Luis Eduardo Aute

Luis Eduardo Aute (13 de septiembre de 1943, Manila – 4 de abril de 2020, Madrid) fue un mítico cantautor, uno de los iconos de la música española de las décadas finales del siglo XX y comienzos del XXI. Aunque, sin duda, su labor musical es la que...
Leer Biografía
Luis Eduardo Aute

Luis Eduardo Aute (13 de septiembre de 1943, Manila – 4 de abril de 2020, Madrid) fue un mítico cantautor, uno de los iconos de la música española de las décadas finales del siglo XX y comienzos del XXI.

Aunque, sin duda, su labor musical es la que ha alcanzado una mayor resonancia, también llegó a ser un destacado poeta, pintor, escultor y cineasta.

Su padre era catalán y trabajaba en Manila en la compañía de Tabacos de Filipinas. Allí conoció a su esposa, una filipina de ascendencia española. De este modo, , Aute era cuatrilingüe, ya que aprendió en su infancia español, catalán, tagalo y, en el colegio, inglés. Desde su infancia, mostró una aptitud natural para el dibujo y la pintura. No visitó por primera vez España hasta cumplir los ocho años. Según comentó el propio Aute, los grandes impactos culturales de su infancia fueron la canción Las hojas muertas de Jácques Prevert y las películas La ley del silencio de Elia Kazan y Niágara de Henry Hathaway .

En 1954, la familia regresó definitivamente a España, asentándose a Madrid, donde estudió en el colegio Nuestra Señora de las Maravillas. Durante su tiempo libre, tocaba la guitarra y formó parte de varios grupos, como los Sonor (que más adelante se convertirían en Los Bravos ) y en la formación inicial de Los Pekenikes. Pero su pasión era la pintura, y en 1960, con diecisiete años, expuso por primera vez en una galería de arte madrileña.

En 1963, comenzó a estudiar arquitectura técnica en la Escuela de Aparejadores. Pero, cuando sólo llevaba dos semanas en la universidad, lo dejó todo y marchó a París, donde se integró en los círculos culturales bohemios de la capital francesa. Durante varios años, vivió compatibilizando la pintura con otros oficios, como traductor o ayudante de dirección en varias películas.

De regreso a Madrid, hizo amistad con una joven cantante, Massiel. Tomando como modelos a sus ídolos de aquella época, Bob Dylan y Joan Baez, que había descubierto en sus viajes, compuso para ella varias canciones. Una de ellas, Rosas en el mar, alcanzó un gran éxito. Animado por ello, la discográfica editó otra canción de Aute, Aleluya #1, tanto cantada por Aute como por la propia Massiel. En este caso, la popularidad del tema desbordó las fronteras españolas, y llegaron a realizarse versiones en Checoslovaquia, Japón, Francia, Italia, Brasil, Estados Unidos y diversos países hispanoamericanos. Al parecer, Paul McCartney comentó que la versión norteamericana, cantada por Ed Ames, influyó en su Let it Be.

Entre 1967 y 1968, publicó sus dos primeros discos, Diálogos de Rodrigo y Ximena y 24 canciones breves, que incluían numerosas canciones satíricas sobre la España de esos años. Pero tras casarse con su novia, María del Carmen Rosado, Maritchu, con quien tuvo tres hijos, decidió alejarse de la música, y centrarse en la pintura y el cine. Para la discográfica RCA, realizó varios spots promocionales de otros músicos y rodó numerosos cortometrajes. No obstante, siguió componiendo para músicos amigos, y cuando Rosa León publicó su primer disco en 1937 incluía siete canciones de Aute, con algunas que convertirían más tarde en clásicos de su repertorio como De alguna manera o Las cuatro y diez.

Ante la fama obtenida por sus canciones para otros artistas, finalmente volvería a grabar, con la promesa de libertad absoluta por parte de la compañía discográfica. Su primer éxito como cantautor sería Espuma, de 1975, un disco de canciones eróticas y amorosas, al que siguieron Babel en 1976 y Sarcófago en 1977. También compuso la banda sonora de varias películas y programas de televisión. En 1978, llegó Albanta, que incluía Al Alba, una composición dedicada a las víctimas de los últimos fusilamientos del franquismo, y que se convertiría en uno de los himnos de la Transición a la democracia. Sería versionada en innumerable ocasiones, siendo una de sus adaptaciones más célebres la que hizo el cantaor José Mercé en 1998 en su disco Aire.

Fue invitado por el gobierno cubano a participar en el Festival Mundial de la Juventud de La Habana, donde hizo amistad con cantantes de la isla como Pablo Milanés o Silvio Rodríguez. En Cuba enfermó gravemente de tuberculosis y tuvo que permanecer cinco meses en absoluto reposo.

Uno de sus grandes éxitos posteriores sería su disco en directo Entre amigos, en el que le acompañaron Silvio Rodríguez o Joan Manuel Serrat. En 1983 se le concedió el Premio Nacional del disco. Además, siguió pintando y exponiendo con regularidad; y componiendo música para obras de teatro y televisión y canciones para otros artistas, como Pepa Flores. En 1997, Jaime Chavarri dirigió un documental, Ad Libidum, sobre Aute.

En el 2000 se publicó ¡Mira que eres canalla, Aute!, un disco homenaje en el que numerosos cantantes españoles y latinoamericanos versionaban clásico del cantautor. En 2001 se estrenó la película de animación Un perro llamado dolor, a la que había dedicado cinco años de trabajo, realizando más de cuatro mil dibujos a lápiz.

Entre sus últimos discos, hay que destacar los tres volúmenes de Auterretratos, en los que revisaba sus mejores canciones con nuevos arreglos. También colaboró con figuras emergentes del panorama musical, como los raperos Haze y El Chojin.

En agosto de 2016, cuando volvía a Madrid después de un concierto en Huelva sufrió un infarto cerebral que lo dejó en coma. Logró salir de ese estado, pero desde entonces permaneció postrado en su hogar, al cuidado de su familia, hasta su defunción el 4 de abril de 2020.

Entre una fecha y otra, se celebraron varios conciertos tributo en el que intérpretes actuales como Estopa, Rozalén o Dani Martín homenajeaban a un artista cuyas canciones habían acompañado a varias generaciones de españoles y latinoamericanos.