Judith Butler

Judith Butler es una destacada filósofa de talla mundial a la que han inscrito dentro del post-estructuralismo y cuyo ámbito más reconocido son sus aportes sobre la sexualidad, el género, vinculada a la Teoría Queer y el feminismo; sin quedarse...
Leer Biografía
Judith Butler
Judith Butler es una destacada filósofa de talla mundial a la que han inscrito dentro del post-estructuralismo y cuyo ámbito más reconocido son sus aportes sobre la sexualidad, el género, vinculada a la Teoría Queer y el feminismo; sin quedarse encorsetada en ello, expandiéndose también al ámbito de la ética.

A raíz de su El género en disputa Butler logró actuar como un revulsivo frente a una disputa que empezaba a fosilizarse enfrentando las ideas del sexo como construcción cultural resultante o diferenciación sexual pivotada sobre la dualidad. Butler arrasó con esa concepción, y de paso con elementos hasta ese momento indiscutidos del feminismo, al enfrentar el hecho de la lógica causal predominante en donde el sexo da un género que conlleva un deseo que se concreta en unas prácticas determinadas. Para ella tanto el sexo como el género son productos de un discurso que crea ambos conceptos, dentro de una heteronormativa binaria (hombre-mujer, heterosexualidad-esfera no heterosexual).

De nuevo con el género como eje escribió Deshacer el género, sobre la patologización de la transexualidad y géneros no binarios, la reproducción del modelo heterosexual en las nuevas generaciones, la férrea normativa en los cánones corporales, el concepto de heteronormativadad… una auténtica lección enciclopédica, de lenta digestión, que diseña replanteamientos sociopolíticos y culturales.

Butler hace gala de una abrumadora formación y logra que nos replanteemos ideas que, en muchas ocasiones, ni siquiera hemos sido conscientes de que podían ser cuestionadas por no haber estado expuestas a la luz de nuestra reflexión, que han formado parte de nuestra cosmovisión, bonito palabro para decir la manera en que vemos el mundo, siendo los parámetros con los que lo interpretamos los que necesitan ser vueltos a ver, es decir, revisados a fondo y de manera constante. En fin, todo un placer leer a Judith, no se puede decir que sea una lectura ligera pero sí que es una lectura intensa, estimulante, aunque para ella haya significado que algunos grupos la tachen de bruja para arriba.

Miguel Herreros