• Tienda
  • Cultura Fnac
Blog

Mujeres magistrales

Adolfo García Ortega
Por Adolfo García Ortega
El 13/03/2017
725
Mujeres magistrales

 

De Vanessa Montfort y sus 'Mujeres que compran flores' a las 'Prosas reunidas' de Wisława Szymborska 

 

1. La última y magnífica novela de Vanessa Montfort, Mujeres que compran flores, es la crónica de una reconstrucción, la de una mujer que ha enviudado a los cuarenta años y que asume que siempre fue la “copiloto” de la vida con Óscar, su difunta pareja. Lo quería, disfrutaba con él, hacían muchas cosas juntos, compartían gustos y deseos, pero ella, Marina, siempre estuvo un paso atrás, o como mucho solo al lado, pero nunca un paso por delante, nunca tomó la iniciativa, nunca dijo “yo”, siempre “tú”. Esto la vació de identidad, en cierto modo. “Me llamo Marina y no soy nadie”.
El arranque de la novela, las cincuenta primeras páginas, son absorbentes y cautivadoras, lo que permite conducir con facilidad, al lector o a la lectora, por el resto de la historia. En esas páginas iniciales, gracias a un curioso azar, Marina entra en una tienda de flores, El Jardín del Ángel, ubicada en su nuevo barrio, el madrileño de las Letras, y allí se ve atrapada por la sutil inteligencia y astuta empatía de Olivia, una mujer mayor que ejerce un papel de hada o de guía en la perdida encrucijada de Marina. Marina, pues, entra a trabajar en la tienda de flores, pese a desconocerlo todo sobre plantas. Es el primer paso de su cambio de vida. Ese cambio se acentuará al entrecruzar su historia con la de otras cuatro mujeres y, juntas, cómplices y solidarias, aportan su respectiva singularidad experiencia para ayudar a las demás en las circunstancias de sus vidas. Lo que les une son las flores que compran en El Jardín del Ángel y la sabia tutela de Olivia.
Un acierto de la novela es el sentido coral que envuelve a Marina, en su reconstrucción personal, así como la evolución misma de Marina para ser ella misma sin romper con la memoria de Óscar. Vanessa Montfort, en esto, ha dado una vuelta de tuerca original, al centrar los episodios de esa ascensión desde la nada que emprende Marina en un viaje solitario en barco. Literalmente. Porque Marina, con arrojo y valentía, decide realizar una travesía en solitario en el velero que compartía con Óscar y que siempre había sido pilotado por él. Ahora, para hacerse con las riendas de su vida, Marina elige asumir la audacia de ir en un barco que nunca ha gobernado, y de hacerlo sola, hasta Tánger. Las peripecias de ese viaje, alternadas con los episodios de la vida de las mujeres en la floristería, son casi trágicas y significan toda una aventura de iniciación y de conquista. Intensa, dramática, divertida, con diálogos sustanciales y hermosos, sutil, emocionante, esta novela de Vanessa Montfort, que es una de las mejores dramaturgas españolas de hoy y una novelista de pulso firme, demuestra la amplitud de registros de su literatura. No me extraña que esta novela ya sea un éxito.

 


2. Inesperadamente, en la novela de Vanessa Montfort se cita un poema de Wisława Szymborska, escritora a la que adoro y de la que precisamente estaba leyendo estos días sus Prosas reunidas. El poema en cuestión es uno de los más celebrados de esta polaca, Premio Nobel de 1996: “Un gato en un piso vacío”. Es un poema electrizante, maravilloso, profundo y desolador. Szymborska lo escribió tras la muerte de su segunda pareja y su primer verso, ya memorable, lo dice todo sobre la poesía de esta extraordinaria mujer: ironía, inteligencia, distancia y calidez. El verso dice: “Morir, eso no se le hace a un gato.” Leer todo el poema pone la piel de gallina. Y es una magnífica puerta para entrar en la literatura de una de las más grandes escritoras europeas del siglo XX.
No la voy a descubrir ahora, faltaría más. Hace muchos años que tiene el reconocimiento mundial que se merece –el Nobel fue más que justo con ella–, pero nunca está de más recomendarla, a sabiendas de que, a quien no la conozca, descubrirla le va a suponer una fuente de gozo y de sabiduría. Precisamente esa sabiduría se desborda en la lectura de las Prosas reunidas que ahora ha publicado Malpaso con excelente traducción de Manel Bellmunt Serrano.
Wisława Szymborska tenía una curiosidad absoluta por todo tipo de asuntos: literarios, científicos, sociales, anecdóticos, históricos, lingüísticos, triviales, profundos, daba igual el tema, lo importante era que sobre cualquiera de ellos, Wisława Szymborska tenía una opinión, un énfasis, un matiz elocuente, algo nuevo que comentar. Sus prosas, en realidad, son la reunión de una serie de artículos sobre libros que durante más de cuarenta años escribió en varias revistas. Las reunió en unos volúmenes titulados Lecturas no obligatorias, y la diversidad de libros elegidos es inagotable. Se podría decir que no hay temática que no tratara. Por eso tiene un valor enciclopédico, de enorme cultura, pero desde el matiz, tan querido por la Szymborska, de la frivolidad o el desenfado.
Sus artículos son deliciosos porque, aunque a veces el asunto del libro no le interese nada (y lo dice sin remilgos), siempre le da pie a ella para contar algo personal, hacer un excurso con el que poner el foco en otra cosa. Deliciosas son, por ejemplo, las frases con que acaba cada artículo; todas ellas conforman una antología de finísima ironía, de guiño humorístico o de lección encubierta de astucia femenina. No me canso de admirar a esta gran mujer, gran literata y, estoy seguro, amenísima conversadora que fue Wisława Szymborska. La reaccionaria Polonia de hoy la necesita y mucho. Espero que allí sea leída con asiduidad. Europa necesita a mujeres como ella. No a mujeres como Beata Szydło, su actual Primera Ministra, en las antípodas de la valía y el talante de la gran Premio Nobel Wisława Szymborska.

 

Tu valoración : Je détesteJe n'aime pasCa vaJ'aimeJ'adore
2 producto(s)s
Mujeres que compran flores

Mujeres que compran flores

Vanessa Montfort Écija Normal | Libro | Plaza & janes | octubre de 2016 Desde: 17€
Prosas reunidas

Prosas reunidas

Wislawa Szymborska Normal | Libro | Malpaso | Desde: 22,80€