Mila Kunis

Pocos podían pensar que la jovencísima Mila que aparecía en productos de terror como Piranha o Milo en los noventa se transformaría en una de las caras del Hollywood del siglo XXI, aunque ya por entonces daba buenas muestras de su calidad como...
Leer Biografía
Mila Kunis

Pocos podían pensar que la jovencísima Mila que aparecía en productos de terror como Piranha o Milo en los noventa se transformaría en una de las caras del Hollywood del siglo XXI, aunque ya por entonces daba buenas muestras de su calidad como en GIA (dura película sobre la trastienda del mundo de la moda).




Fue a finales de los noventa cuando con su participación en la serie Aquellos maravillosos 70, junto al poner su voz a Meg Griffin en Padre de familia, su carrera tomó un nuevo rumbo (sin dejar pasar la oportunidad de hacer alguna cosilla de terror como la secuela American Psycho 2 o el intento de thriller en Campamento castigo (Boot Camp), Así es el amor, Paso de ti, Noche loca o Con derecho a roce la metieron en la comedia romántica, en donde además de aportar un físico imponente le añadía su soberbia expresividad facial. 

Y antes de quedarse encasillada en un género pasó al thriller de acción con Max Payne y El libro de Eli, gracias a las cuales se hizo conocida para el gran público (así como Extract, reivindicable comedia a todas luces), pero si una película la ha marcado ha sido Cisne negro, en donde mantiene un duelo interpretativo con Natalie Portman impresionante, guiadas por la dirección de un Darren Aronofsky y una fotografía impresionante, forjando una gran película de obsesión y terror psicológico. 




Tras ese peliculón la hemos visto en la muy irreverente y nada apta para menores Ted, la interesante Tar (El color del tiempo), en la muy entretenida precuela Oz, un mundo de fantasía -logrando una bruja que enamora, al lado de un desbordante James Franco, con el que se nota esa química que han logrado a través de varias películas y con el que ha repetido de nuevo en En tercera persona, es el gran aliciente de esa extraña space opera que fue El destino de Júpiter y le ha prestado la voz a Deema, una diablesa de carácter en la película de stop motion Hell&Back.

Miguel Herreros