• Tienda
  • Cultura Fnac
Recomendaciones | Hogar

Fnac Home Belleza: Ponte guap@

Culturafnac
Por Culturafnac
El 05/07/2017
332
Fnac Home Belleza: Ponte guap@

 

El arranque de la temporada estival trae consigo propósitos de rélax, pero también muestra la incuestionable verdad frente al espejo. Llego el tiempo de las depiladoras

 

Con la llegada del verano, la tendencia de lucir palmito tanto en ellas como en nosotros se convierte en algo habitual. Un buen bikini o bañador, una figura que nos haga sentir cómodos, y cómo no, un cuerpo libre de vello. Para muchos, se trata de mimarse, para otros cuidarse y algún que otro lo toma como higiene. De cualquier modo y en los tiempos que corren, para nadie es un secreto que la depilación se encuentra en la fase primordial para muchos en su ritual de belleza, cuidado e higiene. Los datos están ahí, más del 88% de la población masculina reconoce haberse depilado o rasurado el vello corporal en alguna que otra ocasión. Y es que, ya sea para verse más atractivo, practicar algún deporte o simplemente por comodidad, existe una gran variedad de métodos y alternativas para la depilación.

Pero vayamos por partes, cada vez son más las diferentes alternativas que existen para la depilación. Todas ellas enfocadas a la comodidad y sobre todo eficiencia del tiempo. Atrás quedan las cuchillas que solían usarse y que tantos cortes hacían si excedías un poco la fuerza, sobre todo en zonas más sensibles o donde por su forma, no terminaban de adaptarse a la superficie del cuerpo. Tampoco la cera no es la mejor amiga para muchos, ya que, aun siendo efectiva, va de la mano con un adjetivo que muestra su reticencia a gustarnos… y es que es bastante dolorosa. Ya sean en caliente o en frío, tirar de la banda se convierte en una odisea que a muchos les hace ver, literalmente, las estrellas. Pero no todo queda ahí, las cremas depilatorias tuvieron su momento álgido, el hecho de hacer desaparecer el vello corporal sin necesidad de percatarse de ningún dolor o sensación, se merecía cuanto menos una oportunidad. Pero nada más lejos de la realidad, su fórmula no conseguía que funcionase tal como anunciaba y en algunos casos, hasta reflejaba algún tipo de reacción con la piel.

 

belleza y depilación

 

Pero la cosa cambia cuando a muchos se les pregunta por el método que más confianza le dé a la hora de practicar la depilación. Probablemente, más del 60% respondan que las maquinillas y rasuradoras sean el mejor aliado, tanto para ellas como para nosotros. Y es que, a la comodidad que supone poder hacértelo en apenas 15 minutos, hay que sumarle el valor añadido que te dan de cara a su posterior uso y por ende, la durabilidad a lo largo de los años. Dentro de la propia familia de maquinillas y rasuradoras existe una gran variedad que se ajusta a cualquier gusto y necesidad, partiendo desde primeros precios hasta máquinas que consiguen un acabado deseable.

 

Para ellas, la más común y conocida por todas, es la mítica Silk-épil. Pequeña, robusta y eficaz a partes iguales. Diferenciadas por tu tamaño, sonido y forma, son bastantes marcas las que trabajan esta pequeña gran aliada. Braun, Panasonic, Philips… Contienen diferentes cabezales, lo que permite que su uso sea totalmente personalizable. Debilitan el crecimiento del vello a medida que se use con el paso del tiempo, además dejan una piel suave y sin heridas. Funcionan a través de electricidad y la gran mayoría poseen baterías para facilitar el movimiento, la comodidad y la experiencia de la depilación. Pero la tendencia en los últimos años apuesta por la depilación láser y máquinas de depilación con luz. Con estas últimas nos encontramos ante una evolución que apuesta por la erradicación del vello y su posterior crecimiento de cara al paso del tiempo. Esto se consigue gracias a la debilitación de los folículos pilosos, por lo que a través de su uso, el crecimiento del vello se verá cada vez más mermado. Contienen además, diferentes niveles de energía, lo que otorga mayor o menor intensidad a la eliminación del pelo en función de la zona en la que se use.

 

belleza y afeitado

 

En cambio y para nosotros, las cuchillas de afeitar en su mayoría pasan a una mejor vida en cuanto el cuerpo se refiere. Actualmente existe una gran variedad de máquinas que ayudan a que pasar por ese proceso de la depilación sea coser y cantar. Por ejemplo, afeitadoras corporales con cuchillas eléctricas que hacen que por cada pasada, el vello quede prácticamente rasurado e imperceptible. De este modo, se evita el pasar varias veces por la misma zona la maquinilla para que quede limpia y suave. Contienen diferentes tipos de cabezales. Aquellos que quieran conservar un pequeño nivel de vello (recordemos que en la variedad está el gusto) pueden hacerlo sin ningún tipo de problema. Funcionan a través de baterías, lo que a la larga proporciona y convierte en un ahorro su uso frente a desechables que a día de hoy se comercializan. Pero, ¿y la barba? En mayor o menor medida, la retocamos o perfilamos una vez a la semana o cada dos. Pues bien, marcas como Philips, Braun o Babyliss contienen en su catálogo afeitadoras que permiten personalizar la cantidad o el nivel de barba que el usuario considere oportuno llevar. Así pues, sin perder la misma y aquellos que la consideren una señal de su identidad, pueden dejarla a su gusto y medida sin grandes complicaciones.


Si bien el vello es como ese ave fénix que habita con nosotros y en nosotros, hay métodos muy efectivos para combatirlo y dominarlo a nuestro antojo sin recurrir a centros profesionales. Con opciones meramente económicas, suponen una agradable experiencia que consiguen que nos veamos mejores y sobretodo, quitarnos un “peso” de encima.

 


Texto:
Daniel Hidalgo (Fnac Sevilla)

Tu valoración : Je détesteJe n'aime pasCa vaJ'aimeJ'adore