John Wayne

Marion Robert Morrison (Iowa, 26 de mayo de 1907- Los Ángeles, 11 de junio de 1979), conocido como John Wayne o The Duke (El Duque),? fue un actor estadounidense protagonista por excelencia del género western, en el que encarnó a algunos de sus...
Leer Biografía
John Wayne

Marion Robert Morrison (Iowa, 26 de mayo de 1907- Los Ángeles, 11 de junio de 1979), conocido como John Wayne o The Duke (El Duque),? fue un actor estadounidense protagonista por excelencia del género western, en el que encarnó a algunos de sus mejores personajes, especialmente bajo las órdenes del director John Ford.  A pesar de que su imagen se asocia a la de los vaqueros americanos de aspecto rudo y varonil, Wayne se desenvolvía con soltura en otros géneros como la comedia romántica, aventuras, dramas o películas policíacas, para los que su presencia fue requerida en múltiples ocasiones, de hecho, ostenta el récord de mayor cantidad de papeles protagonistas en la historia del cine con un total de142.

El actor nació en la localidad de Winterset (Iowa) y vivió allí hasta los 3 años, cuando toda la familia se trasladó a la localidad de Glendale, en California. Allí era frecuente ver al pequeño paseando con su perro, Little Duke, por lo que los vecinos comenzaron a llamarle Duke, apodo que adoptó con satisfacción dado que no le gustaba su nombre.

Durante su etapa en secundaria destacó como un excelente jugador de fútbol americano, incluso siendo reclutado por la Universidad del Sur de California, pero una lesión mientras nadaba truncó su trayectoria deportiva, algo que incluso le hizo perder la beca que se le había concedido, motivo por el que no pudo terminar sus estudios en esa universidad. Sin embargo, sus tratos con el actor Tom Mix, con el que intercambiaba trabajos temporales en estudios de cine a cambio de entradas para partidos de fútbol, le abrieron una nueva puerta: el cine. Así, gracias al intérprete lograría algunos pequeños papeles que le pusieron en contacto con el director John Ford, con el que en el futuro rodaría múltiples films.

Su debut como protagonista fue en el western La gran jornada (1930) bajo el nombre de John Wayne, que el director de la cinta Raoul Walsh le puso en honor al general de la Guerra de la Independencia de los Estados Unidos Anthony Wayne. A pesar de que fue un fracaso en recaudación, le abrió las puertas a nuevos títulos como Jinetes del destino (1933), El tejano afortunado (1934) o La diligencia (1939), en cuyos rodajes aprendió a cabalgar y otras habilidades de riesgo. Con estas películas se convirtió en una estrella de tal magnitud que incluso la televisión reclamó su presencia en la serie Los tres mosqueteros, una adaptación de  la novela de Alejandro Dumas a los tiempos modernos.

Tal fue la proyección adquirida por el actor durante la década de los 30 que, en los siguientes años, el director John Ford le convirtió en protagonista de más de una veintena de sus películas, entre ellas títulos como Fort Apache (1948), La legión invencible (1949), Río Grande (1950), El hombre tranquilo (1952), Centauros del desierto (1956), Escrito bajo el sol (1957) o El hombre que mató a Liberty Valance (1962), entre muchas otras.

Del mismo modo, otros directores como William A. Wellman y Howard Hawks le dieron algunos de sus mejores papeles. Con el primero rodó Escrito en el cielo (1954), un film basado en la novela de Ernest K. Gann en el que interpreta a un heroico ex capitán que realiza un aterrizaje de emergencia, salvando a la tripulación y pasajeros del vuelo por el que recibió grandes elogios. Con el segundo son célebres sus interpretaciones en películas como Río Rojo (1948), Río Bravo (1959, ¡Hatari! (1962) y El Dorado (1966).

En esa época debutó como director con Los boinas verdes (1968), basada en la novela de Robin Moore, una cinta de mensaje patrótico a favor de la intervención estadounidense en la Guerra del Vietnam.

Su talento sería recompensado en el año 1969 gracias a la película Valor de ley, por cuya interpretación de un ex agente del gobierno tuerto y alcohólico contratado para capturar al asesino del padre de una joven recibió el Óscar a Mejor Actor. A pesar de ello, este premio fue considerado por muchos como un reconocimiento a su trayectoria más que a su interpretación en esta película, dado que contaba con actuaciones con mejores críticas.

Durante la década de los 70 rodó algunas de sus últimas películas como Río Lobo (1970), El gran Jack (1971), Ladrones de trenes y La soga de la horca (1973) o El alguacil del diablo (1975).

En paralelo a su carrera cinematográfica, John Wayne desarrolló una alta popularidad en el terreno político por su postura conservadora y su apoyo a políticas anticomunistas de la década de 1950. Fue también uno de los republicanos más famosos de Hollywood, por lo que el propio partido le propuso presentarse como candidato a la presidencia en 1968, oferta que rechazó manifestando que no tomarían en serio a un actor en ese puesto.

En lo referente a su vida privada, contrajo matrimonio en tres ocasiones: con Josephine Saenz ( 1933 - 1945), con Esperanza Baur (1946 - 1954) y con Pilar Pallete (1954 - 1979). Fue padre de cuatro hijos con su primera esposa (Michael, Toni, Patrick y Melinda) y de tres con la última (Aissa, Ethan y Marisa).

Es destacable su amistad con la actriz Maureen O'Hara, considerada como su mejor pareja en el cine. Sería esta quien conseguiría que concediesen al actor la medalla conmemorativa del Congreso de EE UU tras su muerte, acontecida en el año 1979 a causa del cáncer de pulmón con el que luchaba desde el año 1964. Tal y como se afirma, la enfermedad derivó del rodaje de la película El conquistador de Mongolia (1956) filmada cerca de un campo de pruebas nucleares en el que el equipo estuvo altamente expuesto a polvo radioactivo (la mayor parte de los miembros del equipo de rodaje fallecieron).