Carmen Mola

Lectora del género negro y policíaco e influenciada por grandes maestros en el género como Fred Vargas, Lemaitre, Alicia Giménez Bartlett, Toni Hill, Víctor del Árbol o Lorenzo Silva, Carmen Mola, es el...
Leer Biografía
Carmen Mola

Lectora del género negro y policíaco e influenciada por grandes maestros en el género como Fred Vargas, Lemaitre, Alicia Giménez Bartlett, Toni Hill, Víctor del Árbol o Lorenzo Silva, Carmen Mola, es el pseudónimo que utiliza una escritora y profesora de universidad madrileña -únicos datos biográficos que se conocen sobre ella – para mantenerse en el anonimato y así poder “seguir viviendo tranquila” como ella misma afirma en todas sus entrevistas, en las que además afirma que le llama la atención “que todos queráis conocer quién soy, pues seguro que la respuesta os decepcionaría”.

Carmen Mola manifiesta una y otra vez que escribe por pura diversión, porque siempre le ha sido una gran aficionada a la lectura y se imaginaba escribiendo una novela. Así que cuando llegó el momento en el que contó con el tiempo y la predisposición para escribir se lanzó a ello y dio vida a Elena Blanco, una inspectora de policía a la que se le asigna el caso de asesinato de Susana, una joven gitana cuya muerte se produce en las mismas circunstancias que la de su hermana Lara siete años atrás. Esta situación la pone ante la incógnita de descubrir si hay un asesino que imita los métodos del prisionero que cumple condena por la muerte de Lara o si quien paga por el delito es en realidad inocente.

Con este primer libro, titulado La novia gitana, Carmen Mola logró atrapar a los lectores al adentrarse en la vida del colectivo gitano, algo inusual y que parece que captó la atención del público, que alzó a la novela como un gran éxito de ventas. Por este éxito no esperado por la autora madrileña, ésta se decidió a continuar su labor literaria con La red Púrpura, un thriller sobre la desaparición de una joven adolescente que está relacionado con el tráfico de vídeos de muertes en directo y La Nena, en la que la inspectora Elena Blanco vuelve a atrapar al lector en la búsqueda de Chesca, también inspectora.

Con estas tres obras, Carmen Mola se ha encumbrado como una de las escritoras nacionales de referencia del género negro y policíaco, unos géneros que, en sus propias palabras, “nunca caducarán, porque tratan de entender el mundo y evolucionan a la vez que la sociedad”.