• Tienda
  • Cultura Fnac
Blog

El western del Cid

Adolfo García Ortega
Por Adolfo García Ortega
El 15/10/2019
671
El western del Cid

1. La nueva novela de Arturo Pérez-Reverte trata del Cid, pero desde una perspectiva novedosa, aunque no en él, propenso a la literatura de héroes aventureros con mucha y recia vida a cuestas. La perspectiva es la de un género que podríamos llamar “el western intemporal”. En Sidi (gran título para esta novela), Ruy Díaz, noble castellano, alférez del rey Sancho de Castilla y vencedor de batallas contra los moros, entre los cuales se ha ganado fama de valiente y líder, es desterrado de Vivar, sus tierras burgalesas, por haber exigido al rey Alfonso jurar ante Dios que no urdió el plan de matar a su hermano Sancho. Ante tal osadía, el exilio es el precio. Con él va un grupo de unos doscientos o trescientos hombres que le son fieles. Pasan a ser un grupo que vaga por la frontera con los reinos de Taifas moros -Lérida, Toledo, Zaragoza…- y el condado franco de Cataluña, cuyo conde es Berenguer Remont. Son un grupo de aguerridos mercenarios que trabajan para ganarse el pan persiguiendo batidas de moros que incurren en los reinos y saquean pueblos y conventos. La marcha por la frontera va dibujando un espacio movedizo de poblaciones mestizas y continuas batallas en pueblos y monasterios. Como mercenarios, se ofrecen al mejor postor, sea cristiano o moro, si paga bien y es de honesta condición. 

 

sidi - arturo perez-reverte

 

Sidi es una novela vibrante, de pura musculatura narrativa, bien trazada y bien trenzada, sin grasa ni excesos, con personajes curtidos en el honor y el infortunio, muy de su autor, es decir, con oficio, aventura y conocimientos. Esta novela satisfará a su público y a quien no era su público, ganado ahora. Porque, pese a su forma de película del Oeste -ese género cinematográfico que ya está mitificado con toda justificación-, Sidi trata de fondo, y con sutileza pero no con evasivas, el asunto del héroe patriótico en un momento de reverdecer de los patrioterismos. Y Sidi es una novela a favor de los patriotas y en contra de los patrioteros.

Es, desde luego, una novela que se lee con enorme facilidad y de manera absorbente, pese a lo, a priori, previsible que pudiera parecer. Pero el dominio de la parte histórica, no solo de los hechos, sino del contexto -el modo de vestir, la topografía, las costumbres culinarias, la precisión léxica de cada objeto, especialmente de la terminología militar y guerrera del medievo, etc.-, hacen que la lectura de la novela, además de entretener, cause cierto asombro en lectores y lectoras, que ven en tales cualidades parte de la impronta de Pérez-Reverte.

2. La otra parte buena de esta novela corresponde a la narrativa de aventuras. Porque, en última instancia, la novela es, como he dicho, un western. Dividida en cuatro partes (La cabalgada / La ciudad / La batalla / La espada), Sidi es, de hecho, una versión libre de la gran película de John Ford Centauros del desierto. La estructura de la novela es exactamente la misma: un grupo fiero persigue a una banda de indios -aquí moros-, dan con ellos, se ofrecen al ejército, hacen una gran masacre y luego termina la película con el resultado de esa masacre en las vidas de los del grupo. También tienen ambas, novela y película, una figura de héroe-líder muy fuerte, de gran nobleza pero con una tragedia a cuestas, más una combatividad feroz y justificada, lo que le da un rango de justiciero. 

Todos estos son aspectos que fascinan a un lector que mezcle aventura, virilidad, liderazgo y una misión que cumplir, con heroicidad y tensión. En este sentido, también está de fondo el mundo de las novelas de Sandokán. Si sustituyéramos al Cid (este Sidi Qambitur o Campidoctor o Campeador, cuyo origen nos desglosa con tanta filología histórica Pérez-Reverte en la novela) por Sandokán, y a Minaya Alvar Fáñez por (¡ojo la similitud!) el Yáñez de las novelas de Salgari, el resultado sería muy parecido.

Como no podía ser menos, a la línea de aventura militar de hombres bregados que arrastran la pena oscura del destierro y vislumbran un destino glorioso, Pérez-Reverte suma unas dosis astutas de actualidad, aunque parezca difícil. En este sentido, la novela rezuma una enfoque de patriotismos: el patriotismo fatalista -Díaz sirve a un rey que le destierra-, frente a otro patriotismo necio y soberbio -el supremacismo del conde de Barcelona Berenguer Remont-, lo que sitúa el trasfondo de la novela en el conflicto catalán actual. Y precisamente usando el mito español por excelencia -tan manipulado por las derechas hasta la distorsión-: el Cid. Creo que este es uno de los aciertos de Sidi

Hay algunos clichés que lastran la novela, como el tópico de los judíos prestamistas usureros, o de los moros innobles buscadores de yihad y de los moros nobles como colegas decadentes, más una línea viril y militarista con ecos de Mishima. Pero nada de esto desmerece lo buena novela que es Sidi. Por cierto, es de alabar el sentenciosismo de los diálogos. No tiene desperdicio la capacidad del autor para generar diálogos cortos, intensos y cortantes como tajos. Yo diría que son lo mejor de la novela, que, encima, está muy dialogada.

Finalmente, no deja de asombrar la gran cualidad de Pérez-Reverte, la que le da ese toque de novelista que nunca falla -léase Alatriste, Falcó o sus best-seller de trama compleja-: su capacidad de revisitar la historia con la perspectiva de una novela de aventuras infinita, lo cual quiere decir fidelidad a un concepto esencial de lo literario, la fascinación por la acción heroica. Algo, dicho sea de paso, muy de Dumas. Dumas, ya saben, el Pérez-Reverte del siglo XIX.

Tu valoración : Je détesteJe n'aime pasCa vaJ'aimeJ'adore
1 producto(s)
Sidi

Sidi

Arturo Pérez-Reverte Ver todo tu universo Normal | Libro | Alfaguara | septiembre de 2019 Desde: 19,85€