Sylvester Stallone

En la esquina izquierda tenemos a... Sylvester Stallone, el padre de las archifamosas sagas Rocky y Rambo, el mismo que es capaz de hacerte un papelón en F.I.S.T., símbolo de fuerza como trasunto de Jimmy Hoffa y marcarse otro tanto en...
Leer Biografía
Sylvester Stallone

En la esquina izquierda tenemos a... Sylvester Stallone, el padre de las archifamosas sagas Rocky y Rambo, el mismo que es capaz de hacerte un papelón en F.I.S.T., símbolo de fuerza como trasunto de Jimmy Hoffa y marcarse otro tanto en plan poli gordinflón en Copland, y que cuando tiene el gusanillo tampoco le importa meterse a hacer comedias como Oscar.


Pero no nos vamos a engañar, ante todo Stallone es uno de los iconos del cine de acción de los ochenta, de los buenos, de los que han sabido seguir adelante aunque se permita guiños cariñosos hacia los espectadores de esa época con películas como Los mercenarios. A finales de los setenta, tras el enorme exitazo que supuso Rocky y habiendo participado en proyectos como Halcones de la noche y Evasión o victoria, se afianzó como actor de acción y testosterona con toda una larga serie de títulos que inundaron las pantallas de las siguientes dos décadas: todas las secuelas de Acorralado (Rambo) y Rocky, cosillas como Cobra, Tango y Cash, Encerrado, Yo, el halcón, Máximo riesgo, El especialista, Demolition Man, Juez Dredd, Daylight (Pánico en el túnel), Asesinos...

Para el siglo XXI le debemos el haber dado nueva vida a Rocky Balboa y John Rambo a través de su apreciable dirección, además de los guiones y, por supuesto, su interpretación. Ha logrado reirse de si mismo y sus orígenes con el respeto debido con Los mercenarios (al mismo tiempo que rescataba y rendía tributo a algunos de sus más famosos colegas de tiros de los ochenta) y se ha marcado un par de caras a caras interesantes, con Schwarzenegger en Plan de escape y con DeNiro en La gran revancha. Con setenta años y aguantando todo lo que le echen, un aplauso para Sly.

Miguel Herreros