• Tienda
  • Cultura Fnac
Recomendaciones | Tecnología

Tocadiscos: ayuda y consejos de instalación

Culturafnac
Por Culturafnac
El 20/12/2018
176
Tocadiscos: ayuda y consejos de instalación


Con el regreso del disco de vinilo, muchos usuarios quieren redescubrir su colección o escuchar los viejos discos de papá almacenados en el garaje. ¿Qué tipo de tocadiscos y qué accesorios necesitas? ¿Cómo puedes conectarlo? Te lo contamos todo.

Está claro que ya no podemos hablar de moda pasajera ahora que el disco de vinilo está de vuelta. Las tiendas de discos están resurgiendo y los principales distribuidores están empezando a ofrecerlos en sus estantes. Pero el disco de vinilo requiere algunos conocimientos básicos. Aquí tienes las respuestas a algunas preguntas.

¿Qué tipo de tocadiscos necesitas?

Si deseas escuchar los discos, pasarlos a un CD y/o guardarlos como archivos digitales, necesitas un tocadiscos con USB que se conecte al ordenador y escanee los archivos. Normalmente se venden con un software para cortar pistas. Si no es el caso, puedes descargar el programa Audacity. Se necesita un poco de tiempo para entender su funcionamiento, pero es completo, muy efectivo y gratuito. Otros tocadiscos con USB también te permiten escanear pistas directamente a una unidad USB. En este caso, no hay procesamiento (supresión de la respiración, ecualización de los niveles de sonido, etc.), pero también es posible hacerlo a posteriori utilizando Audacity. La digitalización de los discos de vinilo es menos ardua de lo que parece. Por otro lado, requiere precisión y paciencia para obtener los mejores resultados. Si quieres mezclar la digitalización y la escucha en el tocadiscos, es preferible un modelo con puerto USB y salida RCA. Y si además está equipado con un preamplificador, mejor. Más adelante hablaremos sobre el papel que desempeña éste.

Si deseas escuchar los discos de vinilo, lo más apropiado es un simple tocadiscos. Son un poco más caros que los tocadiscos USB, pero los tocadiscos clásicos también son mucho más fieles. Puedes optar por un tocadiscos automático: el brazo de lectura se recupera automáticamente al finalizar del disco, y algunos también se inician automáticamente presionando un botón. Este tipo de tocadiscos es para usuarios que buscan simplicidad o que tienen miedo de hacer un gesto que dañe irreparablemente su registro. Éstos son mis preferidos sólo por el placer de levantar el brazo y situarlo suavemente sobre el disco. El usuario es el responsable de levantar el brazo y colocar la cápsula (celda fonográfica) sobre el disco para volver a colocarlo en su lugar al final de la lectura. Algunos piensan que son más musicales que los automáticos, pero no estoy muy convencido de ello. En los tocadiscos semiautomáticos se levanta el brazo al final del disco y la bandeja se detiene, pero el usuario debe colocar el brazo manualmente.

En cuanto a la elección de la marca, lo más aconsejable es confiar en marcas especialistas como Pro-Ject, Rega o Thorens. También hay fabricantes más generales que son buenos, como Marantz o Denon. Algunas marcas menos conocidas por el público en general y más exclusivas ofrecen pequeñas joyas de musicalidad, como la inglesa Linn (y su famoso Sondek LP12), Roksan, Michell o la eslovena Kuzma. Los tocadiscos EMT o Garrard también son muy buscados, al igual que el Technics SL-1200. Los tocadiscos a menudo vienen con una celda fonográfica preinstalada, pero puedes cambiarla más tarde para que se actualice.

La otra opción es un todo en uno: se trata de un conjunto monobloque que incorpora la amplificación, los altavoces, el tocadiscos, un sintonizador de radio FM y más raramente un reproductor de CD. La ventaja obvia de este sistema es que no hay problemas de conexión, ya que puedes escuchar los discos directamente. El precio también es más económico que los elementos por separado. Sin embargo, su calidad está a años luz de la calidad audiófila. El todo en uno es una solución para una avería o un número reducido de discos. Si quieres redescubrir los placeres y la musicalidad del microsillon, es esencial tener un tocadiscos en condiciones aunque sea más caro.

 

tocadiscos


¿Cómo debes conectar el tocadiscos?

Dada la gran cantidad de preguntas sobre el tema, éste es un punto que merece atención. Sin entrar en detalles técnicos demasiado complejos, los tocadiscos, por su funcionamiento y tecnología, requieren un tratamiento especial con respecto al sistema de alta fidelidad. En la parte posterior del canal o amplificador encontrarás unas entradas de audio estéreo en rojo y blanco, se denominan entradas de línea RCA. Son aptas para la señal de un reproductor de CD, un sintonizador de FM o un servidor de audio. El sonido de un tocadiscos requiere un procesamiento (llamado corrección RIAA) y una amplificación especial. Si conectas el tocadiscos directamente a la entrada RCA, el nivel de sonido será muy bajo y la distorsión (señal degradada) hará que el sonido sea inutilizable. Para ello, necesitas una entrada RCA especial, llamada Phono.

Si tienes entrada Phono en tu dispositivo no hay problema. Conecta el tocadiscos directamente, realiza las diversas configuraciones recomendadas por el fabricante y dale un toque de pincel al disco antes de la música. Si el tocadiscos incluye un cable con toma de tierra, asegúrate de conectarlo en el tornillo correspondiente del amplificador. En la imagen de abajo (panel posterior de un amplificador Marantz PM5005), la entrada fonográfica está en el extremo izquierdo y el tornillo de la toma a tierra está justo arriba.

Si no tienes entrada Phono, no te asustes, tienes dos opciones:


- Cualquier tocadiscos está preamplificado (como algunos tocadiscos USB) y puedes conectarlo directamente a una entrada RCA convencional (por ejemplo una entrada auxiliar o Aux).


- Si no está preamplificado, como es el caso de la mayoría de los modelos, tienes que insertar entre la placa y el amplificador un pequeño módulo llamado preamplificador Phono. Es muy fácil de conectar y así disfrutarás de tus discos. Hay de todos los precios, desde unas decenas de euros hasta varios miles. Personalmente recomiendo los preamplificadores de Pro-Ject, Nad o Cambridge Audio que cuestan entre 100 y 150 €.


¿Qué accesorios son indispensables?

Algunos accesorios son simplemente indispensables. Debes utilizar un cepillo antiestático para eliminar el polvo de los discos. Es preferible que el cepillo sea uno simple de carbón, ya que son muy efectivos y económicos. También puedes comprar un cepillo para el diamante de la celda que, por supuesto, debes utilizar con precaución para no estropearlo. Para las plataformas giratorias pesadas puedes usar una almohadilla de presión que optimizará el contacto del disco y minimizará el riesgo de una mala lectura.

Espero que esta pequeña explicación te haya animado para iniciarte en el disco de vinilo. Por último, debes velar por su mantenimiento. Evita colocar la plataforma giratoria cerca de los altavoces o sobre una base inestable, ya que son muy sensibles al movimiento de aire de las membranas de los altavoces y, en general, a las vibraciones. Recuerda que debes guardar los discos de pie, preferiblemente apretados uno contra el otro. Y no abuses de los limpiadores químicos porque los degradan. ¡Feliz escucha!

 

Etiquetas: tecnología tocadiscos
Tu valoración : Je détesteJe n'aime pasCa vaJ'aimeJ'adore