Sorteo Navidad de Cultura Fnac

¡YA TENEMOS A NUESTROS 3 GANADORES!

 

MANUEL MILLÁN

"Se vende universo por estrenar. Razón portería". Era el único cartel que había pegado en aquel portal de la nueva zona de moda para vivir en la ciudad. Aquella zona denostada hasta hace apenas cinco años, que si bien nunca tuvo la consideración de barrio marginal, siempre se supo que el menudeo con las drogas era algo habitual por los soportales.
Volvió a buscar el anuncio que había localizado en una de esas aplicaciones que te ayudan a buscar piso para confirmar la dirección, pensando que se habría equivocado. Apagó sus auriculares inalámbricos, al tiempo que Lady Gaga entonaba las primeras notas de “Shallow”, el tema que le había puesto los pelos de punta el día que vio en el cine “Ha nacido una estrella”, por el que la artista había ganado un Oscar que seguramente estaría adornando un cuarto de baño de alguna de sus mansiones. Excentricidades de los ricos.
La dirección era correcta. Llamó al telefonillo del piso indicado, y a los pocos segundos el ruido de la corriente dando acceso al portal le indicaba que la puerta se podía abrir. Siempre le sentó mal que la gente abriese la puerta sin preguntar. Un rollo de una de las inseguridades que sentía. Una mina para su psicólogo.
Entró. Allí solo había oscuridad, excepto en una zona con un ligero resplandor en el que apenas se veía un interruptor. Lo presionó, y comenzó a encerderse una de esas bombillas de bajo consumo que habían quedado obsoletas con la aparición de la tecnología LED. De pronto se vio en un descansillo atrapado entre dos puertas. Se acordó del Resident Evil, aquel juego en el que había estado metido horas, en el que se mostraban las imágenes de puertas que se abrían mientras se cargaban los nuevos escenarios. Su favorito siempre fue el 2.
La segunda puerta estaba abierta. No entendió su función, aunque seguro la tenía. Accedió a un pasillo, en el que estaba la escalera que subía a las plantas superiores. A medio camino, unos buzones mostraban el número de pisos por planta. Apenas diez vecinos, aunque por fuera podría parecer que hubiese bastantes más. Se quedó mirando aquellos buzones viejos, con las marcas de las llaves rozando a través de los años el metal, ahora ya descolorido. A su espalda una voz dijo:
—Mañana tendremos otros nombres.
Se volvió. Un anciano mal afeitado mostraba su sonrisa con unos dientes impecables.
—Excepto un par de vecinos que llevan varios años aquí, hay mucha rotación de gente. Vienen un par de meses y se van. Hacen sus negocios, sus cursos, y se van. Como almas en pena en la transición a una nueva vida. No les da tiempo a sentirse en casa.
Una sombra de tristeza traspasó su mirada, como aquella cuchilla en el ojo de aquella mujer en la peli de Buñuel, al tiempo que agachaba la cabeza. Cuando la volvió a levantar de nuevo había recuperado la sonrisa y le indicó que continuara hacia la escalera.
Comenzó a subir. El pasamanos brillante, pulido de años de caricias de manos le llevó hasta el primer piso. Tres puertas. En una de ellas una pegatina de letras amarillas con el fondo rojo en la que se leía “Pecado original”. Una sonrisa apareció en la comisura de sus labios. No creía que detrás de aquella puerta estuviesen los héroes de Marvel. Siguió subiendo, y se apagó la luz. Tuvo que sacar el smartphone y encender la linterna, y empezó a asustarse, a sentir un viento frío que le dejó helado. Un paso más y empezó a notar que perdía pie, que caía en un pozo sin fin, en la oscuridad de la que nunca podría volver a salir.

 

CRISTINA ARZADUN

El zombi le apretaba el cuello. Mario se resistía como podía y finalmente consiguió desenfundar la pistola y meterle un tiro por el cuello.

Mario se despertó sobresaltado y su gato Nemesis de un salto voló desde su pecho a las piernas de Lucía, que también se despertó.

- ¿Otra pesadilla Mario? - preguntó Lucía.

- Sí, cariño.

- Deberías jugar menos a Resident Evil. ¿Qué hora es?

- Son las 10.00 ya. Ha sido Nemesis, 6 kilos de gato oprimían mi pecho. No tiene nada que ver con jugar a Resident Evil. Creo que me pasé con los polvorones.- dijo torciendo los ojos y echándose encima de Lucía como si fuera un zombi.

Rieron.

- Pues sí, todas las navidades le ganas a tu hermano en esa estúpida competición vuestra de los polvorones. Pero comerse ocho polvorones seguidos, no es sano- dijo Lucía riéndose-. Mira, mira, estás echando barriguilla- le dijo mientras tocaba sus duros abdominales. 

Rieron, se abrazaron y se besaron. Nemesis empezó a maullar.

- ¡Venga, arriba, arriba! Voy a correr un rato para quemar los ocho polvorones. ¿Luego nos vemos otro capítulo de Chernobyl antes de ir a comer casa de tu madre?

- ¡Hecho! Yo me quedo leyendo. Ah, y que no se me olvidé envolver su regalo.

- ¿Qué le has comprado al final? - preguntó Mario.

- La muerte del comendador de Haruki Murakami.

- Buena elección. Le gustará.

Mario se ató las zapatillas, cogió el iPod, se puso los auriculares, le dio al play y justo cuando cerraba la puerta de casa empezó a sonar When we all fall asleep, where do we go?

