• Tienda
  • Cultura Fnac
Recomendaciones | Tecnología

Discos duros: El Barry Allen del almacenamiento

Culturafnac
Por Culturafnac
El 05/10/2017
1384
Discos duros: El Barry Allen del almacenamiento

 

La evolución de los sistemas de almacenamiento ha permitido que el byte se deprecie en 30 años, adaptándose a los nuevos formatos que exigen más espacio y velocidad de acceso

 

Sony regala Rigs este mes para los usuarios de Playstation Plus. No os habéis equivocado de sección ni pretendo iniciar el clásico debate sobre si merece la pena o no la subscripción de la consola japonesa, pero tenía ganas de probar este juego y es una forma ideal de sacarle partido a las VR, a las que exprimí con el Biohazard. 25 GBs es lo que ocupa, giga arriba giga abajo…y cuando pensamos que un Gigabyte es, aproximadamente, mil millones de bytes, echo la vista atrás y recuerdo cuando abrí la caja del Space Quest IV: Roger Wilco and The Time Rippers por primera vez, allá por 1991, y pensé: “¡¡¡7 discos…7 discos!!!”. Cada uno de esos discos de 5 ¼ flexibles y de frágil apariencia contenía una deliciosa mezcla de sprites y colores que ocupaban la friolera de 4 Megabytes. Si tuviéramos que copiar Rigs en el mismo soporte necesitaríamos unos 69.000 discos de 5 ¼… no quiero ni imaginar cómo sería de grande la caja donde se comercializase el videojuego.


En 1994 los discos flexibles de 5 ¼ fueron sustituidos por los disquetes de 3 ½, la versión 2.0 de almacenamiento portátil. Contenían 720 Kb en su versión de Baja Densidad y la sorprendente cifra de 1,44 Mb en su versión de Alta Densidad. Los más veteranos del lugar recordarán el buen uso que le dimos al taladro agujereando los discos de 720 Kb para duplicar su capacidad, a veces no con muy buena fortuna.

 

Almacenamiento - disquetes

Poco a poco llegaron los discos duros, los pendrives, las tarjetas de memoria…y el byte se devaluó permitiendo que en un dispositivo del tamaño de una moneda cupieran cientos de megabytes.

 

Pero la tecnología no espera y avanza a tal velocidad que los archivos que guardamos en nuestro ordenador no sólo necesitan cada vez más espacio, sino también mayor velocidad de acceso. Para solucionar esto, no dudes en actualizar tu ordenador con una Unidad de Estado Sólido o SSD, un dispositivo de almacenamiento con unas características muy atractivas y un precio asequible. No tanto al principio, cuando Sandisk sacó una unidad SSD con tan sólo 20 Mb de espacio y un precio de 1000$, pero la evolución de estos dispositivos ha alcanzado un precio muy competitivo y resulta una opción ineludible en la configuración de un equipo informático potente.


Almacenamiento - SSD


Los motivos para elegir un disco SSD para el almacenamiento interno de nuestros dispositivos son varios. La más importante es la velocidad de acceso a la información. Este dato que se mide como velocidad de lectura permite establecer el tiempo en milisegundos en el que nuestra memoria es capaz de localizar y ejecutar la orden ejecutada. Para hacerse una idea aproximada, un disco SSD tiene una velocidad de lectura media diez veces superior a la de una unidad mecánica, y una tasa de escritura que se acerca e incluso a veces supera esta sorprendente diferencia (los datos pueden variar dependiendo del modelo). Esto explica por qué, en algunos casos, un mismo equipo informático puede arrancar en más de un minuto con un HDD y en pocos segundos con un SSD.

 

Si, además, necesitamos un equipo portátil, el disco de estado sólido es otra de nuestras opciones más fiables. Los mecánicos, por su sistema de lectura con aguja, necesitan un espacio mínimo para albergar sus componentes, mientras que el SSD es bastante pequeño y muy, muy liviano. Sus tamaños oscilarán entre 3,5”, 2,5” y 1,8”, dependiendo del equipo donde queramos montarlo, pero en cualquier de los que necesitemos el peso será prácticamente inapreciable.
La comodidad de su uso también se apreciará en su nivel de ruido. Mientras que un HDD convencional puede alcanzar fácilmente los 15 Decibelios (el mismo nivel que una respiración agitada), una unidad SSD no emite prácticamente ningún sonido, gracias a la ausencia de partes mecánicas. Esto es muy de agradecer en equipos que van sumando decibelios en el ventilador de la fuente de alimentación, el del procesador, el de la tarjeta gráfica… Decibelios que se reducen y favorecen la serenidad en el ambiente. Tengamos en cuenta, además, que el nivel sonoro de un HDD incrementa cuanto mayor es su capacidad, llegando hasta los 40 Decibelios en algunos casos.

 

Almacenamiento - HHD vs SSD

 

Una de las razones por las que se usan en ordenadores portátiles de alto rendimiento es gracias a su eficaz consumo energético. Al no necesitar partes móviles, una unidad de estado sólido de 1 Tb (y no son las más comunes por su precio) consume poco más de 2 watios, mientras que una unidad mecánica alcanza fácilmente los 6 watios. Un SSD consume menos de la mitad en las mismas condiciones, por lo tanto, lo que resulta muy cómodo a la hora de trabajar con un portátil alimentado con batería.

 

Tamaño, rendimiento, peso, temperatura… todo son ventajas en los discos duros SSD, aunque también existen algunos inconvenientes que no empañan el evidente crecimiento presente y futuro de estos dispositivos de almacenamiento. Siguen siendo más caros comparativamente que los discos duros magnéticos y tienen menor capacidad por el mismo precio. Con el paso del tiempo pierden velocidad de lectura y su vida útil a largo plazo es, supuestamente, menor que el de un HDD. En mi caso, por ejemplo, he tenido que desechar muchos HDDs, pero ningún SSD hasta el momento. Su ciclo vital es teóricamente más limitado, pero en la práctica cambiaremos de equipo antes de que tengamos que sustituir nuestro disco en estado sólido por una caída en su rendimiento.

 

En el futuro más cercano, qué duda cabe, los discos duros magnéticos pasarán a la historia como lo hicieron los discos flexibles de Space Quest IV. Poco a poco el abaratamiento de los costes de producción permitirá que todas nuestras unidades de almacenamiento sean tan veloces como Barry Allen. Si necesitas un equipo potente y rápido, bien porque te dedicas a la fotografía, edición de vídeo o música, o porque simplemente eres consciente del valor del tiempo, no lo dudes y pon un SSD en tu vida.

 

Texto: Rafael Lázaro (Fnac Sevilla)

Tu valoración : Je détesteJe n'aime pasCa vaJ'aimeJ'adore