Sigmund Freud

Sigismund Schlomo Freud (Príbor, 6 de mayo de 1856 - Londres, 23 de septiembre de 1939) fue un neurólogo considerado como padre del psicoanálisis y uno de los científicos más influyentes del pensamiento contemporáneo del  siglo XX.De...
Leer Biografía
Sigmund Freud

Sigismund Schlomo Freud (Príbor, 6 de mayo de 1856 - Londres, 23 de septiembre de 1939) fue un neurólogo considerado como padre del psicoanálisis y uno de los científicos más influyentes del pensamiento contemporáneo del  siglo XX.

De origen judío, fue el mayor de seis hermanos y creció en una familia con graves dificultades económicas. A pesar de la mala situación financiera de sus padres, gracias al esfuerzo de ambos pudo estudiar Medicina en la Universidad de Viena, a la que accedió bajo el nombre abreviado de Sigmund Freud, que decidió utilizar a raíz del ambiente de antisemitismo que descubrió. Allí demostró su inteligencia y, gracias a sus brillantes resultados, fue ayudante del profesor y médico alemán E. Brücke en el Instituto de Fisiología de Viena. En esta época también conoció al que se convertiría en su mentor, el fisiólogo y psicólogo checo Joseph Breurer.

Entre la década de 1871 a 1881, Freud y un amigo, Eduard Silberstein, aprendieron español a modo autodidacta y fundaron una sociedad secreta llamada Academia Castellana a través de la que se enviaban cartas bajo pseudónimos basados en la obra de Cervantes El coloquio de los perros: Freud era Cipion y Silbertstein era Berganza. Dichas cartas se convirtieron con el tiempo en un gran legado y fueron traducidas a múltiples idiomas como inglés, francés e italiano.

En el año 1881 Freud obtuvo su título en Medicina y comenzó a trabajar en el Hospital General de Viena como investigador médico. Allí comenzó a desarrollar teorías sobre las propiedades estimulantes y analgésicas de la cocaína, que plasmó en la obra Über Coca (Sobre la coca), e incluso experimentó utilizando esta droga para curar a un amigo, un experimento que terminó con la adicción y muerte del joven, un fracaso que Freud nunca quiso admitir.

Cinco años después, en 1886, tras contraer matrimonio con Martha Bernays, puso en marcha una clínica privada para el tratamiento de afecciones nerviosas. A raíz de ello comenzó a utilizar prácticas como la hipnosis o el método catártico de su mentor, Josef Breurer, que acabaría cambiando por la asociación libre, es decir, dejar que sus pacientes comunicasen todo aquello que pasase por su mente sin ningún tipo de censura. De esta época son sus Escritos sobre la histeria, en los que narra la experiencia con cinco jóvenes a las trató de traer a la memoria recuerdos traumáticos olvidados con la ayuda de la hipnosis. Sobre esta temática se rodó también la película Freud, La pasión secreta.

Al mismo tiempo que esta actividad, comenzó a interesarse por la mente humana, llevando sus estudios hacia el psicoanálisis. Fruto de ello surgió la que es considerada como su obra más influyente y de mayor importancia, La interpretación de los sueños, en la que manifiesta que los sueños son la realización alucinatoria de los deseos y constituyen una vía de acceso al inconsciente.

Los trabajos realizados en esta etapa y su fundación de la Escuela Psicoanalítica lograron encumbrarle oficialmente como creador del psicoanálisis, reconocimiento que fue valorado con el nombramiento como Profesor Extraordinario. También recibiría el título de Doctor Honoris Causa por la Universidad de Clark, en Massachussetts, EE UU, que le abrieron las puertas a una serie de conferencias por todo el país para la divulgación del psicoanálisis.

En paralelo, el psicólogo continuó con la publicación de obras como Psicopatología de la vida cotidiana, que se centraba en el análisis del acto fallido (acto que pone de manifiesto una expresión diferente o contraria a la intención consciente del sujeto), Tres ensayos de teoría sexual, otra de sus mayores contribuciones, en los que plasma su teoría de la sexualidad, en particular, su relación con la infancia, Psicología de las masas, en la que expresa su idea de que la psicología de las masas se explica  a partir de los cambios en la psicología de la mente individual, Más allá del principio del placer, reflexión sobre la muerte a partir del análisis del placer e o El malestar en la cultura, una obra centrada en la psicología social. Son también conocidas sus publicaciones Psicoanálisis del arte, El yo y el ello, Ensayos sobre la vida sexual y la teoría de las neurosis o El chiste y su relación con lo inconsciente.

Todo parecía ir bien, hasta que en 1911 algunos de los seguidores que Freud había adquirido comenzaron a darse de baja de la Asociación Psicoanalítica Vienesa, incluido Carl Gustav Jung, el psicólogo suizo fundador de la escuela de psicología analítica (en la película Un método peligroso se analiza la relación entre ambos). Ello, unido al cáncer de paladar que se le diagnosticó a causa de su gran adicción a los puros que le provocó sordera le obligó a llevar prótesis, dificultó sus capacidades, a pesar de lo que continuó escribiendo libros, ensayos y artículos hasta el final de su vida, que tuvo lugar en el año 1939 tras su exilio a Londres, ciudad a la que tuvo que trasladarse tras la anexión de Austria a la Alemania nazi, donde fue considerado enemigo del Tercer Reich, sus libros fueron quemados públicamente  y su vida estaba amenazada de muerte.

El fallecimiento de Freud se produjo de un modo sorprendente para la época, pues él mismo había manifestado a su médico personal su deseo de ser sedado de forma terminal para evitar la agonía y sufrimiento causados por el cáncer. Y así fue, el psicólogo más famoso de todos los tiempos falleció tras la inyección de tres dosis de morfina y fue incinerado en el crematorio londinense de Golders Green, en el que sus cenizas reposan junto a las de su esposa.