Frank Sinatra

Francis Albert Sinatra (Hoboken, Nueva Jersey, 1915 – Los Ángeles, 1998) fue uno de los cantantes y actores de mayor relevancia del siglo XX, caracterizado por una melodiosa voz, interpretaciones expresivas en las que su voz se situaba...
Leer Biografía
Frank Sinatra

Francis Albert Sinatra (Hoboken, Nueva Jersey, 1915 – Los Ángeles, 1998) fue uno de los cantantes y actores de mayor relevancia del siglo XX, caracterizado por una melodiosa voz, interpretaciones expresivas en las que su voz se situaba por encima de los instrumentos, su dominio de la respiración y su habilidad de oído absoluto, es decir, de identificar las notas musicales de forma aislada. Todas estas cualidades, unidas a sus románticas letras fusión entre jazz y música comercial, le encumbraron como ídolo juvenil y como uno de los artistas de mayor talento e influencia para otros artistas posteriores.

Hijo de inmigrantes italianos, Natalina y Antonino, su interés por la música comenzó a los 10 años, cuando actuaba en la taberna de su padre imitando el estilo de su ídolo Bing Crosby. Tras una adolescencia marcada por su abandono del instituto, una época de pandillero con varios encontronazos con la policía y trabajos como repartidor de periódicos y cronista deportivo, inició una relación sentimental con una joven llamada Nancy Barbato, con la que contrajo matrimonio en 1938. Fue con ella con quien vería actuar a Bing Crosby y a Carlos Gardel. La iniciativa de su esposa por acercarse a Gardel y hablarle de lo buen cantante que era su marido y las malas influencias con las que se relacionaba hicieron que el artista argentino sugiriese a Sinatra presentarse al concurso radiofónico Major Bowes Amateur Hour. Y así lo hizo junto al trío Three Flashes, que para la ocasión se denominó Hoboken Four. El resultado no pudo ser mejor: el grupo ganó el primer premio, que incluía una gira de conciertos.

Tres meses después, Sinatra abandonó la gira y, tras dar varios conciertos, entró como vocalista de la orquesta de Harry Arden y su nombre comenzó a sonar en la radio neoyorkina. Pronto su talento le llevaría a ser uno de los cantantes más solicitados. El primero en hacerlo fue el trompetista Harry James, que le invitó a formar parte de un nuevo grupo que estaba formando. El segundo, y responsable del lanzamiento definitivo de su carrera, fue Tommy Dorsey, que le invitó a sustituir a su anterior vocalista. Con este realizó varios conciertos e interpretó la canción I’ll never smile again, que alcanzó el primer puesto en la lista Billboard y supuso su despegue.

La incipiente fama adquirida por el artista de Nueva Jersey alimentó sus ambiciones de triunfar en solitario, por lo que abandonó la banda para iniciar una carrera como solista en la que llenaba las salas con jóvenes adolescentes cautivadas por su talento y su físico. Corría el año 1944 cuando comenzaron a lloverle los contratos musicales e incluso cinematográficos, con proyectos como el programa radiofónico El show de Frank Sinatra y la película The house I live in, por la que un año después recibiría el Óscar honorífico.

En los 50, sin embargo, sus escarceos amorosos con la actriz Lana Turner comenzaron a hacer mella en su imagen de hombre felizmente casado. Aunque trató de ocultarlo, fue con la actriz Ava Gardner con la que estos escándalos se corroboraron. Tras hacerse pública su relación, su mujer Nancy (con la que había tenido tres hijos en común, Nancy, Francis y Tina), pidió el divorcio y contrajo matrimonio con Gardner, con la que vivió una etapa de rupturas y reconciliaciones que terminaría en 1957. Fue una época en la que un problema vocal le obligó a abandonar temporalmente su carrera musical, y en el que la imagen deteriorada del artista y un estilo considerado como un poco anticuado provocaron que, a pesar de exitosos álbumes como Come Fly'll with me (1958), al finalizar su contrato con la discográfica Columbia, no fuese renovado ni tampoco recibiese otras ofertas.

El remontar de Frank Sinatra llegaría en 1954 pero esta vez en el cine: tras luchar duramente por obtener un papel en la película De aquí a la eternidad, obtuvo el Óscar a Mejor actor secundario y los contratos volvieron a llamar a su puerta, participando en películas como Ellos y ellas (1955) junto a Marlon Brando y Alta sociedad (1956) con su gran ídolo Bing Crosby. En el terreno musical, la discográfica Capitol Records le ofreció un contrato con el que volvió a recuperar su fama. Comenzó también en esa época a relacionarse con el actor Humphrey Bogart y su grupo de amigos llamado Rat Pack, del que formaban parte Lauren Bacall y Judy Garland, otras de las actrices con las que se le relacionó sentimentalmente.

Los años 60 marcaron una nueva etapa para el artista, que rompió su contrato con Capitol para fundar su propio sello, Reprise, con el que por fin lograría la libertad que ansiaba en cuanto a la selección de melodías y la grabación en las fechas que él quería para adelantarse a otros artistas, algo que Capitol nunca le permitió hacer. Fueron años de éxito para el cantante, que participó con gran notoriedad en la gala de inauguración del presidente Kennedy (1961) y actuó junto a Elvis Presley en televisión, pero también en los que su afición al juego vino acompañada de problemas con la policía y el secuestro de su hijo Frank.

Entre conciertos y películas, en 1964 contrae su tercer matrimonio con la joven actriz Mia Farrow, a la que había conocido en el rodaje de El coronel Von Ryan, una unión que duró apenas un año, tras la que continuó con grabaciones, giras y películas como La mujer de cemento (1967) o El detective (1968). Después de una intensa actividad, a principios de los 70 se tomó unos años de descanso, incluso llegó a realizar un concierto de despedida en 1971, pero dos años más tarde regresaría con mayor fuerza que nunca: casado por cuarta vez con Barbara Marx, grabó exitosas canciones como New York, New York, Strangers in the night o I’ve got you under my skin, realizó giras internacionales por Europa, Oceanía y el Extremo Oriente.

El éxito de Frank Sinatra continuó durante la siguiente década, repleta de giras y conciertos, y volvió a participar en la gala inaugural de la presidencia de Ronald Reagan (1981). Fue también el año en el que celebró su 40 aniversario en el mundo de la música con un directo en el Caesar's Palace de Las Vegas y en el que rodó la película, El primer pecado mortal que, junto a Cannonball Run II (1984), fueron sus últimas interpretaciones cinematográficas.

1984 fue también el año de grabación de su último disco, L.A. is My Lady, un homenaje a la ciudad de Los Ángeles, tras el que realizó una gira por todo el país y años de promociones, conciertos y colaboraciones con artistas como Liza Minnelli.

Ya llegados los 90, celebró su 50 aniversario musical con una gira en la que el deterioro físico del cantante comenzó a hacerse patente. Aún así, sus problemas de vista y oído no le impidieron grabar un exitoso disco de duetos en 1993 junto a importantes artistas como Barbra Streisand, Liza Minnelli, Aretha Franklin, Julio Iglesias o Bono (U2) y una segunda edición, Duets II (1995) con el que ganó el Grammy a toda su carrera.

Tras su último concierto en una fiesta privada celebrado en 1995 ante alrededor de 1000 personas, los siguientes años transcurrieron entre importantes problemas físicos del cantante, que acabaron con su vida en su residencia de Hollywood en el año 1998.

Ganador de 10 premios Grammy, un Óscar y la Medalla de Oro del Congreso estadounidense, la leyenda de Frank Sinatra siempre continuará viva.