Fray Luis de León

Representante castellano de la explosión cultural europea del siglo XV Fray Luis de León (1527-1591) es ejemplo del ansia por el conocimiento que palpitaba en los hombres cultos de la época, siendo religioso cursó teología en la prestigiosa...
Leer Biografía
Fray Luis de León

Representante castellano de la explosión cultural europea del siglo XV Fray Luis de León (1527-1591) es ejemplo del ansia por el conocimiento que palpitaba en los hombres cultos de la época, siendo religioso cursó teología en la prestigiosa universidad de Salamanca, dedicó su capacidad intelectual también a la creación poética y la astronomía, de gran importancia pues impulsó el cambio del calendario juliano al calendario gregoriano

Ejemplo del intrincado juego de religiones que se vivió en los siglos XIV y XV en la Península Ibérica, Fray Luis descendía de familias judías convertidas, viviendo desde muy pronto imbuido en la religión católica, su carrera le llevaría a alcanzar la cátedra antes de los cuarenta años. La desempeñaría dentro de la Orden de los agustinos lo que, para pesar suyo, le llevó a verse envuelto en las intrigas entre diferentes órdenes eclesiásticas para obtener más influencia durante el reinado de Felipe II. Su brillantez atrajo, además de admiración, celos que cristalizaron en acusaciones penales por haber traducido el Cantar de los Cantares del latín al castellano, a petición de Isabel Osorio, dando una versión como poema de amor, eliminando los sentidos alegóricos de los textos sagrados. Está esa obra llena de un repertorio simbólico tomado de la tradición clásica grecolatina pero también de la hebrea, dándole una pátina sensual al fundido espiritual con lo divino usando el propio amor terrenal cómo reflejo del divino “… miel y leche están en tu lengua, y el olor de tus arreos como el olor del Líbano…”. Finalmente salió de prisión tras haber aprovechado su estancia de cuatro años para escribir De los nombres de Cristo y diversas poesías, obras en las que el deseo de apartamiento, de retiro solitario en la Naturaleza en busca del conocimiento y paz espiritual predomina, con un estilo sobrio, austero al tiempo que armónico, muchas veces llena de un poderoso deseo de fundirse con Dios. Fray Luis forma parte de la madurez de la escuela ascética española, al lado de Teresa de Jesús y San Juan de la Cruz, y sería tan grande el impacto entre sus contemporáneos de su poesía que grandes cómo Cervantes, Lope o Quevedo le dedican elogios cuando no se dedican a editarla...

Para 1578 fue comisionado para una de las mayores empresas que tenía el Papado en ese momento, la reforma del calendario, al tiempo que intentaba sacar tiempo para revisar sus poesías, a una intensísima labor universitaria teológica que volvió a ponerle en el punto de mira de la Inquisición, al intercambio y colaboración con Teresa de Jesús, así como a labores encomendadas por la orden a la que pertenecía, los agustinos. Un vibrante trabajo intelectual que le mantuvo ocupado hasta su muerte, en 1591.