• Tienda
  • Cultura Fnac
Recomendaciones | Tecnología

Samsung Galaxy A8: Selfiephone

Culturafnac
Por Culturafnac
El 14/03/2018
1341
Samsung Galaxy A8: Selfiephone

 

Samsung presenta el nuevo estandarte de su gama media, el Galaxy A8, un terminal que se adapta a las últimas tendencias en telefonía móvil y que incorpora novedades interesantes.

 

Samsung Galaxy A8

 

Destacar en la gama alta no es fácil. Las primeras marcas de telefonía ponen toda la carne en el asador e invierten recursos para que sus buques insignia destaquen frente a los de la competencia. Materiales nobles, lentes fotográficas de calidad, procesadores de última generación… La batalla por el podio de los smartphones es dura, y obtener la victoria consiste a veces en cuestiones de marketing y en un fenómeno fan sin precio para algunas marcas. Sin embargo, y aunque elegir en el nivel Premium es difícil, hoy en día es mucho más complicado hacerlo en la gama media, donde las prestaciones de los smartphones actuales ofrecen una tecnología impensable hasta hace poco tiempo. 

El Samsung Galaxy A8 es un ejemplo de esta tendencia de diseñar terminales de gama media con funciones dignas de modelos superiores. Destacaría en primer lugar su apartado fotográfico, motivo por el que he titulado este texto como Selfiephone. El nuevo teléfono de Samsung está orientado sin dudas al usuario aficionado a la “ego-fotografía”. Es anecdótico comprobar cómo se ha potenciado la cámara frontal frente a la trasera, en una clara declaración de intenciones sobre el target al que está dirigido el móvil. Comenzando por lo fácil, la cámara principal de este Galaxy A8 es de 16 megapíxeles, con un más que luminoso diafragma de 1.7, muy de agradecer para conseguir fondos desenfocados y obtener un buen nivel de respuesta ante escenas con baja luminosidad.



Samsung Galaxy A8


Pero donde el A8 aporta algo novedoso es en la cámara frontal. Y no me refiero a que no sea algo que podamos encontrar en otros terminales de gama media, sino en que ha preferido focalizar la atención en la cámara frontal antes que la principal, un buen aporte muy bien adaptado a la realidad del momento. En la cámara delantera encontramos dos sensores, de 16 y 8 megapíxeles, ambos con un diafragma de 1.9. Perdemos un poco de luminosidad y ganamos un desenfoque ajustable gracias al Live Focus que ya pudimos probar en otros terminales de la marca. Con el deslizador de desenfoque podremos seleccionar en tiempo real el nivel de bokeh deseado, con un muy buen recorte del objeto principal, especialmente en escenas de alto contraste. 

La cámara frontal del A8 (llamarla secundaria sería algo paradójico) será una incorporación muy de agradecer para los amantes del selfie, que acostumbrados a disparar fotografías con una profundidad de campo completa, disfrutarán de las imágenes con profundidad de campo selectiva, en las que el protagonista de la captura destacará frente al fondo. En lo que respecta al vídeo, el A8 no sorprende, registrando 1920x1080 a 30 fps, pero sin excelencias (ni vídeo 4k ni estabilización óptica). 

Pero la doble cámara frontal no es la única novedad destacable del A8. El nuevo smartphone de Samsung se suma a la moda de las pantallas infinitas, casi sin marcos, y se une a la tendencia de ofrecer sorprendentes displays en la gama media. 5,6 pulgadas en la ya clásica relación de aspecto 18,5:9, y una sorprendente densidad de 441 ppp en una resolución de 2220x1080 píxeles. Los coreanos, como siempre, muestran toda su experiencia en la pantalla que marca la diferencia frente a la competencia y justifica, en parte, la diferencia de precio con otros aspirantes a la mejor gama media del momento. El brillo de 567 nits y los llamativos colores que es capaz de reproducir lo convierten en un terminal muy apropiado para multimedia y gaming. 

 

Samsung Galaxy A8


En el apartado técnico el A8 no defrauda para ser una gama media, aunque quien haya probado los terminales más potentes de Samsung notará una evidente diferencia. Se ha mejorado el procesador de sus antecesores, en este caso un Exynos 7885 de ocho núcleos, y se mantiene la misma GPU del S8, algo de agradecer en el rendimiento para juegos. La conectividad es otro de sus puntos fuertes, con Bluetooth 5.0 y NFC, característica a destacar si comparamos con otros terminales similares que carecen de ella. USB-C, por supuesto, y protección IP68, lo que siempre es un tranquilidad si tenemos que usar el móvil en condiciones adversas. 

El Samsung Galaxy A8 es la respuesta de los coreanos ante la avalancha de terminales chinos que van conquistando el mercado paso a paso, pero con firmeza. Quizás el precio sea superior a sus competidores más directos, pero hay que reconocer que su pantalla Amoled no tiene rival, y que viene muy bien equipado. El hermano pequeño del S8 le llaman… sólo con eso ya podemos imaginar la potencia del nuevo smartphone de Samsung.


Texto: Rafael Lázaro (Fnac Sevilla)

Tu valoración : Je détesteJe n'aime pasCa vaJ'aimeJ'adore
2 producto(s)s