Ennio Morricone

Ennio Morricone (10 de noviembre de 1928-6 de julio de 2020, Roma) fue uno de los más grandes compositores de la historia y, sin duda, un icono de dos artes –la música y el cine- que ha ejercido una influencia incalculable en el imaginario...
Leer Biografía
Ennio Morricone

Ennio Morricone (10 de noviembre de 1928-6 de julio de 2020, Roma) fue uno de los más grandes compositores de la historia y, sin duda, un icono de dos artes –la música y el cine- que ha ejercido una influencia incalculable en el imaginario sonoro de nuestro tiempo.

Morricone nació en la capital italiana cuando se hallaba en el poder el régimen fascista de Mussolini. Su familia residía en Trastevere, un céntrico barrio romano, y era de clase media. Su madre tenía un pequeño negocio, una tienda de ropa y telas, y su padre era músico profesional. Trabajaba como trompetista para orquestas de música ligera. Tenía tres hermanos. Desde su infancia, mostró aptitudes para la música, y fue su propio padre quien le enseñó a leer partituras y a tocar varios instrumentos. A los doce años ingresó en el conservatorio. Estaba tan adelantado a su curso, que pasó los cuatro primeros años en seis meses. Allí estudió trompeta, composición y música coral. Guardó siempre un gran recuerdo de uno de sus profesores, Goffredo Petrassi, al que siempre consideró como su maestro y al que dedicaría varias piezas orquestales posteriormente.

Tras graduarse, a mediados de los cincuenta, comenzó a trabajar componiendo música para programas de radio y de televisión. Un hecho que cambiaría su vida sería, cuando a finales de 1963, contactó con él un joven y desconocido cineasta llamado Sergio Leone. Mientras charlaban, descubrieron que habían pasado su infancia en el mismo barrio y hasta habían sido compañeros de clase en el colegio. Pronto nació entre ellos una profunda amistad. Gracias a la célebre La Trilogía del Dólar-Por un puñado de dólares (1964), La muerte tenía un precio (1965)y El bueno, el feo y el malo (1966), ambos crearon todo un subgénero cinematográfico, el spaguetti, western, que atrajo la atención del público internacional. Es difícil que haya una persona en el planeta con un mínimo interés por el cine que no sea capaz de reconocer melodías tan originales e hipnóticas como The Ecstasy of Gold, que han sido sampleadas y versionadas en miles de ocasiones. La colaboración con Leone se prolongó en sus siguientes películas: Agáchate, maldito (1971) y, sobre todo, sus dos obras magnas, Hasta que llegó su hora (1968) y Érase una vez en América (1984) (para algunos la mejor banda sonora de toda la historia del cine).

A partir de ese momento se produjo su despegue internacional. Sin dejar de colaborar con los grandes directores italianos de su generación, como Pasolini, Bertolucci, Tornatore o Montaldo –para el que compuso la inolvidable música de Sacco y Vanzetti, cantada por Joan Baez-, Morricone se volvió un habitual del cine norteamericano., trabajando entre otros muchos con John Carpenter en La Cosa, Brian de Palmaen Los Intocables, Terrence Malick en Días del Cielo (por la que consiguió su primera nominación al Oscar) o Roland Joffe en La Misión (su segunda nominación). También, en España, compuso la música de ¡Átame! (1990), de Pedro Almodóvar.

La obra de Morricone es tan gigantesca como su personalidad artística: más de quinientas bandas sonoras para cine y televisión así como un centenar de composiciones para orquesta clásica.

Ha ganado a lo largo de su carrera, entre una multitud de galardones, tres premios Grammy, tres Globos de Oro, seis Bafta, un León de Oro del Festival de Venecia, un Oscar honorífico al conjunto de su carrera en 2006 y otro, diez años más tarde, por Los odiosos ocho, película dirigida por uno de sus más rendidos admiradores, Quentin Tarantino.

En 2020 ganó, junto a otro de sus grandes compañeros de profesión, John Williams, el Premio Princesa de Asturias.