años, una preciosa versión del clásico ‘S.O.S.’ de ABBA.

 

Texto: David Lastra (Fnac Callao)

Etiquetas: cine películas
Tu valoración : Je détesteJe n'aime pasCa vaJ'aimeJ'adore
1 producto(s)
High-Rise - Blu-Ray

High-Rise - Blu-Ray

Blu-ray | agosto de 2016 Desde: 14€