• Tienda
  • Cultura Fnac
Recomendaciones | Cine

Quien roba a un ladrón

Culturafnac
Por Culturafnac
El 02/02/2017
127
Quien roba a un ladrón

 

Años 90. Fernando Paesa decide aprovecharse de la corrupción galopante. Veinte años después, Alberto Rodríguez nos cuenta tanto lo que sabíamos como lo que no nos contaron entonces

 

Para los amantes del cine clásico, el hombre de las mil caras es Lon Chaney. El actor se ganó a pulso ese apodo gracias a sus caracterizaciones en películas como ‘Nuestra Señora de París’ y ‘El fantasma de la Ópera’. Para los amantes del cine patrio, el hombre de las mil caras no es otro que Fernando Fernán-Gómez. Maestro del drama y la comedia tanto delante como detrás de las cámaras, cuando no guionista, novelista, ensayista o polemista. Para los amantes de los tejemanejes y las dobles caras ese no es otro que Fernando Paesa. Las habilidades de caracterización extrema del que fuera agente secreto estrella del Gobierno español no tienen nada que envidiar a las de Chaney, ni tampoco su labia y sus labores de manipulación a las de Fernán-Gómez. Con ‘El hombre de las mil caras’, el cineasta Alberto Rodríguez se acerca a su figura en un momento icónico (y esperpéntico) de la España moderna: la fuga de Luis Roldán.

 

Con ‘Grupo 7’ y ‘La isla mínima’, Alberto Rodríguez se ha consolidado como uno de los mejores directores nacionales de los últimos tiempos y ha sabido dignificar en España un género que tan buenos momentos nos ha dado y que llevaba en horas bajas desde finales de los noventa: el thriller. Aunque fuese un viejo conocido como Enrique Urbizu el que pusiese la primera piedra del revival con la notable ‘La caja 507’ y la sobrevaloradísima ‘No habrá paz para los malvados’, Rodríguez debe ser considerado como el verdadero regenerador del thriller estatal. Él ha conseguido crear una marca de autor muy potente, gracias a una inteligente mezcla entre el estilo del nuevo cine policíaco de las últimas décadas, tanto estadounidense (David Fincher, ‘Seven’) como asiático (Bon Joon-ho, ‘Memories of Murder’), pero añadiendo algo tan español como es la corrupción en las instituciones sociales y políticas.


hombre_1000_caras_int

 

‘El hombre de las mi caras’ es una película de espías de manual, pero no como los trepidantes y falsarios (y muy disfrutables) blockbusters estadounidenses, sino que prefiere acercarse más al saber hacer británico de cintas como ‘El Topo’, de Tomas Alfredson. Además de compartir una laberíntica estructura narrativa, ambas cuentan con dos protagonistas de aupa, como son Gary Oldman como el carismático Smiley y Eduard Fernández como el aún más carismático y perro viejo, Paesa. Fernández sigue malcriándonos y nos ofrece (una vez más) un verdadero recital interpretativo al mimetizarse en cadencia y gestos con el Paesa real.

 

‘El hombre de las mil caras’ marea, atonta y sorprende al espectador. No olvidemos que estamos ante una película basada en una trama de engaños real. Un hecho que mareó, atontó y sorprendió a toda España. Todo aquel que tenga un poco de memoria recordará cómo todos los españoles aprendimos dónde estaba Laos, así como los chistes sobre los maletines de Roldán y las apocalípticas fotos de la orgía publicadas en Interviú. Rodríguez sabe cómo acercarse a un hecho reciente y no es con respeto, sino con minuciosidad. Esta película no es solo una vibrante obra de ficción, sino una verdadera tesis sobre la corrupción y los tejemanejes de esta España mía, esta España nuestra.

 


Texto: David Lastra (Fnac Callao)

Etiquetas: cine blu-ray dvd películas
Tu valoración : Je détesteJe n'aime pasCa vaJ'aimeJ'adore
Descubre nuestros universos: