• Tiendas Fnac
Recomendaciones | Tecnología

Conexiones: Atados con cables

Culturafnac
Por Culturafnac
El 21/04/2017
1124
Conexiones: Atados con cables

 

La tecnología evoluciona a tal ritmo que adaptarse a ella no es sólo cuestión de liquidez, sino de conocimientos. Y con ella, y la necesidad de más información, los cables

 


Aquellos que piensan que todo cable existe, que la imaginación es el único límite para lo que necesitan, sin importar qué tipo de señal sea, qué clase de conector, qué inimaginable lenguaje digital-analógico haya que traducir… Aquellos que se echan a temblar cuando abren la caja de su barra de sonido y el manual les pide un TOSLINK para funcionar... Esta guía va dedicada a ellos, y a tantas y tantas preguntas inverosímiles.

 

cables HDMI

Cómo no empezar citando el cable por excelencia hoy en día en el mundo del vídeo, el top de ventas, imprescindible para dar el salto al mundo digital. Hablamos, cómo no, del HDMI (High Definition Multimedia Interface). El conocido antaño como “euroconector digital” nos permite interconectar dispositivos de Alta Definición. De uso obligado en reproductores blurays y televisores HD, nos permite reproducir hasta resoluciones UHD, aunque en este último caso el protocolo del cable deberá ser compatible. El estándar de este famoso cable se va actualizando constantemente, estando actualmente en la versión 2.0b. Dependiendo de la versión que usemos, será compatible con nuestros dispositivos. Así, si nuestro cable HDMI es 1.3, y tenemos un televisor UHD, no podremos disfrutar de toda la resolución de nuestro panel, llegando sólo a Full HD. Para eso, tendremos que comprar un HDMI 1.4. Lo mismo ocurrirá si adquirimos un televisor HDR y nuestro cable es 2.0. No será capaz de mostrar el rango dinámico alto, pero sí resolución 4K. Por lo tanto, tendremos que tener cuidado con qué tipo de HDMI compremos.


El HDMI también tiene sus versiones en menor tamaño: Mini-HDMI (para algunos proyectores portátiles, videocámaras, cámaras de foto…) y Micro-HDMI (para algunos terminales móviles, tablets…). En cualquiera de sus configuraciones, la gran ventaja de este cable es que nos permite mostrar imágenes y sonido sin compresión, lo que nos garantiza una gran calidad. 

 

cables RCA

 

Pero entre los supervivientes analógicos encontramos conectores RCA en muchos televisores hoy en día, y en DVD’s, y en proyectores… El respeto por la señal tradicional no se quiere perder ante aquellos usuarios que siguen guardando con cariño sus viejos reproductores y a quienes les asusta dar el salto al mundo digital.

Lo más común es encontrar dos tipos de entradas RCA: vídeo por componentes y vídeo compuesto. La entrada de vídeo compuesto es muy conocida, y viene marcada con color amarillo. Para usarla lo más habitual es un cable RCA con tres conectores en cada extremo: uno amarillo, uno rojo y otro blanco. El conector de color amarillo es quien transporta el vídeo, (con resoluciones máximas de 576i) y el rojo y blanco son para el sonido (a diferencia del HDMI, que es capaz de transportar ambas señales en un solo cable).

Los cables RCA de vídeo compuesto son de color rojo, verde y azul, y transportan la señal primaria de color (RGB) en ellos, ofreciendo una separación de canales de mejor calidad y resoluciones de hasta 1080p. Si podemos elegir, mucho mejor esta opción que vídeo compuesto. Al igual que en ésta, el sonido no está incluido, y tendremos que sumar otro cable RCA rojo y blanco para el audio estéreo.

 

cables Toslink Coaxial

 

El mundo del sonido también se ha digitalizado, y aunque la convivencia analógico-digital es más evidente que en el vídeo, tenemos que tener claro que si queremos escuchar cine como se merece, el cable óptico (conocido como Toslink), es una buena opción. Inmune a campos electromagnéticos, la calidad de este tipo de cables es excepcional cuando se trata de cortas distancias y siempre y cuando no corramos el riesgo de doblarlo. Usado como salida de audio en todos los televisores actuales, el cable óptico se ha convertido en un estándar imprescindible para mejorar el audio de nuestras pantallas. Barras de sonido, amplificadores Home-Cinema, Blurays, consolas de videojuegos… son algunos de los dispositivos que más a menudo usan este formato.
 

