Peter Handke

Peter Handke (Giffen, Austria, 6 de diciembre de 1942) es un novelista, dramaturgo y guionista austriaco, ganador del Premio Nobel de Literatura 2019 Handke nació durante la Segunda Guerra Mundial. Su infancia estuvo marcada por el aislamiento y la...
Leer más
Peter Handke

Peter Handke (Giffen, Austria, 6 de diciembre de 1942) es un novelista, dramaturgo y guionista austriaco, ganador del Premio Nobel de Literatura 2019

Handke nació durante la Segunda Guerra Mundial. Su infancia estuvo marcada por el aislamiento y la difícil relación con su padrastro, propenso a los ataques de violencia y alcohólico. En 1954, fue enviado a un internado católico en Sankt Veit an der Glan para completar sus estudios.

En 1961 comenzó estudios de derecho en la Universidad de Graz. En paralelo, se unió al Grazer Gruppe, un grupo de jóvenes escritores, en el que también participó otra futura Premio Nobel austriaca, Elfriede Jelinek. Cuando una editorial alemana aceptó publicar su primera novela, en 1965, abandonó la universidad para dedicarse únicamente a la literatura. Entre sus obras, de una fuerte temática existencial, destaca La mujer zurda, El miedo del portero al penalti,Carta breve para un largo adiós y su famosa serie de “ensayos”:  Ensayo sobre el lugar silencioso , Ensayo sobre el jukebox, , Ensayo sobre el loco de las setas y , Ensayo sobre el día logrado.

En su obra autobiográfica , Desgracia impeorable , relata la durísima vida de su madre hasta su suicidio. Varias de sus novelas han sido llevadas al cine, y él mismo dirigió las adaptaciones de La mujer zurda y La ausencia. Entre sus trabajos para el séptimo arte, es inevitable citar el guion de la célebre película de su amigo Wim Wenders, El cielo sobre Berlín, ganadora de la Palma de Oro del Festival de Cannes en 1978. Desde 1991, reside en París. Wenders también adaptó su novela, ambientada en España, Los hermosos días de Aranjuez.

En los noventa causó una gran polémica su postura en contra de la intervención internacional en las guerras yugoslavas y el posterior bombardeo de la OTAN sobre Serbia, así como su supuesta simpatía hacia Slobodan Miloševic, al que visitó durante su juicio por crímenes de guerra en La Haya. Esto hizo que en 2006 no se le concediera el Premio Heinrich Heine, el más prestigioso de las letras germanas. Ha sido galardonado, no obstante, con premios tan importantes como el Franz Kafka, el Ibsen y, en 2019, con el Nobel de Literatura