• Tienda
  • Cultura Fnac
Recomendaciones | Tecnología

Seguridad: Introduzca su pin

Culturafnac
Por Culturafnac
El 10/04/2017
1047
Seguridad: Introduzca su pin

 

Deja de poner tu fecha de nacimiento. Llega la huella dactilar y los reconocimientos facial u ocular. Estamos cada vez más cerca de una escena de 'Misión Imposible'

 

¿Cuántos de nosotros tenemos la misma contraseña para todo o usamos métodos como fechas importantes por la facilidad de recordarlas? Si bien es algo habitual y facilita el acceso a nuestras cuentas por sabértela de memoria, los expertos no recomiendan esa costumbre.

Reconozcámoslo, la seguridad en nuestra privacidad es algo que nos concierne en mayor o menor medida a cada uno de nosotros y en todos los ámbitos. Cuántas veces hemos conseguido ver cuentas hackeadas de celebridades de lo más variopintas, rostros conocidos y todo su contenido personal circulando por la red. Ya sean fotos, documentos, material audiovisual o cualquier contenido de ámbito personal o profesional.

Echando la vista atrás, en los últimos años el clásico método de contraseñas se ha visto afectado por un cambio continuo. Ejemplo claro de ello es que a día de hoy, las contraseñas requieren ser alfanuméricas y con un mínimo de ocho caracteres. Es decir, la combinación de caracteres mayúsculos, minúsculos y como mínimo un número, cuando antes esto sólo se sugería en función de qué sistema o servicio usáramos. Si bien dicha combinación dota de un mayor grado de seguridad a nuestras cuentas personales, no todo ello basta. Y es que para todo esto podríamos aplicar el refrán “renovarse o morir” porque en los tiempos que corren podemos encontrar diferentes procesos de identificación para tener acceso a nuestras cuentas, ya sean de correo, bancarias, de trabajo o la nube.

 

seguridad reconocimiento dactilar

 

Entrando en materia, empezamos hablando del reconocimiento dactilar. Apple, Samsung, Huawei, BQ… son cada vez más las grandes marcas y empresas que apuestan por este tipo de sistema llegando a estandarizarse sobre todo en smartphones y tablets. Su uso es sencillo y práctico. El reconocimiento cuenta con una lámina cubierta por sensores capacitivos que otorgan la capacidad de detectar los surcos del dedo del usuario independientemente de la posición o el ángulo en el que lo oriente.
Esa es la teoría. Vayamos con la práctica. Registrar nuestra huella en el terminal es el siguiente paso. El proceso consta de la superposición del dedo sobre el sensor e inmediatamente éste lo ira reconociendo y obteniendo información. Una vez el terminal se familiarice con nuestra huella, el resto será configurar el acceso a nuestros archivos. ¿Lo bueno? La seguridad aumenta de manera exponencial, sólo con previa autorización de nuestra huella se podrá acceder a todo nuestro contenido. ¿Lo malo? ¡No pierdas el dedo!

 

seguridad reconocimiento facial

 

Por otro lado, HP o Windows con su sistema operativo son grandes empresas que recientemente también están apostando por otro tipo de seguridad: el reconocimiento facial. Los requisitos no son únicamente una cámara al uso, sino que deberá cumplir una serie de requisitos en sus lentes y sensores, y estos tienen la capacidad de verificar una imagen infrarroja, otra a color y un mapa 3D. Será capaz de distinguir entre la persona real y una fotografía impresa así como entre dos personas gemelas, si usamos lentes o cualquier otro accesorio. Todo ello consigue que las cámaras integradas logren reconocer cualquier rasgo definitorio, estructura ósea y pronunciaciones en diferentes partes del rostro. Se estima que la evolución en el sector del reconocimiento facial llegue a detectar niveles de calor, gestos o ademanes personales y además vaya en conjunto con el reconocimiento de la voz del propio usuario, consiguiendo que este sea uno de los más completos y seguros a la hora de proteger nuestras credenciales.

 

seguridad reconocimiento iris


Por último, tenemos el escáner ocular o de iris. Este último aún requiere de algo más de precisión y estabilidad en ciertos ámbitos pero vayamos por partes. Antes que nada partamos de la base principal: saber en qué consiste y cómo funciona el patrón de guardado. Al igual que con el reconocimiento facial, requeriremos de una cámara que podrá su énfasis en el iris. La calibración debe de ser sin gafas de visión (posteriormente podrán usarse sin problema alguno) ni complementos que afecten a la completa precisión y posterior verificación en su uso diario. Para ello, debemos situarnos frente a la cámara a unos 30cm aproximadamente y fijar la mirada a dos puntos concretos que nos mostrará la pantalla del terminal. Finalizado el proceso el resto será configurar el uso y manejo para el posterior acceso, pero ¡ojo! (nunca mejor dicho) el proceso de identificación puede ser algo más lento que los dos mencionados anteriormente, ya que debemos respetar la distancia necesaria y calcularla siempre no será fácil; además, el reconocimiento del iris puede verse afectado si las condiciones de luz no son las más óptimas.

 

La tecnología ha ido evolucionando para facilitarnos las cosas y parte de ello es la clara adaptación a las nuevas tendencias que demandaba el ámbito de la seguridad ofreciendo diferentes métodos para los gustos y confianza de cada usuario. Será cuestión de probar y decidirse.

 

Texto: Daniel Hidalgo (Fnac Sevilla)

Tu valoración : Je détesteJe n'aime pasCa vaJ'aimeJ'adore