• Tienda
  • Cultura Fnac
Recomendaciones | Cómic

Marc Bell: Entropías animadas de ayer y hoy

Culturafnac
Por Culturafnac
El 11/10/2018
249
Marc Bell: Entropías animadas de ayer y hoy

‘Stroppy’ es surrealismo hipertrófico y musical, con bonitos y algo histéricos colores, en una aventura cuyo ganador obtendrá importantes premios en metálico, oiga.

No es recomendable sentarse a leer un cómic de Marc Bell entero de una sentada, tratando de seguir de cerca una trama de manera lineal. Hay un principio, si, y un final, claro. Todo empieza y acaba, la física es todavía una ley ineludible para la mayoría de los artistas, pero eso a Bell no le importa demasiado. ‘Stroppy’ no va de contarte una historia y a otra cosa mariposa, a seguir tu anodina vida después de dejar el cómic en la mesita de noche. ‘Stroopy’ es pasión desenfrenada, es surrealismo, es un poco de idiotez y porque no, un poco de fatalidad del destino y de las decisiones que tomamos en momentos de enajenación, que son las decisiones que realmente importan en la vida, la que provocan un giro de los acontecimientos realmente inesperado. En ‘Stroopy’ hay giros en cada página, casi se podría decir que en cada viñeta, tantos que precisamente por ello hay que leerlo a sorbitos, poco a poco, porque si no tras tanto giro puedes acabar con un mareo de tres pares de pelotas. Pelotas de todos los deportes, de todos los colores, tres pares que son seis, con "s" de surrealismo entrópico distrófico, ese que tanto cultivan los autores americanos más alternativos desde los tiempos de Will Elder y Robert Crumb, de Gilbert Shelton y de Peter Bagge.

 

stroppy comic

Y ese tipo de platos son la especialidad del señor Bell, que empezó a auto-publicarse fanzines a principios de los noventa mientras hacía sus pinitos en la editorial Caliber, una de las clásicas del cómic underground americano, y formando parte más tarde de varios colectivos de autores como los Fort Thunder (junto a Brian Chippendale y Mat Brinkman) o Elephant Six, donde le cogió el gustillo a colaborar con otros autores, siempre en historias cortas y desarrollando su explosivo surrealismo en las distancias cortas de las aventuras auto-conclusivas de pocas páginas, donde siempre ha dado rienda suelta a su particular chicken fat (término acuñado por Harvey Kurtzman y Will Ender, los padres de MAD, para denominar los monigotes, diálogos y situaciones que ocurren en los márgenes de las viñetas, sin aportar nada verdaderamente relevante a la trama, pero que resultan hilarantes en su gran absurdidad). No hemos visto mucho de su obra en nuestro país, alguna incursión en revistas especializadas en tiempos mejores para estas en nuestro país, pero en todo caso ‘Stroppy’ es su primer largo tras publicar en EE.UU. en las editoriales punteras del cómic alternativo, como Fantagraphics o Drawn & Quaterly, y ahora, en La Cúpula, una de las cunas más esforzadas del cómic alternativo en nuestro país.

 

stroppy comic

 

Su protagonista, el propio Stroppy del título, es un honrado trabajador en la cadena de producción de una de las fábricas del malvado Monsieur Mostacho, cacique de mano de hierro de la ciudad, donde se ocupa de insertar procesadores electrónicos a aldeanos para convertirlos en dóciles esbirros de Mostacho. Pero un día, debido al destino o a la estupidez de un pegador de carteles, pierde su empleo mientras se entera de un concurso musical organizado por la legendaria All-Star Schnauzer Band, donde puede ganar importantes premios en metálico. Monsieur Mostacho, músico aficionado dentro de su bisoja megalomanía, también querrá participar y no dudará para ello en utilizar sus influencias de la manera más rastrera. La única posibilidad de Stroopy de ganar el concurso pasa por su amigo poeta Clancy, al que apunta sin él saberlo, y que, de nuevo no se sabe si por la fortuna o la estulticia de los implicados, es secuestrado por la propia banda Schnauzer, como parte de su megalomaniaco camino para controlar toda la musicalidad. Stroppy iniciará una desesperada misión de rescate y al mismo tiempo una odisea personal histérica, mutiladora y abocada a la tragedia griega en su vertiente más idiota.

Surrealista y divertida, con un dibujo que delata la experiencia en el campo de la ilustración de Bell por su buen acabado, siempre en una perspectiva isométrica que no deja de recordarnos que se trata de un cómic casi de estructura clásica y que le permite llenar densamente hasta la última esquina con sus personajillos de fondo, con capítulos de dos páginas con un titulillo rimbombante y sardónico a la manera de las antiguas páginas de prensa (de ahí su óptima lectura episódica), en un festival de violencia humorística, villanos sádicos y héroes absurdos, que odiarás o amarás, descacharrado y/o admirado, pero que desde luego no te dejará indiferente.

 

Texto: David Romera (Fnac.es).

Etiquetas: novela gráfica comic
Tu valoración : Je détesteJe n'aime pasCa vaJ'aimeJ'adore
1 producto(s)
Stroppy

Stroppy

Marc Bell Normal | Cómic | La cupula | junio de 2018 Desde: 16,05€