• Tienda
  • Cultura Fnac
Recomendaciones | Cómic

Junjo Kawakami: Adolescencia en Montmartre

Culturafnac
Por Culturafnac
El 29/08/2018
636
Junjo Kawakami: Adolescencia en Montmartre

Tener 13 años no es fácil, pero cuando tienes que vivirlos en un país extranjero con costumbres completamente diferentes, la cosa se complica exponencialmente.

Tras su publicación original en 2008 en dos tomos, LetraBlanka reúne en un solo volumen ‘Los Suzuki en París’, el manga de Junjo Kawakami, autora nipona cuya trayectoria vital corrió en paralelo a los personajes de su historia, yéndose a vivir a Francia desde su Japón natal y sufriendo los rigores del cambio cultural y el contraste entre el mundo europeo y el universo del país del sol naciente, siendo esta la primera obra que realiza para que primero se publique en Europa tras trabajar para Japón en varias ocasiones desde su domicilio de París.

En ‘Los Suzuki en París’, Hiroya y su familia se trasladan en París por el cambio en el trabajo de su padre, y aun con  el importante choque cultural para todos ellos que supone, cada uno lo vivirá a su manera de la mejor manera posible. El padre, admirador de la cultura francesa, verá como su fascinación chocará con las costumbres de sus compañeros de trabajo y su frustración al enfrentarse a una gastronomía bastante alejada de la nipona; la madre pondrá su mejor cara y no permitirá que su ánimo se vea comprometido aunque no encuentre suficiente arroz para el desayuno; la hermana, fashion-girl y presumida a partes iguales, cuyas prioridades vitales son la moda y los chicos, vivirá la experiencia como una oportunidad para brillar y triunfar con entusiasmo, comprobando para su pesar que al otro lado del globo las cosas son muy diferentes; e Hiroya, a sus 13 años, es un chico introvertido y meditabundo que pondrá todo lo que puede de su parte, pero a esa edad, en una cultura tan diferente de la suya y con la barrera idiomática de por medio, la adolescencia y el primer contacto con el amor no serán cosas fáciles a las que enfrentarse.

 

 

los Suzuki en Paris  comic

 

Dentro del género del ‘slice of life’ o Seinen (con todas las dificultades que acarrea la definición por géneros tan segmentada y específica del manga), ‘Los Suzuki en París’ es una historia costumbrista y al mismo tiempo de iniciación y despertar al amor de su protagonista, Hiroya, desde la perspectiva de una adolescencia bien llevada, aunque repleta de complicaciones externas. Hiroya se presenta como un chaval reflexivo y algo taciturno, resultando evidente su nulidad en el trato con el sexo opuesto, bastante más desarrollado a esas edades, y encima con el contraste en la forma de llevar esa época de cambios entre la cultura europea, más extrovertida y desinhibida, y su herencia japonesa, donde las convenciones sociales son más restrictivas y en general las cosas se llevan más de puertas para adentro.

Precisamente, más allá de la historia de encuentros y desencuentros entre Hiroya y su amiga Fátima, esta es una historia de contrastes culturales y de lo fácil que resulta tanto abrumarse con ellos como saltarse las convenciones cuando el cuerpo te lo pide. Las diferencias entre las culturas japonesas y francesas son muy patentes, y la autora sabe explotar la comicidad inherente a ciertas situaciones cotidianas de complicada resolución, como cuando los Suzuki tratan de pagar una baguette con un billete de 500 euros y la dependienta se niega con vehemencia, o sus vecinos descubren con estupor el desayuno salado de arroz y pescado tratando de ser combinado con el croissant y el café au lait. Pero va más allá cuando se trata de las diferencias a la hora de expresar los sentimientos, la convivencia en la escuela y las notas críticas al bullying y la aceptación del extranjero en el ambiente lectivo, a pesar del crisol que siempre ha sido Francia, y especialmente París a este respecto. Tanto es así que el contraste entre diversidades se acentúa cuando entran en juego las costumbres de Fátima, de origen árabe, y su numerosísima familia encabezada por un estricto padre, y la forma de ver la vida de una antigua compañera de la universidad de la madre del protagonista y su atormentado hijo, como ejemplo del japonés totalmente adaptado al modo de vida europeo con poco recuerdo o apego a sus costumbres natales.

En cuanto al dibujo, siguiendo los cánones habituales del manga, mantiene las máximas de este tipo de dibujo de línea clara, con la riqueza de detalles en los fondos definidos y la perfección casi técnica de las dimensiones arquitectónicas (se nota que la autora debe de conocer bastante bien el barrio de Montmartre y los detalles de los edificios que lo conforman), aunque a veces puede resultar algo desconcertante el estilo manga de dibujar a los personajes con los ojos muy redondos y el contraste entre estos y los parisinos no funciona de manera gráfica. Aunque, haciendo otra lectura más positivista, tal vez sea esta otra manera sutil de acentuar las similitudes frente a las ya bastante patentes diferencias inevitables.

De lectura ligera y divertida, con un equilibrado balance entre comedia y drama costumbrista, aunque escondiendo sutiles pinceladas de crítica social desde el humor y la contraposición cultural, la recomendable edición de LetraBlanka integra además las ilustraciones exclusivas que hizo la autora para su edición en dos tomos en Japón.

 

Texto: David Romera (Fnac.es).

Tu valoración : Je détesteJe n'aime pasCa vaJ'aimeJ'adore
Atención Ha ocurrido un error, por favor inténtalo de nuevo más tarde.