• Tienda
  • Cultura Fnac
Recomendaciones | Tecnología

Volando voy, volando vengo

Culturafnac
Por Culturafnac
El 28/12/2016
722
Volando voy, volando vengo

 

Las probabilidades de encontrarnos con un dron aumentan considerablemente día a día. Si alguna vez te has querido sentir como un piloto, esta es tu ocasión de demostrarlo

 

No hace tanto tiempo que hablar de drones sonaba a lenguaje futurista, como si estuviéramos imaginando un universo a lo Philip K. Dick. Cyborgs, robots, androides… Puede que aún no podamos poner en práctica las Leyes de la Robótica de Asimov, pero sí que podemos ponernos al mando de un vehículo, y volar, saltar o correr a toda velocidad.


El temprano desarrollo de los drones ha dado a lugar a una oferta muy amplia, para todos los bolsillos, y tan atractivos que voy a necesitar ampliar las estanterías para colocarlos. Empecemos por un clásico en diseño y prestaciones: el URBAN H107C. Este pequeño (distribuido por Ksports, los señores de Gopro) tan sólo mide 5,8 centímetros de ancho y largo. Se puede volar tanto en interior como en exterior y sus 50 gramos de peso nos permitirán llevarlo a cualquier lado. Se controla con un mando a pilas con un alcance de hasta 30 metros y puede alcanzar la friolera de 40 kilómetros por hora. Y esto no es falsa publicidad. El pasillo de casa se queda pequeño cuando empieza a volar. Por un precio excelente, este dron integra además una cámara HD con la que grabar nuestros pinitos en el aire en una tarjeta MicroSD. Eso sí, sin sonido, y para un vuelo corto, que es lo que nos permitirá su autonomía de 7 minutos en marcha.

 

drones_int1

Los modelos de mayor tamaño, como el Parrot Bebop Drone 2 cuentan con una autonomía muy superior, tres veces más en este caso. 25 minutos máximo de disfrute aéreo que podemos complementar para una experiencia inigualable con sus gafas de realidad virtual COCKPITGLASSES, que nos permitirán apreciar en primera persona la vista de la cámara que incorpora este dron. Una experiencia inmersiva que podremos registrar en Full HD y guardar en nuestro móvil con la aplicación FreeFlight Pro. Por si esto fuera poco, el Bebop 2 puede seguir nuestro movimiento y grabarnos por sí sólo, gracias a su GPS que localiza a tiempo real la ubicación de nuestro smartphone que, eso sí, tendremos que llevar con nosotros. Todo un dron con múltiples posibilidades.


Pero por si acaso aún se quedase corto en funciones, la marca DJI nos tienta con su Phantom 3 Advanced, un equipo perfectamente preparado para el uso profesional gracias a su videocámara integrada con resolución 2,7k y con el mejor estabilizador que he tenido oportunidad de probar. Su diafragma 2.8 y su lente angular nos aseguran que el video final será digno de una emisión broadcast. A sus casi 30 minutos de autonomía hay que sumar una distancia máxima de uso de hasta 2 kilómetros, algo peligroso teniendo en cuenta que podemos perder de vista el dron fácilmente. Habrá que ir con cuidado para no perderlo de vista en el horizonte.

 

drones_int2



Y como no todo es volar, Parrot nos propone saltar con su Jumping Night Diesel, un divertido vehículo a dos ruedas con un sorprendente modo de salto de más de 70 centímetros. El control es mucho más intuitivo que con los drones voladores y sus dos ruedas de gran diámetro le permiten mantener el equilibro con suma facilidad. Volteretas, velocidades de hasta 7 kilómetros por hora, luces led para iluminar el recorrido… El Jumping Night Diesel de los franceses es un espía motorizado que nos permitirá contemplar su recorrido en vídeo desde la aplicación para dispositivos portátiles FreeFlight Jumping. Rozando la frontera entre un juguete y un gadget para adultos, este dron nos asegura horas de diversión.


No podía faltar para terminar de captar nuestra atención el BB8. Para todo fan de Star Wars que se precie (levanto la mano) este pequeño dron-droide es un “deber” de todo aprendiz de la Fuerza. No tardé mucho en probarlo cuando lo recibimos, esa es la verdad. Controlado por una aplicación para el móvil, este dron con ínfulas de jedi respeta el balanceo característico que pudimos ver en 'El despertar de la fuerza'. Puede patrullar nuestra casa, identificar obstáculos como “enemigos” y memorizar su ruta para evitar tropiezos en futuras ocasiones. Y si queremos salvar al Universo, podemos enviar mensajes holográficos a través de nuestra app y el sistema de realidad aumentada.


No hace falta sentir la Fuerza en nuestro interior para saber que la gran mayoría se siente atraído por el zumbido de las hélices de un dron. Ver volar, saltar o correr a uno de estos gadgets nos anima a coger los mandos y pilotarlos aunque, eso sí, habrá que practicar un poco hasta lucirnos en plan Iceman y ser unos auténticos ídolos del aire.

 

 

Texto: Rafael Lázaro (Fnac Sevilla)

Tu valoración : Je détesteJe n'aime pasCa vaJ'aimeJ'adore
Atención Ha ocurrido un error, por favor inténtalo de nuevo más tarde.