• Tienda
  • Cultura Fnac
Recomendaciones | Cómic

Hokusai: El viejo pintor loco

Culturafnac
Por Culturafnac
El 19/06/2019
866
Hokusai: El viejo pintor loco

Panini recupera una de las obras más emblemáticas de Shotaro Ishinomori, el rey del manga, como es la biografía del pintor japonés más célebre e influyente de todos los tiempos.

 

hokusai - comic

 

Resulta un poco desolador que en nuestro país, que parece bastante claro que el manga está del todo establecido, no ya como una alternativa al cómic occidental, sino como una entidad que en más de un caso incluso lo supera, apenas hayan sido publicadas obras de Shotaro Ishinomori, bautizado en su país de origen como el Rey del Manga (se completa así el más alto nivel de la realeza comiquera junto a Jack Kirby, el otro Rey al otro lado del charco), uno de los discípulos más aventajados de Osamu Tezuka, el dios del manga (un peldaño por arriba en la escala de grandeza, y este sí más conocido en nuestro país), y el autor nipón que, incluso a día de hoy poco más de veinte años después de su muerte, sigue ostentando el record Guinness de producción de cómic, no ya sólo de Manga, con más de 128.000 páginas de más de 770 títulos en más de 500 tomos.

Ahora tenemos el placer de volver a disfrutar de su "Hokusai", tras su paso por la descatalogada edición de EDT, en una lujosa edición por parte de Panini, donde afronta la biografía del pintor y dibujante japonés conocido por 'La gran ola de Kanagawa', uno de los grabados japoneses de Ukiyo-e (las llamadas Pinturas del mundo flotante) más reproducidos y exportados de este estilo. No es que podamos comparar con el resto de su obra, pero lo cierto es que esta biografía en manga se aleja un poco de su estilo habitual. El que fuera autor de lo que se considera el primer manga de ciencia-ficción, 'Ciborg 009', llamada originalmente 'Kamen rider' (y pionera del tipo de historias de varios héroes con diferentes poderes uniéndose, tipo Powers Rangers), hace un estudio bastante pormenorizado de lo que son los distintos aspectos de la vida del artista, su lado más personal por una parte y la persecución de la perfección en el arte del dibujo por otra, haciéndoles confluir con bastante fluidez y elegancia, sin deslucir ninguna de ellas y sin caer en exceso en mitificaciones ni falsas idealizaciones de la persona.

 

hokusai-comic-2

 

Y es que Katsushika Hokusai tuvo que ser un tipo curioso cuanto menos, tal y como dejan entrever las muy bien documentadas páginas de Ishinomori. Formó varias familias que o se rompieron o abandonó, con varios hijos reconocidos y otros no, mientras buscaba aprender todas las técnicas existentes de dibujo y grabado, con tal ahínco y auto-exigencia, que se hacía llamar el viejo pintor loco y afirmó justo antes de morir que si hubiera disfrutado de cinco años más de vida habría alzando la maestría total. Cuando empezaba a destacar en algún estilo u obtenía fama en el círculo de la burguesía japonesa, que era quienes compraban su obra, cambiaba de nombre para empezar de cero y desarrollar otra técnica diferente. Era conocido por su temperamento caótico y aparentemente caprichoso supeditado por entero a su arte, con abandono de encargos por el que le habían pagado altas sumas de dinero por los más (aparentemente) peregrinos motivos, airadas discusiones con editores y grabadores, y enfrentamientos que llegaron a las manos con otros artistas con lo que trabajara, aunque les admirara profundamente, como se puede ver en uno de los capítulos más conseguidos cuando se embarca en la realización de un libro ilustrado y se instala por su cuenta y riesgo en la propia casa del escritor, desbarajustando su ordenada vida.

Gustaba de estar viajando todo el tiempo, ya fuera sólo o acompañado de algún discípulo o hijo, sin mostrar diferencia afectiva en cualquier caso; le disgustaban las posesiones materiales y defendía que la única manera de conocer mundo y poder dibujarlo todo era precisamente viajar y observar. Célebre era su debilidad por las mujeres, siendo un habitual de los burdeles y tabernas de allí donde fuera, dejando deudas por su paso, aunque por lo visto sin dejar a ninguna mujer insatisfecha incluso a avanzada edad. Pero a la hora de dibujar, su disciplina era ejemplar y su control de los trazos, maestral, como la ocasión que, dispusiéndose a dibujar frente al Shogun y su corte, sufrió un salpicón en la hoja en blanco y cambió rápidamente lo que tenía en mente para dibujar e improvisó un hermoso dragón para simular que el percance había sido completamente intencionado, con el entusiasta aplauso del mandatario y su séquito. Además, tradicionalmente se le atribuye el acuño del término manga para definir el cómic japonés, al llamar así a su libro de bocetos, con más de 5.000 dibujos que documentaban todo lo que observaba con trazos directos y definidos, en lo que podría ser un claro precursor del dibujo limpio y en blanco y negro propio del manga.

 

hokusai-comic-3

 

Ishinomori acierta en una estructura de la narración no lineal, saltando de una época a otra a lo largo de sus noventa años de vida según sea la idea a mostrar en las escenas relativas a su carácter, o en el camino a perfeccionar su técnica en las diferentes escuelas de dibujo. Siendo dibujante de la época que es, el dibujo no es todo lo realista que cabría esperar, sino que se sirve de una síntesis casi caricaturesca, a la que acompaña con escenas con espontáneos momentos de humor muy absurdo, en ocasiones con ese matiz infantil tan propio del manga de Tezuka, combinadas con otras cuya seriedad formal o escenas de contenido erótico permiten definir a los personajes de manera directa y sencilla, acompañándolo de un diseño de personajes muy bien definido y donde el propio Hokusai se hace perfectamente reconocible en las distintas etapas y edades que se muestran. Y aunque este sea el centro de la narración, la coralidad del planten de personajes que se pasean entre sus viñetas permite mostrar un paseo por el Edo de la época, capital del shogunato en sus últimos tiempos, y ya una de las urbes más pobladas del mundo a la mitad del siglo XIX. La recreación de muchas de sus obras, como la de la famosa ola, las vistas de Edo o del Monte Fuji e incluso las de corte erótico, como el célebre sueño de la mujer del pescador, aparecen reproducidas de manera orgánica e integradas en la historia, cumpliendo una doble función de resortes narrativos y píldoras didácticas con gran fluidez y gusto. 

Ojalá esta edición suponga un poco más visibilidad de un autor tan importante para la historia del manga como Shotaro Ishinomuri, y empecemos a ver más obras suyas publicadas en nuestro país. Porque si están en la línea y al nivel de calidad de este 'Hokusai', nos estamos perdiendo mucho.

 

Texto: David Romera (Fnac.es).

Tu valoración : Je détesteJe n'aime pasCa vaJ'aimeJ'adore
1 producto(s)
Hokusai

Hokusai

Shotaro Ishinomori Bolsillo | Cómic | Panini | abril de 2019 Desde: 20,90€