Martin Scorsese

El 25 de febrero de 2007, los invitados a la 79.ª entrega de los Premios Oscar se pusieron en pie para recibir en el escenario a cuatro leyendas del séptimo arte. Francis Ford Coppola, George Lucas y Steven Spielberg subían al...
Leer Biografía
Martin Scorsese

El 25 de febrero de 2007, los invitados a la 79.ª entrega de los Premios Oscar se pusieron en pie para recibir en el escenario a cuatro leyendas del séptimo arte. Francis Ford Coppola, George Lucas y Steven Spielberg subían al escenario para entregar su primer Oscar a un amigo y compañero de generación, el gran Martin Scorsese (1942), el director de alguna de las películas más míticas de las últimas décadas.

Scorsese se crió en Little Italy (Manhattan). Era un niño enfermizo, que padecía asma y no podía practicar deportes. Sus padres, ambos de origen italiano, eran actores semiprofesionales y solían llevarlo a menudo al teatro y el cine. Scorsese ha recordado a menudo el impacto que supuso para él descubrir el cine neorrealista italiano, en especial las obras de directores como Rosellini, Fellini o Antonioni, que muchos años más tarde homenajearía en su documental Il mio viaggio in Italia. También ha citado a Satyajit Ray y a Ingmar Bergman entre las mayores influencias en su cine. Durante algún tiempo –ya que había pasado su infancia en un ambiente fervorosamente católico- pensó en convertirse en sacerdote, pero finalmente se inclinó por el cine.

Estudió Filología y Bellas Artes en la Universidad de Nueva York, mientras rodaba sus primeros cortometrajes. En 1967, Scorsese estrenó su primer largometraje, en blanco y negro y rodado con escasos medios, Who's That Knocking at My Door, junto a su compañero de estudios Harvey Keitel y la montadora Thelma Schoonmaker, con los que seguiría trabajando en el futuro. En esa época se convirtió en asistente del actor y director director John Cassavetes, quien se volvió su amigo y mentor. Cassavetes lo recomendó al famosísimo productor de películas de serie B, Roger Corman, para el que dirigió Boxcar Bertha en 1972. Esto le permitió conseguir financiación para un nuevo proyecto personal, Malas Calles, su primera gran obra, protagonizada de nuevo por Keitel y un joven actor neoyorkino llamado Robert De Niro. La película fue aplaudida por la crítica y, tras otro éxito, Alicia ya no vive aquí, entró en contacto con el guionista y director Paul Schrader, con el que colaboraría en varias películas inolvidables, a pesar de que la relación entre ambos siempre fue difícil. La primera de ellas sería Taxi Driver (1976), Palma de Oro del Festival de Cannes.

Sin embargo, a partir de ese momento, Scorsese tuvo un bache profesional (debido al fracaso en taquilla de su musical New York, New York) y personal, a causa de su adicción a la cocaína. Scorsese llegó a pensar que su carrera estaba acabada y decidió invertir todas sus energías en la que pensaba que iba a ser su última película, Toro Salvaje(1980), el biopic del boxeador Jake LaMotta, protagonizado por un irreconocible Robert De Niro y Joe Pesci. La película pasó inadvertida para el gran público. Sin embargo, con el paso del tiempo fue reconocida como la asombrosa obra maestra que es.

Recuperado de sus adicciones, Scorsese dirigió en la década de los ochenta películas tan interesantes como Jo, qué noche (1985), El color del dinero(1986) o la polémica La última tentación de Cristo (1988). En 1990 llegaría otra de sus películas más famosas y alabadas, Uno de los nuestros , basada en las memorias del mafioso Henry Hill, en la que se reencontraría con Pesci y De Niro. A continuación vendrían otras grandes cintas como El cabo del miedo, La edad de la inocencia y otra impactante película de ambiente gangsteril, Casino. Tras algunos proyectos de menos entidad, su siguiente obra iba a ser la ambiciosa Gangs of New York (2002), cuyo resultado final se vio lastrado por las disputas por el montaje con el polémico productor Harvey Weinstein.

Esa película también fue el comienzo de su asociación con el actor Leonardo DiCaprio, que también protagonizaría El aviador (2004), Infiltrados (2006), Shutter Island (2010) y El lobo de Wall Street (2013).

Sus últimas películas han sido Silencio (2016), sobre la novela de Shusaku Endo acerca de la epopeya de los misioneros jesuitas en el Japón del Shogunato, y El Irlandés (2019), una nueva película de ambiente mafioso, en la que reunió a un insuperable reparto: Robert de Niro, Joe Pesci, Al Pacino, Harvey Kietel, Bobby Cannavale y Anna Paquin, entre otros, y por la que fue nominado al Premio Óscar a Mejor director.

Scorsese ha producido, además, varias series, entre las que destaca Boardwalk Empire y Vinyl y dirigido varios documentales. Sería interminable citar todos los honores y premios acumulados durante su  larga carrera, pero cabría remarcar el premio honorífico Cecil B. DeMille, la Legión de Honor francesa y el Premio Princesa de Asturias de las Artes de 2018.