• Tienda
  • Cultura Fnac
Blog

Starless. King Crimson

Guillermo Artés
Por Guillermo Artés
El 20/07/2018
386
Starless. King Crimson

Residían en el primer piso y nosotros en el séptimo. Alguien joven en esa casa aprendía a tocar la guitarra eléctrica y las notas subían por el patio de luces. Yo hacía lo mismo, pero con un bajo eléctrico y mis notas ascendían hasta el décimo. Al final nos conocimos y nos hicimos amigos. Se llamaba Roberto y era madrileño, se había mudado con su familia recientemente. Nos juntamos e hicimos alguna jam, pero no llegamos a ningún sitio. Nuestros gustos musicales diferían. Él llevaba melena y escuchaba a Rush y Camel. Yo llevaba el pelo elevado y escuchaba a Jesus and Mary Chain y The Smiths. Coincidimos en la pasión por algunos artistas, como The Doors y Joe Jackson. Recuerdo que fuimos juntos a un concierto de The Dream Syndicate, que disfrutamos mucho. Nos intercambiamos discos con poco éxito, pero siempre con sumo respeto. Una vez me dejó un álbum de King Crimson, pero no recuerdo el título. No le hice mucho caso.


Veinte años después, libre de prejuicios y con más cultura musical a mis espaldas, escuché con detenimiento a la banda inglesa, que supo crear un mundo bello y difícil. Su famoso debut fue 'In the Court of the Crimson King' (1969), un disco que definía lo que se denominó rock progresivo, una etiqueta que ya se había usado un poco antes para calificar a otras bandas británicas como Caravan. Temas largos, casi sinfonías, alejados de la armonía del blues, con melodías más cercanas al jazz y la música clásica europea, polirritmias que evitaban el clásico compás de 4/4, letras con ambiciones poéticas. Todo esto sólo podía ser posible con músicos que experimentaban y dominaban sus instrumentos.

 


El guitarrista (y no cantante) Robert Fripp fue su líder, el único miembro permanente en una banda en la que iban entrando y saliendo otros grandes músicos. “I’m a very difficult person to work with”, confesaba en una entrevista de 2014. “Es una amalgama entre Stalin, Gandhi y el Marqués de Sade”, sentenciaba Bill Brufford, su batería durante varias épocas de la banda. Fripp trabajó también con Bowie, Brian Eno, Talking Heads o Peter Gabriel, entre otros.

 


King Crimson publicó 'Red' en octubre de 1974, un álbum que se había grabado durante el verano de ese mismo año. En ese momento sólo permanecían en la banda los mencionados Brufford y Fripp, además del bajista y vocalista John Wetton. El sonido se había endurecido y el resultado es eléctrico, saturado, potente. De hecho, era uno de los discos favoritos de Kurt Cobain. A pesar de la buena recepción que tendría el disco, Fripp ya había anunciado unos días antes, a través de un escueto comunicado, que la banda había dejado de existir. King Crimson no retornaría hasta 1981.

 

 

La pista que cierra el álbum es "Starless", que me atrevo a situar en el top ten de los mejores temas de la historia del rock de más de 10 minutos, con permiso de "Marquee Moon", de Television o "This is the End", de The Doors.

 

 

Es una composición con tres partes claramente diferenciadas. En ellas hay compases diferentes, desde un 4/4 hasta un 13/4, doblándose después en un 13/8. El comienzo es lírico y cantado, pero se transforma en el minuto cuatro en un diálogo intenso de bajo-guitarra-batería impresionante, que acaba explosionando jazzísticamente en el minuto nueve, hasta volver y retomar la melodía inicial al final del tema.

En la reedición del álbum de 2009, se recuperó esta actuación de la televisión francesa de marzo de 1974. Todavía aparece David Cross al violín, que dejó la banda justo antes de la grabación de 'Red'. Podéis compararla con la versión de estudio, que es posterior a la del directo televisivo.

 


Para acabar, unas palabras de Fripp de 2009:

“El período musical entre 1969/70 y 1975/76 permanecerá como algo parecido a una Edad de Oro. La vida no había sido desvirtuada por esa falta de honestidad calculada ni por el control creciente que caracterizó a la industria durante el período entre 1983/84 y 1990/91. Entre 1990/91 y 1997/98 la industria musical, tal como yo la había conocido, desapareció. La gente a cargo de ella no era gente del negocio de la música, era gente de negocios a secas. Al final, para hacer funcionar una compañía discográfica bastaba estar familiarizado con la producción de galletas. ¿Alguien encuentra esto absurdo?”

 

Tu valoración : Je détesteJe n'aime pasCa vaJ'aimeJ'adore

Anónimo

El 01/08/2018

El álbum "Red" es también mi álbum preferido de King Crimson y, sin lugar a duda, uno de los top ten de la música de todos los tiempos.

Anónimo

El 31/07/2018

KING CRIMSON siempre en mi Top 3 de la historia de las bandas de rock, siendo los otros dos grupos tan dispares como Led Zeppelin y los Rolling Stones. RED es quizá el mejor de los discos de KC, o al menos uno de los tres mejores, y STARLESS (tienes razón) una de las más bellas canciones jamás escritas (e interpretadas). David Cross, por cierto, le daba al grupo un aire de lirismo y melancolía que siempre añoré después. Gracias por el post!

3 producto(s)s
In The Court Of The Crimson King

In The Court Of The Crimson King

King Crimson CD | Disco | Desde: 8,76€
Lizard - Vinilo

Lizard - Vinilo

King Crimson LP | Disco | noviembre de 2012 Desde: 19,98€
Many Faces of King Crimson

Many Faces of King Crimson

King Crimson CD | Disco | Desde: 12,04€