Michelle Rodríguez

Michelle Rodriguez, la latina más dura que habita Hollywood, con presencia en dos de las más prolificas y duraderas sagas de acción que ha dado el tercer milenio, Resident Evil y Fast and Furious (quién lo hubiera dicho viendola como teenager...
Leer más
Michelle Rodríguez
Michelle Rodriguez, la latina más dura que habita Hollywood, con presencia en dos de las más prolificas y duraderas sagas de acción que ha dado el tercer milenio, Resident Evil y Fast and Furious (quién lo hubiera dicho viendola como teenager surfista en En el filo de las olas). Además participó en la serie que revolucionó la televisión a inicios del siglo veintiuno a manos de J. J. Abrams: Lost.

Ha cultivado esa fama de chica pateatraseros en producciones de acción como S.W.A.T., el binomio de Machete -al lado de Danny Trejo-, con Ray Liotta en Asesino (Control), siendo acosada por una manada de perros salvajes en Aullidos (The Breed) o formantdo parte de un pedazo de reparto (Ben Kingsley, Billy Zane, Meat Loaf) en la inefable producción de Uwe Boll que es BloodRayne. Y no podemos ni debemos olvidar su vena más reivindicativa, a la que ha podido dar rienda suelta en Batalla en Seattle, Gardens of the Night (con la dura temática de las tramas de prostitución infantil) o Trópico de sangre, que relata la lucha de las hermanas Mirabal contra la dictadura de Trujillo. Y así llegó 2009, el año en que inició su participación en Fast & Furious, a la vez que lograba participar en la película que rompería todos los records de taquilla y resucitaba con fuerza el 3D en el cine: Avatar.

Tras ese doblete triunfal bajo un poco el acelerador al año siguiente participando en Machete, pero poco tardó en volver a mostrar en pantalla su carácter duro con la producción Invasión a la Tierra (Battle: Los Angeles), Citizen Jane, además de, por supuesto, un buen puñado de secuelas (Resident Evil 5: La Venganza, Fast & Furious 6, Machete Kills, Fast & Furious 7)... y entre metralla, gasolina y zombis también le ha dado tiempo a poner su voz al documental Unity y la comedia de animación Turbo.

Miguel Herreros