 

ALEJANDRO GAGO

Abro los ojos. Un rayo de luz se cuela por el hueco de la persiana mal bajada. Mi dormitorio parece el escenario preparándose para la fulgurante salida de Sir Elton John en “Rocketman”.
Tras tomarme un momento para levantarme, me dirijo lentamente al baño para refrescarme la cara. A ver si así me despejo. Aún retumba en mi cabeza el estribillo de “El último clásico”. ¿Cuántas veces sonó ayer? Vete tú a saber, después de tres whiskies con hielo uno pierde la percepción de todo.
Abro el grifo. Agua helada. Miles de agujas atraviesan la piel de mi cara. Pero merece la pena.
Es el momento de asaltar la cocina. Poca cosa. Toca innovar. Bocadillo de “lo que hay” maridado con bebida energética. Me siento Mr. Milagro.

 

¡Enhorabuena a los tres y muchas gracias a todos los participantes!

 

***

Tan clásico en estas fechas como los polvorones, el Amigo Invisible o decorar el árbol… ¡Vuelve la Cesta de Navidad de Culturafnac! La de este año es muy especial, pues vosotros seréis quienes decidiréis qué entra en vuestra cesta y, además, tendréis que demostrar vuestra creatividad.


Si queréis ganar la cesta de este año, tenéis que superar la Misión Regalos.


Hemos seleccionado las mejores novedades editoriales del año, los discos favoritos de nuestros expertos, las películas que hemos visto y no hemos dejado de recomendar y los videojuegos que jugamos una y otra vez este 2019. A lo largo de los últimos doce meses, os hemos hablado de ellos y ahora sois vosotros quiénes decidiréis cuál producto de nuestras secciones de Literatura, Cine, Música, Cómic y Videojuegos irá en vuestra cesta.

Además, en cada cesta incluiremos una tarjeta regalo de 100€ para que os hagáis un buen regalo, que sabemos que este año no sólo habéis sido buenos, sino los mayores culturetas.

Pero para ganarlos tenéis que tirar de inventiva y crear un microrrelato donde aparezcan al menos tres de vuestras cinco elecciones.

¿Queréis más? Pues este año una vez mas no damos una sino tres cestas de Navidad.

¡Participa y gana una de ellas!



¿CÓMO SE PARTICIPA?

Hasta el domingo 5 de enero, mándanos un correo a la dirección sorteo@culturafnac.es con el asunto CESTA 2019, manda tu microrrelato y una lista con tu favorito de cada categoría.
El martes 7 de enero anunciaremos quiénes son los ganadores de las tres cestas de este año.


Recuerda indicar en qué formato quieres la película elegida, si en DVD o Blu-ray, y para qué videoconsola quieres el videojuego.
Todos los discos serán en formato CD.

 

 

De conformidad con lo dispuesto en la normativa de Protección de Datos de carácter Personal, le informamos que los datos que facilite serán tratados por Grandes Almacenes Fnac España S.A.U., en calidad de responsable del tratamiento, con la finalidad de gestionar su participación en el concurso o actividad referido en el presente formulario. La base legal para el tratamiento de sus datos en relación con la gestión del concurso se fundamenta en la relación contractual/acuerdo que usted  ha aceptado para participar en el mismo.

Asimismo, le informamos que sus datos no serán cedidos a terceros, salvo obligación legal. Puede ampliar la información relativa al tratamiento de sus datos y ejercer los derechos de acceso, rectificación, supresión, oposición, así como el resto de los derechos que la normativa le reconoce, tal y como se informa en la Política de Privacidad de FNAC, alojada en la página web www.fnac.es

 

¡FELIZ CESTA! ELIGE LA TUYA

estrella  ‘Los asquerosos’ Santiago Lorenzo 'Carvalho’ Carlos Zanón ‘Fin’ Karl Ove Knausgard ‘Desierto sonoro’ Valeria Luiselli ‘Leopardo negro, lobo rojo’ Marlon James ‘Formas de estar lejos’ Edurne Portelas  ‘Mañana tendremos otros nombres’ Patricio Pron‘Gente normal’ Sally Rooney ‘Sánchez’ Esther García Llovet ‘Serotonina’ Michel Houellebecq ‘ Libros
estrella Chernobyl Quién te cantará La Casa de Papel Dolor y gloria La favorita Arde Madrid Quién te cantará Ha nacido una estrella Rocketman Spiderman: Un nuevo universo Libros
estrella Airbag Anni B Sweet La Casa Azul Liam Gallagher Loquillo Niño de Elche Viva Suecia Rosendo Vampire Weekend The National MÚSICA
estrella Batman. La caída del Caballero Oscuro 1 Betty Boob ‘El tesoro del Cisne Negro’ Hel’Blar Pecado Original Mr. Milagro Niño prodigio Solanin Ventiladores Clyde Thanos Vence Cómic
estrella Death Stranding Days Gone Fire Emblem Kingdom Hearts III Resident Evil 2 Sekiro Shadows Star Wars Jedi Fallen Order Super Dragon Ball Heroes Super Mario Maker 2 The Legend of Zelda: Link’s Awakening Gaming - Videojuegos

Tarjeta Regalo Fnac

Una tarjeta regalo por valor de 100€. ¡Para que completes tu cesta con lo que mas te apetezca! El último gadget tecnológico, algo para la casa o quizás un regalo para los mas peques...