Katy Perry

La californiana Katy Perry es, pese a su juventud (nació en Octubre de 1984), todo un fenómeno a escala mundial dentro de la música. Difícilmente se podría haber pensado algo así de la hija mediana de unos pastores pentecostales que a duras penas...
Leer Biografía
Katy Perry

La californiana Katy Perry es, pese a su juventud (nació en Octubre de 1984), todo un fenómeno a escala mundial dentro de la música. Difícilmente se podría haber pensado algo así de la hija mediana de unos pastores pentecostales que a duras penas salían adelante, sin embargo su don para la música hizo que pasara rápidamente de cantar en el coro de la iglesia a tomar lecciones de baile y canto, su calidad logró llamar la atención de la cantante de folck rock / rock cristiano Jennifer Knapp y de Steve Thomas, que la apoyaron para que puliera y mejorara sus habilidades naturales en Nashville. Esa vertiente religiosa se plasmó en su primer álbum de estudio en 2001, Katy Hudson, que era un disco de música evangélica que no logró atraer la atención del público.

Este fracaso inició una dura temporada hasta 2007 en la que Katy logró ir haciendo contactos en el mundo de música, trasladarse a Los Ángeles, llevar a cabo actuaciones locales e incluso en algunos momentos fue promovida para dar pequeños espectáculos en eventos de moda en diferentes ciudades del mundo... todo un periodo de maduración a la vez que de incertidumbre económica y de dar tumbos entre sellos discográficos.

Para abril de 2007 la difunta Angela Cob-Baehler, en un empeño personal, logró que se contratara a Katy Perry a través de un contrato con Capital Records y un año después su sencillo "I Kissed a Girl" se situó en lo más alto de las listas de éxitos en EE.UU. y poco después en las de todo el mundo. Sucesivamente los siguientes temas volvieron a copar las primeras posiciones llevando al éxito a su álbum One Of The Boys, ganando tres de sus canciones el premio ASCAP de Mejor Canción Interpretada y ella cómo artista logró el Brit a Mejor Artista Femenina Internacional y el MTV Europe Music Awards cómo Mejor Artista Revelación.

La fama la alcanzó de lleno y lo disfrutó mientras trabajaba en su gira Hello Katy Tour que la retuvo durante casi un año. Para 2010 estaba ya preparada para lanzar su siguiente disco al mercado, la prueba de fuego para comprobar si había sido una explosión de fuegos artificiales o una super nova musical. La recepción de sus singles California Girls y Teenage Dream entre el público y la crítica despejó cualquier duda, había llegado una titánide del escenario; su álbum Teenage Dream rompió todos los pronóstico y se acerca a los seis millones de copias vendidas. No haremos mención de las nominaciones y premios que empezaron a caer en torrente en su regazo. Su popularidad se disparó y pasó a ser la estrella invitada que todos querían, ya fuera en Barrio Sésamo (con escándalo vía escote incluido), en Los Simpson, Saturday Night Live o en The Ellen DeGeneres Show... ese momento fue aprovechado por la artista para penetrar en otros negocios y se lanzó a promocionar diferentes fragancias propias, además de encontrar tiempo para poner su voz al único personaje femenino de Los Pitufos y obviamente en su continuación Los Pitufos La aldea escondida.

Su tercer álbum, Prism tardó en salir, en parte debido a los problemas personales que habían sacudido la vida de la artista y que la había llevado a reconducir el tono del álbum, en fin que ser una estrella fulgurante no significa que tu matrimonio sea cuento de hadas y el divorcio la pesó en el ánimo. Finalmente en 2013, tras haber disfrutado del éxito con los singles previos (destacando el hecho de ser la primera artista en recibir más de mil millones de visitas en un vídeo en YouTube), salió Prism . El triunfo volvió a coronarla, daba igual lo que tuviera entre manos, ya fueran singles o el álbum completo las ventas batían records, su gira The Prismatic World Tour hacía lo propio y para cuando obtuvo el ser la artista principal del espectáculo de la Super Bowl era claro que sería un éxito absoluto, tanto que se convirtió en el más visto de la historia de ese evento deportivo.

Para 2017 tuvo listo su siguiente álbum, Witness, contando con la colaboración en varios vídeos de la rapera Nicki Minaj. Éxito pleno de nuevo que la artista pudo usar para expandir sus áreas de negocio con una línea de calzado y diversos contratos cómo el firmado para ser jueza de American Idol o su cameo en la película Zoolander 2. Es en este momento donde se vio involucrada en varios eventos más negativos, siendo condenada a pagar una alta indemnización a un rapero por el uso del ritmo de una de sus canciones sin consentimiento o las acusaciones de conducta inapropiada del modelo Josh Kloos.

2020 el año de la pandemia es también el año elegido por la cantante para lanzar al mercado su último álbum Smile, cargado de positividad, así la estrella y filántropa canaliza su energía frente a una situación tan adversa; cierto que su situación personal la debe llevar a un estado positivo pues está en camino de ser madre al lado de Orlando Bloom, su pareja desde 2016. El quinto pero seguro no último álbum de esta enorme figura que se ha alzado de entre la marea de cantantes provocativas de éxito fugaz para reclamar su puesto en el Olimpo de las estrellas del pop.