• Tienda
  • Cultura Fnac
Recomendaciones | Literatura

Regreso a Dune

Culturafnac
Por Culturafnac
El 28/07/2020
65
Regreso a Dune

La mayor epopeya de la historia de la ciencia-ficción literaria vuelve a las librerías, coincidiendo con su nueva adaptación al cine.

 

dune-frank herbert

 

“Dune” se publicó, originalmente, en 1965. Era, desde luego, una hija literaria de la contracultura de los sesenta: refleja, como pocas obras, las preocupaciones que se extendieron en esa época sobre la ecología, los efectos del colonialismo y los cambios de percepción creados por las drogas. Veinte editoriales habían rechazado el manuscrito, antes de ser aceptado por un pequeño sello especializada en manuales técnicos, Chilton Books. El resultado ya lo conocemos: además de recibir el raro honor de ganar los dos galardones de ciencia-ficción más prestigiosos de la época, el Hugo y el Nébula, ha hecho soñar a centenares de millones de lectores, a lo largo de las décadas, con el desértico planeta Arrakis –también llamado Dune-, cuyas arenas albergan, simultáneamente, a las criaturas más peligrosas del universo conocido, los terribles gusanos de arena, y la sustancia más valiosa imaginable, la especia.

La especia es una sustancia cuya ingesta prolonga la vida y, además, desarrolla las capacidades extrasensoriales. Es esencial para el desarrollo de la civilización galáctica en la que se sitúa la novela, puesto que “las máquinas inteligentes”, los ordenadores, han sido proscritos, después de que los seres humanos se hubieran rebelado contra los entes tecnológicos que, antaño, los habían esclavizado; ahora el comercio y las comunicaciones dependen de una cofradía de pilotos que usan la especia para recorrer las vastas distancias estelares. En los años en que se escribió Dune comenzaba a gestarse la crisis energética y se estaban popularizando los alucinógenos, y no es difícil ver a la especia como una mezcla del petróleo y del LSD. El gobierno de esta civilización está, evidentemente, inspirado en el Medievo: se trata de una sociedad feudal a cuya cabeza se encuentra un emperador, cuya fuerza destaca en su ejército privado, los Sardaukar, a medio camino entre los templarios y los SS, pero debe mostrarse siempre vigilante ante el poder de las distintas casas feudales, a las que se les encarga el gobierno de los planetas. Entre ellas, hay dos unidas por un odio encarnizado que se prolonga a través de las generaciones, Los Atreides y los Harkonnen.

Ahora el emperador ha decidido despojar a los Harkonnen del gobierno de Arrakis, y otorgarle ese inmenso honor –y esa inmensa responsabilidad- al duque Leto Atreides. No obstante, si algo aprendemos rápido en Dune es que nada, o casi nada, es lo que parece en un primer momento; las intrigas se suceden en una telaraña de planes laberínticos: como en el Renacimiento, la era de Maquiavelo, la traición es un auténtico arte. Pero esto, además, es sólo el punto de partida de una epopeya inspirada por esa anomalía histórica que es Arabia. Un territorio gigantesco y pobrísimo habitado por unas cuantas tribus nómadas fue el lugar de nacimiento de un profeta que fundó la más joven de las grandes religiones monoteístas, el Islam, que conquistó en pocas décadas buena parte del planeta; ese misma región inhóspita, como se descubrió mucho más tarde, alberga una riqueza fabulosa: buena parte de las reservas de petróleo, el oro negro que ha alimentado el desarrollo industrial del siglo XX. Cuando los Atreides sean traicionados, y el único hijo del duque Leto, Paul, deba escapar al desierto, con su madre, la dama Jessica, una antigua miembro de la misteriosa sociedad de las Bene Gesserit, entrará en contacto con sus pobladores, los indómitos Fremen, para los que se convertirá en una combinación de Mahoma, el profeta guerrero del Islam, y el coronel británico Thomas E. Lawrence, que unió a las tribus árabes contra los turcos y cambió el curso de la historia….

“Dune” tuvo una controvertida adaptación al cine en los ochenta, dirigida por David Lynch, que acabó renegando de su propia película debido a las imposiciones de los productores; se llevó a la pequeña pantalla en los noventa, junto a sus dos primeras continuaciones, con gran fidelidad en dos miniseries estimables, aunque lastradas por la falta de medios; y además, existió el megalómano proyecto de Alejandro Jodorowski, que reunió a buena parte de los grandes talentos de su época de Dalí y Orson Welles a Moebius, que nunca se llevó a cabo. Ya que se acerca una nueva adaptación, por parte de Denis Villeneuve, con un lujoso reparto, es un buen momento para volver a soñar con Dune.

 

dune-villeneuve


 

Texto: José Martínez (Fnac.es)

Etiquetas: literatura libros
Tu valoración : Je détesteJe n'aime pasCa vaJ'aimeJ'adore
1 producto(s)
Dune

Dune

Frank Herbert Normal | Libro | Nova | noviembre de 2019 Desde: 28,40€