Su competidor más conocido es el coaxial, conocido como S/PDIF. Creado por Sony y Philips, este cable de sonido con apariencia de RCA es la alternativa más cómoda al óptico para transmitir audio digital. Misma capacidad y mínima diferencia. Sólo los equipos más profesionales permitirán distinguir la diferencia entre ellos. Eso sí, es sensible a campos electromagnéticos, mientras que los cables ópticos no lo son, pero soportan mayores distancias de transmisión de datos y se pueden doblar sin temor a perder la señal. Elegir un tipo de cable u otro dependerá, sobre todo, de la conectividad de nuestro dispositivo. En general, las tomas coaxiales tienen menor presencia que la óptica, por lo que actualmente el uso de los cables Toslink es mucho más común.

Pero de nada servirán nuestros recién estrenados cables si queremos disfrutar de audio digital en alta definición. Ópticos y coaxiales nos darán, como máximo, sonido DTS o Dolby Digital 5.1, pero no llegan a Dolby True HD o DTS MA. Para ello, un HDMI con protocolo 1.3 o superior será imprescindible.

 

cables RCA Estereo

No todo queda en el mundo digital. El renacimiento de las tecnologías sin compresión, como los giradiscos, necesitan conexiones analógicas como el RCA estéreo (rojo y blanco), para compartir su sonido o, en algunos casos, un cable Jack. Este conector con nombre de asesino histórico sigue muy vigente hoy en día, y lo encontraremos en tres dimensiones: 2,5mm, 3,5mm y 6,3mm. El hermano del medio (Mini Jack) es el más conocido y lo encontraremos en las entradas auxiliares de los altavoces bluetooth y en las microcadenas, en la salida de audio de algunos proyectores, en las conexiones de salida para auriculares y, por supuesto, en el mismo conector de éstos. Para los giradiscos con pre amplificación incorporada, será habitual necesitar un cable Mini Jack-RCA para poder disfrutar de su sonido en un equipo de audio.

 

cables VGA - Thunderbolt - UsbC
 

Y si avanzamos hacia el universo informático, es de obligado cumplimiento citar a la conexión VGA como una de las mayores supervivientes analógicas. Aún presente en muchos ordenadores y proyectores, este conector nos puede conseguir resoluciones de hasta 1920x1080 si el cable lo permite. Antaño era la forma más habitual de conectar un ordenador a un monitor. Hoy ha sido sustituida por conexiones HDMI o DVI (digital pero sólo transporta vídeo). Para aquellos que necesiten conectar un ordenador VGA a un monitor sin esta conexión necesitarán un conversor para poder traducir el lenguaje analógico a un lenguaje digital.

Respecto a las conexiones digitales en informática, debemos citar a DisplayPort, el competidor del HDMI, aunque con menor difusión. Apple apostó por esta conexión en sus equipos, y en algunos de ellos evolucionó hasta llegar a Thunderbolt, un conector multitarea que permite la carga, transferencia de datos y transmisión de vídeo.

No nos olvidemos, por último, del cable/conector más usado en informática: el USB. Con más de 20 años de vida y un extenso currículum, el Universal Serial Bus sigue estando presente en numerosos dispositivos: ordenadores, televisores, proyectores, móviles, altavoces… Sus usos son muy variados, pero los más extendidos son la carga, la transmisión de contenido y la reproducción de archivos multimedia. Podemos encontrar cables USB-Micro USB (muy habituales para la carga de dispositivos móviles), USB-Mini USB y USB-C, el más joven de la familia, mucho más potente y reversible, algo de agradecer y que salvará a muchos puertos de la destrucción.

 

Conociendo estas conexiones ya podemos movernos libremente en el mundo tecnológico que nos rodea. Hay más, hemos de reconocerlo, pero éstas son las más comunes hoy en día, las que pueden resultarnos más reconocibles y las que pueden sernos de utilidad en el uso cotidiano. Para el resto, y a pesar de algunas contadas excepciones, encontraremos cables y conectores de casi todo tipo.

 


Texto: Rafael Lázaro (Fnac Sevilla)

Tu valoración : Je détesteJe n'aime pasCa vaJ'aimeJ'adore