Francisco Ibáñez

Francisco Ibáñez Talavera (Barcelona, 1936) es un dibujante y guionista de cómics conocido por ser el padre de los populares personajes Mortadelo y Filemón y una de las principales influencias para las generaciones de dibujantes posteriores.Su...
Leer Biografía
Francisco Ibáñez

Francisco Ibáñez Talavera (Barcelona, 1936) es un dibujante y guionista de cómics conocido por ser el padre de los populares personajes Mortadelo y Filemón y una de las principales influencias para las generaciones de dibujantes posteriores.

Su afición a los cómics le viene desde su infancia, pues con tan solo 11 años publicó su primer dibujo en la revista Chicos, al tiempo que terminaba sus estudios de primaria. Tras ellos continuó su formación en Contabilidad, Banca y Peritaje Mercantil, que le proporcionaron en el año 1950 un trabajo como botones en el Banco Español de Crédito.

A pesar de haber conseguido un buen trabajo para los años que transcurrían, Ibáñez nunca olvidó su verdadera vocación, por lo que compaginó su empleo con colaboraciones en revistas como La hora del recreo, Chicolino, El Barbas o Liliput, así como en las dos publicaciones de humor de la Editorial Marco: La Risa e Hipo, Monito y Fifí. De la mano de estas últimas comenzó a ganar popularidad y a mostrar el estilo que marcaría sus futuras creaciones.

En el año 1957, los ingresos de Ibáñez como dibujante sobresalían sobre los de botones, por lo que vio su gran oportunidad de dedicarse de pleno a sus dibujos y decidió dejar su trabajo. Fueron años en los que, además de sus colaboraciones con la Editorial Marco, fue fichado por la revista Paseo Infantil.

En ese mismo año también comenzó a trabajar para la prestigiosa Editorial Bruguera (editora de los famosos Zipi y Zape, Doña Urraca, Don Pío o La familia Cebolleta). En ella comenzó su actividad con dibujos de chistes e historietas tras los que, meses después, nacerían sus personajes más populares: Mortadelo y Filemón. Las historias de la pareja de detectives comenzaron publicándose en la revista Pulgarcito pero con un estilo más parecido al de Sherlock Holmes en lo que se refiere a su indumentaria. Sin embargo, Ibáñez pronto les dotó de su estilo actual.

Al mismo tiempo, el dibujante catalán fue creando algunos de sus otros personajes más conocidos para las revistas de la editorial como ‘El botones Sacarino’ (El DDT, 1963), ‘Rompetechos’ (Tío Vivo, 1964) y ‘Pepe Gotera y Otilio’ (Tío Vivo, 1966).

Casi una década después del origen de Mortadelo y Filemón (1958), en el año 1969 surgió la revista Gran Pulgarcito y, con ella, las historias que hasta el momento ocupaban simplemente una o dos páginas pasaron a convertirse en entregas largas. La primera de ella fue ‘El sulfato atómico’, con la que Bruguera creó su colección ‘Olé’ y que obtuvo gran éxito entre los lectores. Ibáñez se había alzado como un autor notable que, en años sucesivos, recibió el premio Aro de Oro (ediciones de 1969, 1974, 1975 y 1976) por sus conocidos personajes.

A raíz del éxito obtenido, Bruguera explotó a la pareja de detectives cono revistas como Mortadelo (1970), Super Mortadelo (1972), Mortadelo Gigante (1974) o Mortadelo Especial (1975), e Ibáñez se vio obligado a trabajar únicamente en las historias del dúo para alcanzar las 40 páginas semanales que le exigían. Esta situación se mantuvo hasta el año 1985, cuando el guionista abandona la editorial –que se quedó con los derechos de Mortadelo y Filemón- para pasar a trabajar con la Editorial Grijalbo, donde a partir de 1986, fue creando nuevos personajes para la revista Guai! como Chicha, Tato y Clodoveo, de profesión sin empleo y 7, Rebolling Street.

Durante los dos años siguientes desarrolló las historias de estos personajes, al tiempo que la Editorial Bruguera anunciaba su cierre y, en 1988, entró a formar parte de Ediciones B, que adquirió el fondo editorial de Bruguera, incluidos los derechos de Mortadelo y Filemón, cuyas historias Ibáñez pudo retomar con un estilo renovado que trataba la realidad del momento a lo largo de seis álbumes al año.

A día de hoy, las publicaciones de Francisco Ibáñez han vendido más de 100 millones de ejemplares y la serie Mortadelo y Filemón ha sido publicada en países de todo el mundo (Portugal, Francia, Alemania, Grecia, Suecia, Dinamarca, Italia o Brasil, entre otros) e incluso ha sido adaptado al ciney TV en numerosas ocasiones.

Entre algunos de sus reconocimientos se encuentran la el Gran Premio del Salón Internacional del Cómic de Barcelona (1994), la Medalla de Oro al Mérito en las Bellas Artes de 2001, el Premio Oso a la labor de una vida del Salón Internacional del Cómic de Madrid (2002) y un homenaje que humoristas como Joaquín Reyes, Carlos Areces, Eva Hache, Ana Merino o Tomás Fernando Flores le rindieron con motivo del 60 aniversario del nacimiento de Mortadelo y Filemón.