Tony Leblanc

Ignacio Fernández Sánchez (Madrid, 7 de mayo de 1922 - Villaviciosa de Odón, Madrid, 24 de noviembre de 2012),  de nombre artístico Tony Leblanc, fue un actor y humorista prototipo de galán de comedia que...
Leer Biografía
Tony Leblanc

Ignacio Fernández Sánchez (Madrid, 7 de mayo de 1922 - Villaviciosa de Odón, Madrid, 24 de noviembre de 2012),  de nombre artístico Tony Leblanc, fue un actor y humorista prototipo de galán de comedia que también realizó trabajos en dirección, guion, producción y composición musical en cine, teatro y televisión.

El actor nació en el Museo del Prado de Madrid, donde su padre trabajaba como vigilante nocturno, una noche en que su madre fue a visitarle. De hecho, Tony también trabajó en el museo como ascensorista, un trabajo que compaginó con su afición al boxeo (fue campeón de Castilla de pesos ligeros) y al fútbol (era el portero del Chamberí en tercera división).

Aunque destacaba en ambos deportes, su auténtico sueño siempre fue la actuación, motivo por el que luchó hasta conseguir entrar a formar parte de la compañía de Celia Gámez, con la que comenzó su andadura profesional en la interpretación bajo el nombre artístico de Tony Le Blanc (Blanc es el apellido de su padre, al que añadió Le delante).

1944 fue el año de su debut en la película Eugenia de Montijo, tras la que rodó Los últimos de Filipinas (1945) y El gran premio (1946), films que grabó en paralelo a sus trabajos como actor teatral. En estas películas obtuvo papeles secundarios hasta que, llegada la década de los 50, comenzó a protagonizar algunos de los títulos más sonados del cine español de la época. La danza del corazón (1951), Historias de la radio (1955), Manolo, guardia urbano (1956), Los Ángeles del volante, El tigre de Chamberí y Las muchachas de azul (1957), Los tramposos (1959), Las chicas de la Cruz Roja (1960), Tres de la Cruz Roja (1961) o Historias de la televisión (1964) fueron una muestra de su destreza interpretativa en el género comedia, derrochando cinismo e ironía bajo una imagen de galán castizo madrileño y formando pareja artística con actrices del momento como Concha Velasco, Carmen Sevilla o Marujita Díaz. Incluso se lanzó a la dirección con El pobre García (1961), comedia protagonizada por Lina Morgan, Los Pedigueños (1961) y Una isla con tomate (1962).

Esta primera etapa de su trayectoria como actor fue de intenso trabajo para el intérprete, ya convertido en toda una celebridad y uno de los rostros más solicitados por los directores gracias a su gran carisma, que encandilaba al público. Títulos como Los subdesarrollados (1968), Una vez al año ser hippy no hace daño (1969), El astronauta (1970) o Ligue Story (1971) resultaron comedias de gran éxito en parte debido a su actuación. También obtuvo gran éxito durante esta época en la televisión actuando como humorista en numerosos programas especiales de humor como La Goleta, El que dice ser y llamarse, En órbita o Cita con Tony Leblanc.

Con una amplia trayectoria a sus espaldas, llegada la mitad de la década de los 70, tras rodar su última película como protagonista, Tres suecas para tres Rodríguez (1974), tuvo que abandonar temporalmente la interpretación debido a una dolencia que le dejó semiparalítico. Su actividad durante los siguientes años se centró en el teatro hasta que, en el año 1983, un accidente de tráfico le apartó totalmente de la actuación.

Transcurridos unos años duros físicamente para el actor madrileño, 1998 sería el año de su regreso al séptimo arte de la mano de Santiago Segura, que le fichó para la película Torrente, el brazo tonto de la ley (1998), por la que obtuvo un Premio Goya a Mejor actor de reparto, un premio que recogió caminando, para sorpresa de todos.

Entre los últimos trabajos realizados por el actor madrileño se encuentra su personaje de quiosquero en la serie de TVE Cuéntame cómo pasó, así como su participación en el programa humorístico Sabías a lo que venías, de La Sexta, junto a Santiago Segura, y alguna campaña publicitaria.  En 2001, 2005 y 2011 volvería  a ponerse a las órdenes de Santiago Segura en Torrente 2: Misión en Marbella, Torrente 3: El protector y Torrente 4: Lethal Crisis, último film en el que participó antes de su fallecimiento por un paro cardíaco en el año 2012.

A lo largo de su vida, Tony Leblanc no solo ha dejado huella en la historia del cine español, sino que su trabajo ha sido reconocido con numerosos premios y reconocimientos. Además del Goya obtenido por Torrente, cuenta con un Goya de Honor, la Medalla de Plata y Medalla de Oro al Mérito en el Trabajo, La Medalla de Oro del Círculo de Bellas Artes, el Premio de Interpretación del Sindicato del Espectáculo o el II Premio Nacional de Teatro Pepe Isbert, entre otras condecoraciones.

Recibió, además, un homenaje en Villaviciosa de Odón, municipio madrileño en el que vivía desde hacía 30 años.

En el terreno personal, pasó su vida al lado de su esposa Isabel Páez de la Torre, madre de sus 8 hijos y abuela de su nieto Richy Leblanc, también actor.