• Tienda
  • Cultura Fnac
Recomendaciones | Tecnología

Renovarse o morir

Culturafnac
Por Culturafnac
El 14/07/2016
2032
Renovarse o morir

 

Nikon y Canon, líderes de las Dslr, saben que tienen que empezar a ofrecer mejores opciones. Esta 1300D es un buen ejemplo de ello.

 

Canon_1300d_port2_new

 

El gran Arnold Newman lo dejó bien claro: "Muchos fotógrafos piensan que si compran una cámara mejor serán capaces de hacer mejores fotos. Una cámara mejor no hará nada por ti si no hay nada en tu cabeza o en tu corazón”. Pocas frases tan lapidarias como ésta son más ciertas en el mundo de la fotografía. He conocido a usuarios de cámaras profesionales con menos creatividad que usuarios de compactas de primer precio. La Canon 1300d es, para empezar, una cámara réflex de iniciación, o dicho de otra forma, una dslr de bajo importe con las limitaciones técnicas que eso supone.

La primera novedad a destacar en esta reciente incorporación de la marca japonesa es que lleva incorporado WIFI, una jugada muy inteligente por parte de Canon, que se acerca así técnicamente a las híbridas de rango similar en precio. La función inalámbrica nos permite transferir fotos y vídeos a nuestros smartphones y tablets, y gracias al chip NFC integrado la vinculación es más rápida y directa. Además, como en otros modelos con WIFI, podemos controlar la cámara a distancia desde dispositivos compatibles una vez establecida la conexión entre ambos.

 

Canon_1300d_int1

 

Comenzar una review de una cámara de fotos empezando por el WIFI puede parecer ofensivo para los puristas, pero siendo honestos, es la novedad más importante, tanto a nivel técnico como a nivel comercial, siendo la única cámara réflex disponible en ese rango de precios con esta función. Seguro que le seguirá Nikon en su posible D3400 (o eso dicen los rumores), pero hoy por hoy es la única cámara réflex del mercado que nos ofrece conectividad inalámbrica por este precio. Es indudable que esta opción, aparentemente baladí para muchos, no deja de ser importante en los tiempos actuales y un argumento diferenciador.

Es de agradecer que Canon haya justificado así el cambio de gama porque el salto de la 1100D a la 1200D fue un tanto decepcionante. Por lo demás la 1300D sigue manteniendo la misma ergonomía y, por supuesto, el mismo tamaño de sensor, así como los 18 megapíxeles de su antecesora y su sensibilidad de 6400 iso forzada a 12800. Han conservado la misma calidad en la grabación de vídeo en Full HD y mejorado sensiblemente la resolución de su pantalla, aunque no es táctil.

 

Canon_1300d_int2

 

Otra de las discretas mejoras que añade esta benjamina es la velocidad del procesador, instalando el Digic 4+ en lugar del Digic 4. La diferencia es pequeña porque se mantiene la misma velocidad de disparo, 3 fotogramas por segundo. Encontramos cierto aumento de la velocidad en la aplicación de los filtros creativos (algo característico de las cámaras base), pero la misma velocidad de enfoque que en la 1200D, con 9 puntos distribuidos en el visor.

La estrategia de Canon está clara: competir con las cámaras híbridas de su mismo rango de precio y ofrecer un producto adaptado a las nuevas necesidades de los usuarios, adelantándose a su competencia para fidelizar aficionados con un potencial de futuro. No será una cámara profesional, no, pero por algo hay empezar, y si alguien tiene dudas, recomendaría leer de nuevo a Arnold Newman al principio de este artículo.


Texto: Rafael Lázaro (Fnac Sevilla)

Tu valoración : Je détesteJe n'aime pasCa vaJ'aimeJ'adore
Atención Ha ocurrido un error, por favor inténtalo de nuevo más tarde.