• Tienda
  • Cultura Fnac
Recomendaciones | Tecnología

Inteligencia artificial: Un skynet filántropo

Culturafnac
Por Culturafnac
El 18/12/2017
635
Inteligencia artificial: Un skynet filántropo

 

La tecnología se ha vuelto una parte indispensable de nuestra vida. La Inteligencia Artificial (IA) tiene mucho que decir en esta nueva realidad

 

Quizás mi caso no sea el mejor exponente, por mi temprana afición a la tecnología y por todo aquello que suponga una innovación en el mundo de la electrónica, pero conozco muchos otros ejemplos que confirman mi teoría: hasta los neoludistas más extremos se ven seducidos en algún momento por aquello que rechazan. La necesidad de comunicación del ser humano, el extenso universo de las redes sociales, el crecimiento imparable del mundo virtual y la aplicación de la electrónica en todo tipo de hobbies acerca la tecnología, antes o después, incluso a aquellos que la desaprueban abiertamente. La realidad es que, a pesar de algunos, la tecnología nos rodea y es más fácil sucumbir a sus encantos que intentar nadar a contracorriente.


El motivo principal por el que nos seducen los smartphones, los televisores, ordenadores o altavoces entre muchos más, es, especialmente, el aprendizaje y la cercanía entre dispositivo y ser humano. El llamado “deep learning” permite a las máquinas reunir datos sobre el entorno que les rodea, memorizarlos y conservarlos para, posteriormente, usarlos como una base de conocimiento que les ayude a comprender y catalogar nuestros hábitos. El aprendizaje automático es el presente y futuro de la Inteligencia Artificial aplicada a la electrónica de consumo. Los métodos usados para su programación imitan nuestra estructura neuronal y evitan la elaboración constante de rutinas. Gracias a esto, las máquinas pueden aprender de nosotros y crear por sí solas sus propias instrucciones. No, no es la sinopsis de la próxima “Terminator”. Es una realidad hoy en día.

 

IA - Kirin 970 HUAWEI

 

Prueba de ello es el reciente IFA 2017, donde Huawei presentó su Mate 10. Y no fue la cámara, o la pantalla, lo que sus creadores quisieron destacar por encima de otros competidores. Se centraron en el flamante Kirin 970, que definieron como el primer procesador con inteligencia artificial para dispositivos móviles. Palabras mayores para un pequeño corazón electrónico, que, a pesar de su tamaño, integra una Unidad Neuronal de Procesamiento (NPU) que servirá para almacenar información relacionada con el aprendizaje, asimilando mayor número de funciones y, lo más importante, sin necesidad de conectarnos a la red.

Nuestros asistentes de voz son un claro ejemplo de esta limitación. Obviemos a Bixby cuyo protagonismo aún es muy discreto, pero ¿qué ocurre con Siri? El asistente de Apple es bastante activo y competente cuando se nutre de la ingente cantidad de datos de Internet, pero en el momento en que perdemos la conexión con la red, Siri pierde hasta su voz, y sólo podremos leer un mensaje en pantalla que nos avisa que sin conexión, ella no está disponible. El procesador del nuevo Mate 10 quiere solucionar, en parte, esta limitación. Su Unidad de Proceso Neuronal le permite almacenar gran parte de información sin necesidad de obtener datos de la nube. Será más rápido, más estable y más personalizado.

 

El nuevo modelo de procesador mejorará el reconocimiento de voz y los asistentes virtuales se beneficiarán de una escucha más precisa. Es una realidad que, hasta el momento, un entorno ruidoso o la distancia alejada al micrófono del smartphone provocaban que Cortana o Siri no entendieran correctamente nuestro mensaje, o lo tradujeran a una acción completamente diferente a la deseada. La Unidad de Proceso Neuronal del Mate 10 le ayudará a analizar nuestra voz con detalle y a poder reconocerla en ámbitos bulliciosos. Esta ventaja la aprovecharán los sistemas de traducción simultánea (no en vano el Mate 10 vendrá con una aplicación dedicada de Microsoft y que sacará todo el rendimiento posible al procesador). Si a estos avances sumamos los nuevos auriculares de Google, los Pixel Buds (muy orientados a la traducción instantánea), parece que en un futuro no muy lejano disfrutaremos de un diálogo fluido entre ciudadanos de lenguajes distintos.


