• Tienda
  • Cultura Fnac
Blog

El rol de ama de casa

Ana Penyas
Por Ana Penyas
El 08/05/2017
644
El rol de ama de casa

 

Cuando entrevisté a mis abuelas, me di cuenta de cuánto peso tiene en sus vidas lo doméstico. El escenario principal de sus anécdotas era la casa. Los personajes principales, la familia.

Para ellas, no hubo otra opción que la de ser amas de casa. "En esa época no te dabas cuenta de eso porque era lo que había". Ellas, con carácteres y circunstancias tan diferentes, han asumido ese rol desde posiciones muy distintas.

Mi abuela Maruja se casó con el médico del pueblo y tuvo tres hijos. Siempre tuvo una sirvienta que le ayudó en las tareas domésticas. Así todo estaba bajo control. La importancia del orden y de las buenas costumbres. "Me entretenía cosiendo pantalones porque me entusiasmaba qué bien me habían quedado. Era una vida muy aburrida". Demasiado tiempo en la casa, ella verbaliza que no tenía muchas amigas porque mi abuelo no quería relacionarse con mucha gente y la clase social la distanciaba de las mujeres del pueblo. "Yo lo único que estaba deseando era que llegase el día que íbamos a Valencia. Significaba ir a comprar zapatos, a ver tiendas, al cine…". Su ocio también tenía que ver con las tareas domésticas. "Pili se venia luego todas las tardes a hacer vestidos a las muñecas y yo a hacerles jerseys a mis hijos. Los guisos, rosquillas, magdalenas…". Para ella, el paseo a misa, era una rutina que le sacaba del espacio privado.

 

comic ana penyas - abuela - trabajo domestico 

Maruja,izquierda. Alejandra (la sirvienta), derecha.


En el caso de mi abuela Herminia, casada con mi abuelo camionero y madre de seis hijos, las tareas domésticas eran algo incontrolable. Siempre demasiado que hacer, una casa desordenada y a la vez llena de gente que entraba y salía. Las camas, lavar la ropa, la cocina... El orden era casi imposible. "Yo ya luego estaba muy cansada y me decían… ay mamá qué vamos a cenar! Y yo le decía: mira, hijo mío, métete en la cocina y haz lo que quieras. Estaba hecha polvo".

Mi madre escribió un relato en el año 86 sobre un día de mi abuela Herminia en aquella época. Leerlo me ayudó a comprenderla mejor.

¡Veía tan difícil cumplir el sueño de arreglar la casa! Pero no, no le molestaba. ¿O sí? Las sillas, la lámpara, la mesa… son objetos, otros familiares que habían reducido la lucha a conseguir una mejor casa. ¿Eran más felices? ¡Claro que le gustaría tener una casa preciosa y ordenada! Mas no era posible, las cosas habían sucedido en su vida de esta manera. Pero había sido feliz, a su manera había sido feliz ¡Claro, lo que entendemos por felicidad ratitos cortos y escasos! Mas ahora no, ahora se le venía todo encima, sus fuerzas le estaban abandonando poco a poco, sus hijos le exigían cada uno desde sus necesidades: entrega, más entrega. Esa entrega le estaba dejando vacía, no sabía lo que le quedaba por dar.


Fue muy impactante para mi comprender mejor cómo el rol de ama de casa había marcado tanto sus rutinas, su percepción del tiempo y de ellas mismas, su manera de ver el mundo. Ellas han sido las eternas cuidadoras de la familia. Solo cuando han empezado a flaquear sus fuerzas otras personas han tenido que tomar el relevo.

La comida ha ocupado la mayor parte del tiempo de sus vidas. Para mi abuela Maruja, la cocina fue un territorio de conquista. Creo que lo más duro para ella de la vejez fue perder ese rol, dejar que otros entraran en su territorio. Tampoco puedo imaginar lo que supuso la lavadora para tantas mujeres de esa generación. Para mi abuela Herminia la lavadora fue un cambio muy importante. Me contaba que se quedaba hasta muy tarde lavando a mano la ropa cuando sus hijos eran pequeños. "Yo es que he lavado mucho, he sido muy fuerte".
 

comic ana penyas - abuela - trabajo domestico


Este tema me genera muchísimas dudas. Quiero agradecerles y reconocerles todo ese trabajo de cuidados que han hecho, pero no puedo evitar sentir cierta culpa por haber dado por sentado que ellas tenían que realizar esta tarea. Tampoco puedo dejar de pensar en el machismo, en el franquismo y todo lo que hizo que ellas tuvieran que asumir ese rol, de esa forma y sin elección alguna. ¿Sabrán ellas lo importante que ha sido?

 

Tu valoración : Je détesteJe n'aime pasCa vaJ'aimeJ'adore

Anónimo

El 13/01/2018

¿A quien/es os recuerda esto?. Hay y ha habido muchas mujeres en nuestras familias y nuestro entorno que estuvieron están aqui y a las que se les debe TODO. Dedicarles "un pensamiento" ahora y reconocer su existencia, es hacerles un pequeño homenaje y las mantiene presentes. ¿Mientras lees sientes ahora un peso en el pecho, un rubor que sube y te acalora la cara?, ¿un peso parecido al que sufres cuando descubres esa tarea tan importante que aun no has hecho? es la deuda que nuestras conciencias olvidan, y que nuestro código genético no. No tienen museos ni plazas ni avenidas ni estatuas ni triunfos en su honor, pero son las heroínas de nuestra historia (personal, familiar, nacional y familiar). Ved que el comic, la genealogía, la historia, pueden estar bien conectadas y juntas mostrar y enseñar la realidad que somos ahora de una forma ampliada. Esto si es "realidad aumentada"... lo importante es no olvidar...