En defensa de los ociosos

Bolsillo (Bolsillo) en español
    • En defensa de los ociosos_0
    En defensa de los ociosos
    • Resumen
    • Detalles
    • Garantías
    • Accesorios incluidos
    • 7€ 6,65

      Expedición en 72 horas

      Entrega gratuita

      En tienda

      Recogida gratuita

      Consulta disponibilidad en nuestras tiendas

      Ver todas las opciones y plazos de entrega
      Información, ofertas y promociones
      EN TODOS LOS LIBROS
      CASHBACK | 15€ DE REGALO
    • Satisfecho
      o reembolso
    • Servicio Fnac
      a tu disposición
    • Devolución
      gratuita en tienda
    • Pago en el
      momento del envío

    3 Ofertas especiales En defensa de los ociosos

    • -5%
    • EN TODOS LOS LIBROS
    • CASHBACK | 15€ DE REGALO

    -5% EN TODOS LOS LIBROS

    Máximo descuento permitido por ley. Oferta válida sólo para libros vendidos por Fnac.

    -5% EN TODOS LOS LIBROS

    Máximo descuento permitido por ley. Oferta válida sólo para libros vendidos por Fnac.

    15€ DE REGALO POR CADA 100€ DE COMPRA.

    Promoción válida desde las 00:00 horas del 3 de diciembre a las 23:59 horas del 9 de diciembre de 2019, sólo para productos vendidos por Fnac. Promoción exclusiva en Fnac.es.

    Consulta las condiciones completas de la promoción

    Publicidad

    SINOPSIS En defensa de los ociosos

    RESUMEN En defensa de los ociosos

    Este breve y poco conocido ensayo de Robert Louis Stevenson es un pequeño canto a la vida. El genial autor de La isla del Tesoro, de El Dr. Jekyll y Mr. Hyde y tantos otros relatos incomparables desvela aquí los ingredientes esenciales de su visión de la vida. Su amor por la lectura y por la naturaleza está contado con su habitual talento e ironía, y acaso con un punto de cinismo. Stevenson, lector impenitente, recomienda la lectura, pero antepone la vida a los libros; elogia la diligencia, pero se ensaña con aquellos que sólo se ocupan en ser diligentes y «resultan secos, rancios y dispépticos en las mejores y más brillantes etapas de la vida». Y nos recuerda que «No hay deber que infravaloremos más que el deber de ser felices. Siendo felices, vamos sembrando por el mundo anónimos beneficios, que nos son desconocidos incluso a nosotros mismos y que, cuando eclosionan, a nadie sorprenden más que al benefactor». Una pequeña lección de ética en el mejor sentido.

    DetallesEn defensa de los ociosos