• Tienda
  • Cultura Fnac
Recomendaciones | Tecnología

Pesos pesados inalámbricos

Culturafnac
Por Culturafnac
El 15/01/2018
2867
Pesos pesados inalámbricos

 

Los equipos de alta fidelidad pierden protagonismo en favor del bluetooth y el wi-fi, que seducen a los usuarios con la comodidad de la conectividad sin cables

 

Que me disculpen los audiófilos, pero el mundo del sonido inalámbrico está castigando sin piedad a los equipos de Alta Fidelidad. Llevo observando esta tendencia desde hace años y, aunque defenderé a ultranza las ventajas del audio sin compresión y las bondades de un sistema Hi-Fi, entiendo los motivos de la expansión de los altavoces inalámbricos. Las dimensiones de nuestros hogares nos obligan a aprovechar al máximo el espaciony elegir con cuidado la ubicación de nuestros sistemas de reproducción de sonido. Una discoteca, repleta de discos compactos y vinilos, ocupa mucho más lugar en casa que una lista de reproducción de Spotify. Y, cómo no, la factoría de producción musical de algunos de los éxitos más comerciales en la actualidad no exige precisamente un equipo de alta gama para el disfrute de sus limitadas frecuencias (a pesar de Auto-Tune). Debido a la elevada demanda, incluso las marcas más reacias a sistemas de audio comprimidos se ven obligadas a integrar en sus equipos medios de reproducción alternativos, como entradas usb o conectividad inalámbrica. Renovarse o morir.

 

Altavoz - Zeppelin 


En un mercado saturado de referencias que luchan por posicionarse en el podio de los vencedores, destacaría algunos ejemplos dignos de mención, y que superan notablemente la calidad de las gamas medias. El veterano Zeppelin de Bowers & Wilkins es buen ejemplo y un merecedor representante del título de este artículo. Si no me creen, levanten sus más de 6 kilos. Recuerdo la primera vez que probé uno y cómo rivalizó de inmediato con mi favorito por aquel entonces: el Harman Kardon Go + Play. A pesar de que ha evolucionado y se ha adaptado a los nuevos tiempos, eliminando, por ejemplo, el dock para conectar el móvil, el nuevo Zeppelin se basa, “casi” exclusivamente, en la conectividad inalámbrica, y entrecomillo el adverbio por una discreta entrada auxiliar por si queremos conectar un equipo externo como nuestro televisor. Sin embargo, la potencia de este altavoz inalámbrico radica, sobre todo, en su subwoofer de 6 pulgadas, que incluso a volúmenes elevados entrega un sonido limpio, prácticamente sin distorsiones. La presencia de cuatro altavoces extra, dos tweeters y dos medios, alimentados individualmente por amplificadores de clase D (de elevado rendimiento y reducido consumo) ayuda a que el resto del sonido sea de una calidad excepcional. El Zeppelin Wireless puede recibir música a través de Bluetooth y de Wi-Fi, aunque en este caso sólo a través de Airplay. Esta tecnología exclusiva de Apple permite usar el altavoz de los británicos para enviar contenido a través de nuestra red doméstica, consiguiendo menor compresión en los archivos y una mayor estabilidad en las distancias largas.

 

 

Altavoz - Sonos Play

 

 

El Sonos Play 5 es otro exponente perfecto de altavoz inalámbrico sin bluetooth. Los reproductores de música por Wi-Fi tienen ventajas frente a la conectividad azul, y algunas son las mismas que encontramos en Airplay. En el caso de Sonos, este Play 5 se conectará a nuestra red doméstica, bien por cable a través de su entrada Ethernet, o bien inalámbricamente si la potencia de nuestro Wi-Fi es suficiente. La verdadera gracia del sistema de los americanos es que todo su ecosistema es lo que se conoce habitualmente como multiroom, por lo que si en algún momento compramos dos altavoces de la marca, independientemente de su potencia o categoría, se reconocerán automáticamente al conectarse a la misma red, creando un hilo musical en casa de una forma fácil y sencilla. Desde la aplicación en nuestro móvil podremos controlar el volumen y la música de cada uno de los dispositivos conectados a nuestro sistema, logrando distribuir el sonido a nuestro antojo en cualquier habitación de casa, gracias a la cobertura de la red Wi-Fi, muy superior a la de una conectividad Bluetooth. El Sonos Play 5 es el altavoz más potente de los americanos, sin tener en cuenta sus barras de sonido. Cuenta con seis altavoces alimentados individualmente (como en el Zeppelin) y con un sistema de ajuste espacial al que han denominado Trueplay, que permite usar el micrófono de nuestro teléfono móvil para analizar el entorno acústico donde está ubicado el altavoz y configurar su sonido de acuerdo al espacio disponible.


