• Tienda
  • Cultura Fnac
Blog

Guerras, ruido de fondo

Adolfo García Ortega
Por Adolfo García Ortega
El 27/03/2018
478
Guerras, ruido de fondo

 

1. Hoy deseo escribir –con la alegría de haber leído un libro excepcional–, de la última novela de mi compañero de blog en Cultura FNAC Agustín Fernández Mallo, Trilogía de la guerra, novela con la que se ha alzado con el prestigioso Premio Biblioteca Breve 2018, de Seix Barral. Me ha recordado a muchas otras obras y a muchos otros autores en cuya estela Fernández Mallo y su novela se enmarcan: posee el mismo impulso o aliento de esas novelas ambiciosas, meticulosas, inesperadas y completas, en las que todo está vinculado pero nada está repetido, de Roberto Bolaño, de W. G. Sebald, de Steven Tesich, de J. Eugenides, de E. L. Doctorow, de Annie Proulx o de Susan Sontag, por citar un puñado de magistrales escritores y escritoras en cuya compañía la novela de Fernández Mallo encuentra su lugar.

El título es certero y es equívoco, lo que lleva desde ahí mismo a adivinar que el autor nos va a deleitar con un gigantesco mosaico de juegos, juguetes, laberintos y reflexiones (profundas, ingeniosas, poéticas, físicas y química ¡exactas!) a lo largo de una narratividad poderosa y madura. Quizá sea esta obra la madurez esperada de un autor tan singular, original y riguroso como es Agustín Fernández Mallo. Pero volviendo al título: es, en efecto, una “trilogía”, ya que el libro presenta en su interior tres novelas diferentes, aparentemente desconectadas, pero en realidad sutilmente ligadas por hilos, situaciones y aconteceres que emergen en las tres novelas con una gran astucia narrativa. Y trata “de la guerra”, pero no solo y no mucho, salvo que la vida sea, como parece, una variante de todas las guerras.
La fuerza literaria de las tres novelas llama la atención en un país como España, en general volcado y cegado, por ignorancia, al género negro (que es un tipo de género que no avanza, que siempre da el mismo libro y los mismos hechos, por no decir la misma escritura). Así que diré esto y lo defenderé en cualquier tribunal: la primera novela de la trilogía es una de las mejores novelas españolas que he leído. La segunda novela es una de las mejores novelas norteamericanas que he leído. Y la tercera, es una de las mejores novelas europeas que he leído.

La primera (Combustibles fósiles) gira en torno a unos hechos que arrancan en la isla gallega de San Simón y tienen a la guerra civil de fondo o excusa, si bien la peripecia del narrador nos lleva por lugares tan alejados como Nueva York y Montevideo. La segunda (Mickey Mouse ha crecido y ahora es una vaca) es la vivencia de un anciano norteamericano, de corte reaccionario, piloto en Vietnam y ¡sobre todo! “cuarto” astronauta del primer vuelo a la Luna –apenas conocido por ser el encargado de hacer las fotos a todos los demás–. Y la tercera (Los amos de la noche) versa sobre un viaje –que revive, a su vez, otro viaje anterior– de una mujer por la Normandía del desembarco aliando de 1944, si bien toda la historia es la radiografía vital de esa mujer.

 

2. En las tres novelas, el concepto “guerra” está como un ruido de fondo que se traduce en puntuales y muy lúcidas reflexiones sobre el papel de las guerras contemporáneas y su transmutación en “vida corriente”. Una vida corriente que aplaca, por asimilación, la brutalidad destructiva y la reproduce en una brutalidad normalizada e identitaria. Es esa imagen maravillosa y simbólica que aparece en la novela cuando se equipara un gran castillo de fuegos artificiales con “más o menos” lo que un soldado vive en una guerra. Las guerras –espectáculo mediático mediante– son grandes estallidos, ruidosos, coloristas y destructivos. Más o menos lo que hace la humanidad cuando juega con su juego de mesa favorito, la muerte organizada.

Pero no me detengo en ese punto (la guerra) ni el autor se detiene en ese punto, porque el libro de estas tres novelas-en-una fascinantes es mucho más, promete una progresión de personajes y cumple su promesa dándonos un catálogo de seres increíbles. Lo gozoso de este libro es el mosaico de historias que encierra, largas y cortas, cortas y mínimas, inmensas y microscópicas. Escondida en cada trecho está la sorpresa, a veces el artificio y la voltereta, pero ambos, artificio y voltereta, son tan genuinamente literarios que al final dan al lector el regalo del asombro. Este libro regala, regala dadivosamente muchas cosas. Responde a un concepto de literatura muy importante y trabajado, ese que Umberto Eco y Milan Kundera reivindicaron para una novela adulta, que tenga raíces profundas y avance haciendo avanzar, a su vez, la historia de la literatura. También enseña, enseña a leer y a escribir, por ejemplo, es decir, a fabular y aceptar la fábula que el escritor propone como una chistera de mago genial. Y absorbe, porque está narrado de una manera que se desea continuar adictamente y que no se termine nunca. Si tuviera que recomendar a alguien un libro que cause por igual inquietud y felicidad, búsqueda y encuentro, elegiría esta trilogía de Fernández Mallo, sin duda, con total garantía de acierto.

Tu valoración : Je détesteJe n'aime pasCa vaJ'aimeJ'adore
1 producto(s)
Trilogía de la guerra

Trilogía de la guerra

Agustín Fernández Mallo Ver todo tu universo Normal | Libro | Seix barral | marzo de 2018 Desde: 19,95€