El reconocimiento de imágenes es otro de los frutos de la Inteligencia Artificial. Google ya desarrolló un sistema de búsquedas en el que podemos usar una foto para obtener información sobre su contenido, pero la limitación de la conexión a internet vuelve a ser un problema. Los nuevos algoritmos de reconocimiento de imágenes permiten detectar la foto o el objeto que tenemos delante sin necesidad de redes móviles, y con una velocidad muy superior a la obtenida en la búsqueda internauta. Las ventajas son evidentes: velocidad y fiabilidad, además de la posibilidad de optimizar los recursos a la hora de disparar una fotografía: saturación de colores en el reconocimiento de paisajes, fondos desenfocados para retratos al detectar un rostro en el encuadre… A nivel comercial, es el sueño de toda marca: veo algo que me gusta, apunto con mi cámara y recibo enlaces para comprarlo. El secreto de la Inteligencia Artificial es, primordialmente, la anticipación a nuestras acciones.

 

La tendencia es evidente, y todas las marcas buscan el desarrollo de aplicaciones que analicen nuestro comportamiento y nos ofrezcan una experiencia personalizada. Hemos puesto de ejemplo el Kirin 970, pero la jugada de Apple con su Bionic A11 es similar. Los nuevos procesadores integrados en los smartphones buscan la interacción constante y un análisis concluyente de nuestro uso. Los smartwatches y las pulseras de monitorización aprovechan esto para recopilar nuestros kilómetros recorridos, la frecuencia cardíaca, las calorías consumidas, y arrojan un análisis profundo de nuestra actividad física cuando queremos mejorar o, sencillamente, conocer nuestro rendimiento deportivo. En momentos de reposo, el gadget de nuestra muñeca nos avisará, y nos animará a levantarnos de la silla, a caminar un poco más, a alcanzar ese objetivo y ser más activos. La experiencia de uso será personalizada, y éste es otro logro de la IA. Mi Fitbit se comportará de manera distinta dependiendo de qué muñeca la porte.


IA-Google - Pixel Buds y Clips


Google vuelve a demostrar que tiene mucho que decir en el mundo de la IA con la reciente presentación de Clips, una cámara cuya idea ya se planteó en otros proyectos anteriores sin demasiado éxito. La nueva aportación de los americanos consiste en una pequeña cámara que disparará automáticamente, cuando lo considere necesario o apropiado, aunque también podremos tomar la foto cuando nosotros queramos. La novedad de Clips es que la cámara analiza nuestras fotos más habituales, escanea el entorno que nos rodea y gracias a su Inteligencia Artificial será capaz de decidir el momento idóneo para inmortalizar. Cuanto más la usemos, más aprenderá de nosotros, más preciso será su filtro y menos tendremos que preocuparnos de ella. Este es otro concepto fundamental de la IA: la necesidad de aportar datos para que la efectividad del aprendizaje sea cada vez mayor.

  

En un futuro que se antoja cercano tras los últimos lanzamientos, la IA permitirá el desarrollo de aplicaciones con contenido personalizado, gracias a la interconexión de datos entre ellas. Actualmente todos recibimos recomendaciones en el navegador GPS de nuestro terminal, reconocer la dirección de casa, de nuestro trabajo, de los lugares comunes que visitamos… pero el siguiente paso es la recomendación de localizaciones basada en nuestras aficiones. Imaginemos que soy un fan de la cultura japonesa, y tengo anime en mi app de lectura o escucho música oriental en Spotify. El GPS podrá recomendarnos restaurantes asiáticos gracias a este aprendizaje, por ejemplo, y cada aplicación cambiará su comportamiento de acuerdo a nuestros hábitos: la personalización absoluta.


Estas recomendaciones individualizadas no sólo viven en los dispositivos móviles. Mi televisor inteligente sabe qué es lo que más me gusta, así como la web de Fnac que me recuerda lo último que visité, o Netflix que sabe reconocer mis géneros favoritos y me ahorra tiempo buscando algo que me interese… Lo decía al principio de este artículo: la tecnología quiere facilitarnos la vida, y la Inteligencia Artificial contribuirá a ello.

 

Texto: Rafael Lázaro (Fnac Sevilla)

Tu valoración : Je détesteJe n'aime pasCa vaJ'aimeJ'adore
3 producto(s)s
Huawei Mate 10 5,9

Huawei Mate 10 5,9" negro

Smartphone Desde: 219€
Apple iPhone X 256GB Gris espacial

Apple iPhone X 256GB Gris espacial

Smartphone Desde: 677€
Smartband Fitbit Alta HR Fucsia Talla S

Smartband Fitbit Alta HR Fucsia Talla S

Smartband Desde: 106,79€