Altavoz - YAMAHA WX030

 

Sin embargo, si buscamos un ecosistema multiroom más variado aun que el que nos ofrece Sonos, Yamaha ha creado una gama variada y muy bien diseñada, que afecta incluso a equipos de Alta Fidelidad. Nos referimos a MusicCast, donde encontraremos desde barras de sonido a microcadenas, pasando por altavoces compactos como este WX-030. Aunque no es tan potente como los modelos anteriores, con 30 watios máximos de potencia, el WX-030 cuenta con algunas ventajas interesantes como su doble conectividad. Podremos vincularlo directamente por Bluetooth o usar su conexión Wi-Fi para reconocer a los más de 60 dispositivos MusicCast existentes. La aplicación para controlar el altavoz es compatible con las plataformas más conocidas de música por streaming, incluso con las que usan compresión sin pérdidas, como Tidal. Tendremos en un solo dispositivo las ventajas de la conexión Wi-Fi y Bluetooth, con algunas características tan interesantes como la posibilidad de vincular dos WX-030 a modo de altavoces estéreo, o el envío de la música desde el propio altavoz a unos auriculares inalámbricos.

 

 

Altavoz - Marshall WOBURN

 

Si nuestra intención es escuchar música en una sola habitación, con una calidad digna de un equipo de altas prestaciones, podremos olvidarnos del Wi-Fi y optar por la comodidad de la conexión directa a través de Bluetooth, sin necesidad de aplicaciones para móvil. Y para ello, qué mejor forma de hacerlo que con un altavoz cuyos encantos me han rendido a sus pies, el Marshall Woburn. Con ocho kilos de peso y una potencia de 90 watios, el Woburn mantiene la estética clásica de todos sus altavoces, imitando a un amplificador de guitarra, con un acabado y un diseño que, a riesgo de caer en la subjetividad, me encantan. La posibilidad de configurar los graves y agudos con los potenciómetros analógicos situados en la parte superior le añade un punto retro que contrasta con su compatibilidad con el códec bluetooth aptX, con una menor compresión y mayor calidad en la reproducción de sonido. La primera vez que tuve oportunidad de escuchar este altavoz de Marshall a su máxima potencia quedé asombrado, por la nitidez y la falta de distorsión a pesar del volumen y la pegada de sus altavoces, por lo que, a pesar de que intente describir con detalle la sensación, será mucho mejor que lo prueben y, seguramente, entenderán lo que están leyendo. 

 

Cualquiera de estos altavoces ofrecen una calidad de sonido excepcional, muy alejada de lo que entendemos habitualmente por sonido comprimido inalámbrico. El ahorro en espacio y la comodidad de uso tentarán incluso a los más exigentes, que entenderán perfectamente la diferencia entre un equipo cableado y un altavoz Bluetooth o Wi-Fi.

 



Texto: Rafael Lázaro (Fnac Sevilla)

 

Tu valoración : Je détesteJe n'aime pasCa vaJ'aimeJ'adore
4 producto(s)s
Altavoz Bluetooth Bowers & Wilkins  Zeppelin Wireless

Altavoz Bluetooth Bowers & Wilkins Zeppelin Wireless

Altavoces Bluetooth Desde: 749,16€
Altavoz Bluetooth Marshall Woburn crema

Altavoz Bluetooth Marshall Woburn crema

Altavoces Bluetooth Desde: 400€